martes, 30 de junio de 2015

A la luna

William Blake, "Whirlwind of Lovers"


A la luna, Percy Bysshee Shelley, (1820)

I

¿Estás pálida y abatida

De tanto trepar al cielo y contemplar la tierra

Vagando solitaria

Entre las estrellas de singular casta,  _

Y siempre cambiante, tal como ojo errante

Que no encuentra objeto digno de su constancia?

II

Tú, hermana del alma mía,

Que te observa a ti y de ti se apiada









To the Moon, Percy Bysshee Shelley, (1820)


I

Art thou pale for weariness

Of climbing heaven and gazing on the earth,

Wandering companionless

Among the stars that have a different birth,­ _

And ever changing, like a joyless eye

That finds no object worth its constancy?


II

Thou chosen sister of the Spirit


That gazes on thee till in thee it pities





A boca de jarro

14 comentarios:

  1. Suponiendo que la Luna tenga una vista superior a la del lince, no me sorprendería nada que esté un tanto con lo que pasa aquí abajo, en la Tierra...Lo mejor que le puede ocurrir, sin embargo, es que padezca algo de miopía...

    Besos, estimada Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Luis Antonio. Debe estar harta de mirar pa' abajo, pobre Luna...

      Besos!

      Fer

      Eliminar
    2. En la primera frase de mi breve comentario omití una palabra:
      "no me sorprendería que esté un tanto APENADA - también podría ponerse lo de HARTA - con lo que pasa"...

      Eliminar
    3. Apenada y harta. Vale. Especialmente hoy, si ha visto lo de la selección argentina en Chile...

      Un beso grande!

      Eliminar
  2. Desde pequeña me encanta la luna y sus cambios, sobre todo en el verano le hacíamos el seguimiento de sus fases esperando la luna llena, seguros de que nos traería siempre aventuras y cosas nuevas por vivir...
    Hermoso poema, amiga, gracias por traerlo.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luna ejerce una fascinación singular sobre muchas de nosotras, se me ocurre, María. A mí este poema me ha fascinado tanto como la luna que lo ha inspirado desde que lo leí por primera vez en la biblioteca del profesorado a mis veinte años. Y me produce una enorme satisfacción traducir aunque más no sea un fragmento intentando no arruinarlo, lo cual es sumamente difícil, pero me concedo el permiso ;)!

      Un abrazo enorme y gracias!

      Fer

      Eliminar
  3. Yo he compartido secretos con la luna y en momentos de desesperación le imploré, sobre todo a la luna de agosto.
    Bellos versos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuesto que la luna de agosto respondió tus plegarias y aún guarda tus secretos: nunca defrauda.

      Un fortísimo abrazo, Marybel.

      Fer

      Eliminar
  4. Gracia, Fer, por esta feliz mezcla de Shelley y Blake. Como caminante romántico, te lo agradezco. Y en cuanto a la Luna... Te confieso que tengo comprado allá un terrenito, donde me construiré una casa cuando me vaya de la Tierra.
    Un abrazo lunar, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Luna se asomó anoche en el cielo de mi jardín urbano, noche especial para mí, estimado Antonio, ya que se cumplían 47 años desde mi llegada al mundo. Desde allí me hizo un guiño cómplice, llena y radiante como estaba, y me susurró que para eso se asoma: para hacernos compañía y mostrarnos los caminos a quienes somos Románticos de alma, a quienes nos hemos asumido como errantes caminantes existenciales que no encontramos objeto digno de nuestra constancia más que la caminata. Te visitaré en la Luna también y te haré compañía con todo gusto, no sin llevar conmigo a tu Hesse para compartir al Estepario en el lado oscuro sin temor alguno.

      Un beso lunar, amigo.

      Fer

      Eliminar
  5. ¡Qué difícil es traducir un poema! Es convertirlo en otra cosa. Leo el original en inglés y tu traducción que es tan legítima como otra que hubiera sido muy diferente. El sentido está en tus palabras, pero pierden la fuerza del original. No puedo comprender cómo puede ser traducido García Lorca o Antonio Machado ... o cualquier otro. Una pena no poder leer los originales. Sé que es imposible pero al ver tu traducción adviertes lo complejo que es traducir en un sentido u otro, y eso que mi inglés es muy precario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harto difícil, Joselu. Hay quienes creen que no se debe hacer ya que se pierde la poesía. De hecho, fue mi forma de ver el asunto hasta que leí traducciones buenas y de ellas aprendí que traducir poesía es re-crearla. Sólo un verdadero poeta es capaz de hacerlo bien. Los demás fluimos en una corriente de mediocridad más o menos acertada o aceptable. Aprendí inglés antiguo para leer a Chaucer y a Shakespeare. Borges aprendió italiano para leer a Dante y se comprende. Es el modo más fidedigno y acabado de disfrutarlos. Ahora estoy leyendo un libro que compila entrevistas que le han hecho justamente a Borges que es realmente muy didáctico para quien intenta adentrarse en el arte de la traducción, tal como es mi caso. Se titula El aprendizaje del escritor, Sudamericana (2014). Tiene tres secciones bien definidas: Ficción, Poesía y Traducción. Ya iré compartiendo más sobre esta experiencia.

      Un beso.

      Fer

      Eliminar
  6. Me parece una poesía maravillosa. Esa luna solitaria que nos acompaña tantas veces en nuestra propia soledad. La verdad es que no sé qué nos da. Ella nos mira y nosotros alzamos la mirada para contemplarla a ella y a nosotros mismos.
    Es muy difícil traducir poesía. Creo que le das un estilo personal que, como dices, la recrea de forma singular. Me gusta esta vena poética tuya. Ajnque venga poco, siempre te leo.

    Un beso, mi querida Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apoyo y tu presencia de siempre, mi querida Angie!

      Un beso!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."