miércoles, 27 de julio de 2016

Tres días, tres citas (II)

  

   Tomo esta segunda cita, que participa en este reto literario del que gustosa formo parte junto a otros blogs, de una novela ciertamente ardiente y luminosa. Como agua para chocolatede la mexicana Laura Esquivel, es un libro tan suculento como el chocolate, y como suele suceder cuando comemos una barra del buen chocolate, da pena llegar a terminarlo. Se trata, en mi entender, de uno de los mejores exponentes del realismo mágico de las letras hispanas y latinoamericanas. A través de una entretenida y bien tejida trama, se le echa una mirada profunda y muy real a los dramas de la mujer que se debate entre su propio y legítimo deseo de arder con luz propia y el sagrado fuego que recibe por parte de la tradición familiar y cultural, un fuego que hasta el día de hoy la recluye irremediablemente a la cocina.

Ambientada en la primera mitad del siglo XX y en plena ebullición de la Revolución Mexicana, esta novela - cuyo hilo conductor es jalonado por una serie mensual de sabrosas recetas de cocina en un rancho represor y matriarcal - apela al fuego como símbolo de la pasión que les está vedada a sus mujeres para encumbrarlo como fuerza de vida, tal como queda demostrado por esta candorosa cita. El poder de sus llamas ilumina el recorrido del lector hasta el mismo desenlace de la historia en la hoguera del amor de sus protagonistas, el cual a su vez marca el fulgurante ocaso de sus vidas.

Con una sensibilidad y sensualidad chispeantes, Esquivel logra hacer arder las llamas de la pasión en los fogones de una vieja cocina mexicana y resplandecen los detalles costumbristas así como los ancestrales secretos culinarios que hacen a la cocina de la vida misma, narrados con un dejo de ingenuidad que los convierte en leyenda de fuego literario.


Esta vez le paso la posta de este reto de citas a la compañera Ana María Pedraza, quien lo ha pedido especialmente.




A boca de jarro

10 comentarios:

  1. Gracias Maria paz Fer te quiero mucho compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo a ti ;)! Muchas gracias.

      Un beso grande, Ana!

      Fer

      Eliminar
  2. En esta segunda cita de un libro que también leí gustoso, vuelves a nombrar como destacado al fuego pasional como encendedor emocional. Somos emoción contenida que cuando se excita explosiona en fuego instantáneo que ha de encender otras llamas en simpatía para no consumirse en sí mismo.
    Una segunda parte muy fogosa.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fogosa, ciertamente ;)! Muchas gracias, Francisco.

      Un beso!

      Fer

      Eliminar
  3. Bonita cita. El libro me resultó un poco empalagoso, pero hay que reconocer que tiene algunas frases muy hermosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene el chocolate: puede resultar un tanto empalagoso. Gracias por tu visita, Rosa.

      Un beso.

      Fer

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Mark. Muchas gracias por tu presencia.

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar
  5. Emociones contenidas que implosionan nuestro interior y explosionan nuestro entorno. Buena elección de la cita. Besos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por visitarme, Marijose.

      Un beso grande!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."