lunes, 26 de septiembre de 2016

La casa de los espíritus


"Toda mi casa esta regada por mis poemas. Me aparecen en la cocina, en el estudio, en el dormitorio. Están extendidos a lo largo de mi desorden, esparciendo su dulzura por las horas tediosas de la barrida y de la arreglada de los cuartos, dándome ese mensaje de que sí hay algo vivo en mí, de que mi vitalidad está impregnada en esos papeles donde he dejado el recuerdo de esos momentos intensos en que yo dejo de ser yo y me convierto en un poema."


Gioconda Belli


   Madrugo el lunes y me enfrento con el diario renunciamiento que no sale en ningún diario. Suspiro anónima, anodina, cansada y aburrida, pero acepto una vez más, sumisa y enojada con la vida, acatar el designio de mi rutina. Somnolienta, echo una mirada polvorienta a todos mis sueños de letras esparcidos sobre el piso del comedor y la cocina, entremezclados con las migas de la cena, desesperadas por ser barridas. Algunos se quedaron enganchados sobre el secaplatos, entre las tazas de té y las copas nocturnas. Hay una línea de un poema colgando de un pelo atrapado entre las toallas secándose sobre las sillas. Mis anteojos de lectura flotan a la deriva sobre otra postergada cita de mesa de luz. Entre lagañas se me nubla esa idea estupenda de un escrito para el cual no me hago tiempo hace tiempo. ¡Quién pudiera ser Isabel Allende, con ventana que da al bosque y largas horas matinales de ejercicio literario sin que medie el lavarropas! Sería fácil, siempre pienso, pero ni bien los veo me arrepiento. En mi casa los espíritus están vivos y famélicos, y de noche encima roncan. Bajan corriendo las escaleras, apurados, empujándose, reclamando:

Mamá, que llego tarde. ¿Ya está listo el desayuno?




A boca de jarro


19 comentarios:

  1. Un texto muy interesante Fer me ha gustado mucho y la canción dice mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa canción es un himno de mi adolescencia, querida Mamen. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar
  2. Veo, con placer, que las letras te atrapan y campan a sus anchas por todos esos enseres que ilustran tu vida cotidiana. Me ha gustado mucho esta frase: "Hay una línea de un poema colgando de un pelo atrapado entre las toallas secándose sobre las sillas".
    Tendrás que dejar de lado los sueños y preparar ese desayuno que te reclaman...

    Besos, Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que lamento de todo esto que tan bien ves es que mis enseres ilustren mejor mi cotidianeidad que mis letras, mi querido Luis Antonio. Muchísimas gracias.

      Besos.

      Fer

      Eliminar
  3. ¡Precioso texto, Fer! (qué casualidad que ahora mismo estoy leyendo un libro de Isabel Allende...)
    Sabes bien que hay que cuidar de esos espíritus famélicos porque ellos alimentan el alma.
    ¡Un beso enrome!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo hay que alimentarlos, Chelo!!! Muchas gracias ;)!

      Un beso igual de enorme para ti.

      Fer

      Eliminar
  4. Fer cómo te comprendo. Yo me colocaría una sonrisa bien pegada a las comisuras y hasta que no tuviera el escenario despejado no me tomaría un té y dejaría volar mi imaginación. Música desde luego aún hasta de que despierte la marabunda!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son capaces de seguir durmiendo a pesar de la música de la aspiradora, que, de hecho, empleo a modo de despertador los fines de semana, con escaso éxito, te diré, Josela. ¡Gracias por entenderme!

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  5. Lo cotidiano no nos deja mucho espacio para la poesía, Muchos esfuerzos debemos hacer el común de los mortales para esbozar unos renglones que tengan algo de carisma.
    Nos faltan silencios y paisajes. Nos sobran prisas y ajetreos.
    Seguiremos luchando amiga, por hacernos con un rincón donde las telarañas del cansancio y la rutina no invadan nuestros sueños.
    Preciosa reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos en la lucha de tinta, sí, señor mío. Muchísimas gracias ;)!

      Un beso grande!

      Fer

      Eliminar
  6. Tú escribes también comoIsabel Allende en estos fragmentos de vida que son tus entradas en este blog. No la envidies demasiado, ella también se arrepentía en aquel libro llamado Afrodita de los platos que no había comido y del sexo que no había tenido a lo largo de su vida que consideraba incompleta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el tremendo halago, amigo Krapp. La verdad sea dicha a boca de jarro: a mí Isabel Allende me parece un producto de marketing. Es posible que su primer novela, a la cual hago alusión, haya sido original y buena, pero convengamos en que la pegó al ser llevada al cine, y después de eso ha estado repitiendo fórmulas y escribiendo por contrato, igual que tantos. Sin duda, le debe mucho a su oficio de periodista, aunque alguna vez el propio Neruda la denostó como tal. Lo que sí le envidio es la flor de cabaña con un ventanal de la hostia que tiene en los bosques de San Francisco para escribir, amén de su cuenta bancaria. Cuenta ella que allí se instala todos los 8 de enero, y luego de un rito inspiratorio, se queda encerrada escribiendo hasta que llega el buen tiempo, cuando comienza a recibir visitas de amigos y familiares chilenos, a quienes lleva de paseo por la bahía. Para ese momento, ella dice tener un borrador de su trabajo finalizado, y yo te digo que es entonces cuando sus editores comienzan a hacer del borrador que ella les ha entregado un buen producto para las librerías. Sinceramente, me resulta poco creíble la inspiración de un verdadero escritor regulada por los tiempos del mercado o por las estaciones del año. Y con respecto a su queja de falta de sexo, la he leído: a su edad, se divorció de nuevo, y dice estar deseosa de un nuevo amor. Su última novela, "El amante japonés", fue inspirada por "una anciana amiga suya" -según le contó en entrevista a El País- que se lleva a su jardinero japonés a la cama: tú me dirás si, con respecto al sexo de Isabel Allende, no llegas a la misma conclusión a la que he llegado yo, que por cierto soy muy mal pensada ;)!

      Un beso grande!

      Fer

      Eliminar
    2. Has leído "El amante japonés" de Rani Manika? Cuántas similitudes!,

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo con cada una de tus palabras de arriba.
      Besos

      Eliminar
  7. Comparto la valoración de Allende y tengo que decir que el escribir "a mano alzada" es la mejor técnica para una persona tan intensa como vos. La puesta en escena, el horario, la rutina... no es para creadores porque la creatividad habita en intramuros es decir, en la persona; no en el paisaje por mucho que aporte o colabore.
    Como siempre, disfruto de tus letras querida María PAZ.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado.
    Tus palabras reflejan la cotidianidad de muchas mujeres, por muy avanzado q parezca el mundo, esa realidad no la sustituye nadie.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."