lunes, 11 de noviembre de 2013

A boca de jarro




Voy a hablar a boca de jarro como bloguera una vez más y a salir de las spring blues. Lo he hecho un par de veces antes, pero ahora ya he perdido la inocencia y el candor que acompañan al blogger novato. Vamos a decir la verdad de la milanesa, señoras y señores, y así empezamos la semana más livianitos, que de España me traje cuatro kilos de más que tengo que bajar urgentemente para el verano, porque no entro en ningún pantalón...

El jueves casi me caigo de culo cuando vi las estadísticas del jarro - cosa que todos, incluida yo misma, decimos que no miramos, que no hacen al meollo de la cuestión, pero cuando se disparan como lo hicieron el jueves, en mi caso, a un pico de 700 visitas, descorchamos y nos creemos Gardel. Terrible perplejidad la mía cuando al consultar en la opción "Público", me encontré con que el tráfico venía de Malasia. ¿Qué diablos hacen tantos malayos leyendo este blog? ¿Quién me los trajo al jarro? No sé, no tengo la menor idea, ni me interesa, pero les pediría por favor, si no es mucha molestia, que vuelvan, que se apunten como seguidores y que comenten copiosamente, porque no hay nada mejor para el ego blogger que contar con muchos seguidores nuevos y más comentarios para responder.

En esto de ponernos y quitarnos como seguidores de blogs, muchos bloggers somos de temer. Yo, la primera, y algunos de Ustedes ya se habrán dado cuenta. Sea porque entramos a una página y nos sale alguna encuesta o alguna advertencia de Software Malicioso - que alguna vez le han achacado al jarro también -, sea porque nos vemos abrumados de publicaciones de ese blog al que nos hemos apuntado, o sea porque el blogger en cuestión nos ha defraudado de alguna manera u otra y estamos medio cabreados, en el mundo de los blogs se aplica la misma ley que en todos los demás, y ante la menor sospecha de peligro, desborde, doblez o deslealtad, nos borramos, amén de que tenemos una vida que atender. No veo que sea reprobable, ya que se trata de algo muy humano que sucede en todo grupo o comunidad, sobre todo entre mujeres, no me pregunten por qué, o, mejor aún, anímense a responder los hombres, que encuentro bastante más cerebrales y medidos en este menester.



Lo cierto es que como blogger, me gusta leer las publicaciones de los blogs que sigo y comentar. Así como también me gusta que me lean y me comenten. ¿Qué digo "me gusta"? Eso dejémoselo a Facebook: a mi me encanta abrir el escritorio blogger y encontrarme con mucho eco del trabajo que le meto a esto, y me parece normal. Me pasé años remando, publicando entradas que pasaban desapercibidas para el resto de los mortales, salvo un grupete de entre 20 y 40 seguidoras locales, idas ya, hasta que un buen día, curioseando por ahí, me encontré con un ramillete de blogs españoles y se me abrieron las puertas del paraíso. Ellos saben lo agradecida que les estoy por haberme dado cabida, porque en España se bloguea en serio. Acá llamás a un técnico de computación para que te dé una mano para resolver tus problemas y te dice de antemano que de blogs no entiende nada.

La única persona que me ha echado una mano de manera absolutamente gratuita, desinteresada y anónima cuando estuve en aprietos en este jarro ha sido Miguel García Sánchez Colomer, a quien conocí a través de Google+, y a quien he dado en llamar "mi arcángel en las redes". Gracias a Google+, además, encontré personas valiosas que me han orientado en momentos en que necesitaba saber cómo obrar con ciertos personajes que sacaron lo peor de mí: vaya mi reconocimiento en esto al cordobés radicado en Barcelona José Facchin, cuyo sector principal es el turismo, y al  señor Angel Campos Rufián, a quien además tengo que agradecerle públicamente el mantenerme informada mejor que los medios locales de lo que sucede en España a través de sus blogs. Facchin me banca en todas, me quiere enseñar de SEO, de posicionamiento, de la necesidad de mi omnipresencia en todas las redes, y yo me resisto, no porque no me interese posicionarme mejor, sino porque no entiendo ni jota de cómo hacerlo, como me pasa cuando leo las entradas con tutoriales que los expertos publican y que me proponen andar tocando cosas en el blog que me da pánico tocar por no meter más la pata.

Una se va dando cuenta quién es quién en este mundillo blogueril: quién te sigue como mejor puede por real interés, quién te instruye, quién te enseña, quién te deleita, quién está para la vidriera, quién te comenta por conveniencia, por cortesía o para que piques y se arme polémica y quién te acompaña ya más por el ser humano que se proyecta que por tus publicaciones. Y además creo que todos como bloggers caemos en estas cosas, así es la historia, y hoy tenía ganas de contarla tal como la vivo, como es costumbre de la casa, porque además prepara el camino para otra entrada que tengo en borrador y que deseo de corazón que los malayos vuelvan a leer. Si a alguien he molestado u ofendido en este recorrido, hoy aprovecho la ocasión para pedirle perdón. El arte de bloguear, sobre todo cuando se hace de manera transparente y a boca de jarro, resulta sumamente aleccionador como experiencia de vida, además de ser divertido y reconfortante. Vaya en esto a la vez mi más profundo agradecimiento a todos los que leen y hacen posible esta ventana abierta al mundo que abrí allá por febrero del 2011 y que, sin demasiada originalidad, se me ocurrió llamar...

A boca de jarro

40 comentarios:

  1. Esto del blog y los blogs es como la vida misma. De todo hay y de todo nos vamos a encontrar.
    De técnica no entiendo nada, me las vi y deseé para montar el blog y bien que me guardo de tocarlo, no vaya a ser que se descuajeringue, jajaja. Por eso, el Cobijo siempre está igual en diseño, que una es torpe a más no poder.
    Me alegro que hayas resuelto los problemillas y que hayas tenido esas magníficas ayudas, que siempre son de agradecer.
    Un beso enorme y espero no defraudarte tanto como para que te vayas de mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Isabel. Esto es una extensión del mundo real, no cabe duda. Aquí se despliegan grandezas y miserias, propias y ajenas, estados de ánimo, estados hormonales, estacionales, vitales y demás. Es bueno abrirse a lo nuevo que se va descubriendo, aunque una no se quiere despegar de lo que la deslumbró en un comienzo, porque al descubrir "lo nuevo" también se revaloriza "lo viejo". Es un poco como el matrimonio: a veces hay un cierto romanticismo por el primer amor, por los primeros encuentros, y luego viene el acostumbramiento, pero no dejas de sorprenderte nunca de ese amor que se mantiene firme a través del paso del tiempo a fuerza de trabajo y comunicación fluida y sincera. La fachada puede parecer la misma, pero es una quien va cambiando, quien va creciendo junto al otro y gracias al otro también, y por sobre todo. No te voy a proponer matrimonio ni mucho menos, ni se puede jurar amor eterno, pero creo que no me defraudarás, porque eres una mujer inteligente y ubicada. Te leí ayer en lo de Tramos, y haces críticas constructivas y valiosas sin erguirte en un pedestal, con mucha humildad y sin herir a nadie, porque sabes del verdadero oficio de escribir, y eso, para quienes contamos con tu seguimiento y te seguimos, es de un valor inestimable y se agradece siempre. Gracias a la lectura de tus publicaciones y de tu libro vainillado, estoy mejorando mi uso de la puntuación en español, creo, no estoy segura, porque me resulta más didáctico observar cómo se hace desde el trabajo de alguien que sabe que leerlo de un manual o un libro de normativa.

      Un beso enorme para ti también y gracias por acompañarme!!!

      Fer

      Eliminar
  2. Mi querida Fer!!!!!!!!!!
    Siento haberme perdido tantas entradas tuyas, pero he "rebobinado" y he visto que estuviste en España, en la tierra de tus abuelos, Galicia y Asturias, tus raíces, me alegro mucho por ti, pues sé de las ganas que tenías de venir.

    Me alegro que hayas encontrado amigos que te han ayudado en esto de los problemas con tu blog y que los hayas podido solucionar, ya ves, aquí hay de todo como ahí fuera, no es tan distinto, hay personas que desinteresadamente te ofrecen y dan su ayuda, como tú, he leído también que has dejado la docencia para ayudar y acompañar a personas mayores y que te estás preparando para ello, esa es una gran labor que seguro te colmará de felicidad; a veces en la vida llega un momento que tienes que frenar para replantearte el camino y tú lo has hecho, aunque eches de menos a tus alumnos.

    Sobre las estadísticas, creo que en el tiempo que llevo con el blog, la he mirado unas cinco o seis veces, no me las creo mucho, pues te vienen de unos sitios más raros...que no es muy creíble que sean personas de verdad, jaja, a todos nos gusta que nos lean y sobre todo que dejen su opinión, eso es lo que más valoro, saber qué opinan de lo que escribo, se crea unas amistades reales que trascienden la pantalla, personas que nunca conocerías de otro modo, es maravilloso este mundo, pues las sientes cercanas a ti a pesar de la distancia, eso es lo mejor, los amigos que haces, los que te acompañan, te apoyan en los buenos y malos momentos, los que están ahí contigo al otro lado de la pantalla, los que te conmueven al leerles...

    Un enorme abrazo con mucho cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querida Estrella! Te admiro por tener la capacidad de no mirar los números. Yo admito que no logro resistirme a la tentación. Concuerdo en que no hay que creérsela nunca, que no es lo fundamental, pero es un poco como la cuenta bancaria, aunque ya me he resignado a no hacer un centavo blogueando, y hasta me parece lo ideal.
      Te agradezco la lectura y el seguimiento de los pasos que voy dando en mi vida real, y también el ánimo y el cariño que me manifiestas. A veces, Estrella, me salgo de comentar de ciertos espacios, como el tuyo en particular, por no incomodar a personas con quienes en su momento no he llegado a entenderme y de quienes en definitiva me doy cuenta que no sé lo suficiente como para interactuar tranquila con ellas. Prefiero dar un paso al costado y no resultar tóxica para los demás. Esa es mi verdad. No sé si haré bien o mal, pero en esto, como en la vida real, obedezco los dictados de mi consciencia y atiendo mis prioridades: lograr un grado satisfactorio de serenidad y paz, que tanto trabajo por alcanzar, aunque muchas veces yerro, como todos.

      Un enorme abrazo para ti con mucho cariño también!

      Fer

      Eliminar
  3. ¡700 visitas! Qué barbaridad; yo, que cuando alcanzo las 20 ya estoy más feliz que unas castañuelas.

    Hay algo de ti que me encanta, Fer, esa boca de jarro, ese decir las cosas de la manera tan pura que lo haces tú. A eso es a lo que yo le doy el auténtico valor; y eso es por lo que te admiro.

    Te he dejado una pequeña dedicatoria en mi otro blog, pásate cuando puedas.

    Un abrazo y felicidades por tu tráfico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querido Manuel. Ni yo me podía creer la cifra y la tuve que mirar con mi nuevo par de gafas tres veces para creerla. Aquí habitualmente no se pasan las 200 visitas diarias, así que 700 es un récord que debo agradecerles a los benditos malayos, y nunca sabré cómo rayos vinieron a dar aquí. Pasaré con mucho gusto por tu otro blog y trataré de leerte y de comentarte cuanto pueda, no por cortesía, sino porque verdaderamente a mí también me gusta tu estilo, los temas que abordas y tu sinceridad y valentía como autor de blog y como comentador. Te agradezco mucho la compañía y el apoyo, estimado Manuel.

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar
  4. Fer, es bueniiiiiiisimooo , vuelvo te lo aseguro desde mi palabra de "malaya", que en el fondo todos somos hermanos.
    No sé si comentaré más, pero tengo que leerlo más veces y exprimir bien el contenido, hay mucha e interesante información además de repartida con buen humor y fluida.
    Como siempre aprendiendo y en este post tengo mucho para aleccionar mi mente y alma, además de tu información, esa narrativa continúa que no deja escapar ni un solo detalle.
    ¿Será que los "malayos" leen sólo aquello que es de verdadero interés? ¿será que como escritora "autentica" tienes un público selectivo?.

    Besos de colores ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida Tramos, por tus cálidas palabras. No creo que el milagro asiático se deba a ninguna de esas razones que esgrimes tan noblemente y de corazón. Es una mera casualidad. Pero estoy muy contenta de que me haya servido para salir un rato del jardín y para distraerme en días de lluvia y de trabajo aburrido.

      Besos floridos, Teresa ;)!

      Fer

      Eliminar
  5. Nada de ofensa, Fer, sólo lo que tus tripas y tu pensar te dicta y como es costumbre en ti, sueltas a boca de jarro, lo que me parece estupendo. Eres así, natural como la vida misma, y así te digo yo de la misma manera, que es cierto que este mundo de los blogs es o acaba siendo y un poco como el real, aún sin calles por transitar y haciéndolo por las redes, acabas mustiándote en muchos momentos, cabreándote otros, no vamos a negarlo y al final, hay calles o cables que no cruzas por motivos varios.

    Yo siempre soy la misma y cuando me adhiero a un blog es porque me gusta, muchas veces me lo da a conocer la propia persona que lo maneja y, repito, si me gusta cuando gracias a su invitación lo visito, me quedo, leo y comento siempre que puedo desde el corazón y derramándome, como es mi costumbre.
    Peeero, soy humana y como bien dices, también me gusta o me encanta encontrar que hay seres afines a mis letras, mira tú que tontería!

    Sin embargo, con el tiempo, compruebo que comento mucho a mucha gente que jamás o poquísimas veces veo bajo mis entradas, por lo que acabo espaciando mis comentarios y en muchas ocasiones, hasta dejo de hacerlos aunque sí lea. Lo hago sobre todo, porque creo que no deben gustarles mi forma de escribir, ya sea en forma de comentario o mis intentos de prosa o poesía.
    Así pues, libero de la obligación, que en la mayoría de casos ni se tomaron como tal porque jamás me visitaron o lo hicieron rápido y por puro compromiso.

    Prefiero leer en silencio a quienes me siguen gustando sin dejar huella, tal vez con cierto resquemor, que mezclado con la incógnita, hacen que no deje más que el suspiro.
    He de reconocer, soltando ya todo lastre, que mucha gente me decepciona en este sentido, y me conduelo de no ver aparecer a quienes hasta aprecio tenía, pero se aprende a vivir con ello con absoluta naturalidad y yo al menos, sigo siendo la misma, continúo escribiendo para ese reducido número de personas a las que adoro porque siempre están ahí y para las que van mis primeros comentarios cada día.

    Ya ves...hasta aquí nos complicamos la vida, ¿verdad?
    Besos, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente comentario, Marinel. Expresas una realidad que comparto por completo, y creo que es muy valioso sacar a la luz todo eso que experimentamos por el bien de los blogs, que son un magnífico medio de expresión. La reciprocidad en este arte es algo fundamental. Yo soy más cabrona, visceral y políticamente incorrecta que tú, que eres una "lady", una fina poetisa, pero una mujer honesta también, y me pasa que me canso de dejar comentarios sin recibir nada a cambio, o de darle a alguien difusión en la red del plus one y no ser siquiera agradecida por eso. Cuando lo hago no especulo con el rédito que se puede obtener de eso, te aseguro. Lo hago porque lo siento merecido. Pero cuando no hay respuesta, no hay siquiera apoyo o eco de tus aportes, entonces me canso y pienso "¿Pero quién se cree que es?". Como admito en esta entrada, suele pasarme más a menudo con mujeres, ya que creo que en el fondo somos más competitivas y celosas, pero es simplemente un sentir. Yo intento siempre enlazar más que competir, me nutre mucho más. Pero cada quien es libre de hacer de esto lo que le parezca, como yo misma me siento libre de hacer igual. Por eso lamento profundamente haber tenido que eliminar la página ad hoc donde guardaba todas las perlas que me traía de esos blogs que tanto me nutren, como el tuyo, y a los que visito y comento siempre que puedo. Pero el trabajo de recuperar entradas de borradores e imágenes perdidas me consume mucho tiempo, y no quiero extenderme más porque me enfrasca en el jarro, y eso no es bueno para mí.

      No creo que nos compliquemos la vida, mi querida Marinel: somos complicados los seres humanos, qué le vamos a hacer...

      Muchos besos y mil gracias!

      Fer

      Eliminar
  6. Has nombrado a un par de miembros de mi propio blogroll: a Miguel García Sánchez Colomer le debemos mucho, sí señora; y Ángel Campos Rufián tiene una particular manera de ver la vida pero al menos es coherente, no como ocurre con la izquierda (y que se supone es la que debería responder a mis necesidades pero que no lo hace ni de lejos). De cualquier manera, como amateur (no llevo ni medio año con el mío) intento fijarme en gente que realmente deja algo de ella misma en lo que escribe y que tiene vocación de ayudar, informar y opinar con argumentos verdaderos y no falaces, que también hay muchos.

    Sólo espero que mi presencia no sea molesta, a veces me expreso con rotundidad pero no me gustaría que te lo tomaras como faltas de respeto :-)

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, CKP. Te confieso que al principio, como bloguera curtida ya, voy con pie de plomo con alguien recién llegado. La ligas por experiencias pasadas, sobre todo porque ahora valoro mucho a personas que dan la cara, nombre y apellido al bloguear. Pero durante mucho tiempo yo también usé un nick y un avatar, así que te entiendo. Es más, son tiempos en que la prudencia manda, así que no es mala idea proteger la identidad propia de ese modo. Voy viendo. Tus comentarios son ricos, eres respetuoso y aportas. Me apunté a tu blog como seguidora, pero aún no le agarro la mano a los blogs más modernos, con tanto botón y vistas dinámicas, porque soy una dinosauria. Pero ya me tendrás en breve por ahí comentando.

      Un saludo ;)!

      Fer

      Eliminar
    2. Mi nombre, si es que eso es relevante, es Jen Olalde aunque en el dni pone que soy Jenifer Salvadó. CKCproject es más que un nick, es el nombre de un proyecto y por eso aparece como administrador del blog. Pero, ea, ¡que de vergüenza ninguna! He creído oportuno revelártelo, espero aparecer a menudo en tus comentarios, me gusta lo que escribes y cómo lo defines, y si el anónimato no convence a mi anfitriona, ¿qué mayor muestra de respeto?

      Por cierto, gracias por tu comentario, aunque tampoco era obligatorio.

      Un fuerte abrazo, Fer

      Jen

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Jen. No fui a comentarte por obligación, sino por curiosidad, ya que, en definitiva, eso es lo que despiertas: "Curiosity killed the cat", y las mujeres solemos ser muy curiosas. Espero no morir en el intento de curiosear por tu espacio, como le sucedió al gato del popular dicho en inglés, un proyecto que por cierto parece amplio en temática e interesante para mí, y te agradezco mucho las muestras de respeto e interés de tu parte.

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar
  7. Holaaaa, soy la gallega jejeje. Me ha gustado tu post, sobre todo de cómo lo transmites. Yo, llevo unos ocho meses, y coincido con vuestras opiniones: nos definimos por nuestros actos. En la viña del Señor hay de todo!!!!
    Enhorabuena por esas 700 entradas, realmente es espectacular. Yo aspiro a unos pocos seguidores fieles ;)
    Te he linkeado, así sabré cuando publicas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Marybel, la gallega! Bienvenida y gracias por tu visita y por tu comentario. Ocho meses no es siquiera un embarazo llevado a término, pero ya has parido un blog muy fructuoso, por lo que he visto. No fueron 700 entradas el récord que batí sino 700 visitas en un día, gracias a una ola de malayos que se vino para mi jarro vaya Dios a saber por qué. De todos modos, es espectacular para mí y me alienta. Cuanto menos aspiremos, más satisfechos nos sentiremos con la cosecha. Así es que adelante: a seguir blogueando y reseñando, que te sale muy bien ;)!

    Un abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
  9. Fer confieso que soy de las que consulto las estadísticas de trafico de mi blog, mas que nada por curiosidad, porque por lo demás poco o nada me aportan...de que me sirve tener un montón de visitas que no hablan, que no dicen nada...
    lo mismo pasa con los seguidores para que tantos si solo hay un porcentaje pequeño que se molesta en leer mi entrada y comentarla...sirva como ejemplo, tengo más de 400 seguidores y el récord de comentario lo he tenido cuando sorteo algo..lo que me demuestra que hay mucha gente navegando por los blogs con el único afán de sacar algo gratis...
    en cambio si que me fijo en los comentarios, los leo, los analizo y de una u otra manera los contesto...
    después de casi tres años en este mundillo he descubierto que solo hay un porcentaje muy pequeño de personas que se toman en serio esto de ser bloggera, personas que se comprometen desde el primer comentario...que siempre están ahí...y que en cada uno de ellos dejan su impronta personal, esas son las personas que importan...
    las demás, aquellas que pasan a decirte que bonito de vez en cuando, sabes que lo hacen porque acaban de hacer una entrada y quieren que les correspondan devolviendoles la visita...hay otras que se consideran el ombligo del mundo y esperan tus visitas y comentarios, pero no se digna devolvértelos...¿para qué si son estupendas?...luego están aquellas que dicen...me encanta tu blog, te invito a seguirme y dejan su dirección de blog, pero no se hace seguidoras...son las que yo llamo cazadoras...nunca me hago seguidora de su blog...ni aunque me guste, porque no se puede pedir sin dar...al menos es lo que yo siento...
    Por ese puñado de personas que si que están y ademas de estar son...por todas y cada una de ellas sigo con mi blog, a parte de por puro egoísmo, me gusta ser blogger
    Gracias por ser y estar, me ha encantado conocerte y compartir contigo y espero seguir haciéndolo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Julia: planteas en principio un buen punto que yo he planteado también en alguna otra ocasión - el del lector silente, de aquel que lee sin dejar comentario, que tiene un gran valor también, pero del cual no queda registro ni huella. Por eso creo que es normal que se miren las estadísticas, ya que en definitiva todos los que nos exponemos a mostrar parte de nuestro mundo real en el virtual tenemos una sana curiosidad por saber quién recepciona todo aquello que compartimos. Tampoco es cuestión de obsesionarnos con eso ni de convertirlo en lo más importante, pero es un dato que se tiene en cuenta a la hora de escribir. Yo he dejado de escribir para argentinos y hasta modifico el estilo a algo más neutral que "el porteño" muy a menudo, porque mi país no figura primero en el listado de países de donde procede el público que lee el blog. Es una realidad que debo considerar a la hora de abordar temas y de ajustar el lenguaje y las referencias que hago a quienes más me leen, o al menos me visitan. Porque de leer a visitar, hay un trecho...
      Es también un fenómeno curioso ese de los sorteos y cómo conquistan audiencia, igual que aquellos que ahora exigen que los votes para sus candidaturas a premios o ciertas comunidades en G+ donde te obligan a darle al plus one a todo el mundo para quedarte. Yo de esas me voy. Hay de todo, pero como bien dices, finalmente te das cuenta de cuales son las reales intenciones que cada uno trae al visitarte, y yo ya hace tiempo que he descubierto que eres una buena persona y una buena bloguera, y por eso intento seguirte y comentarte asiduamente.
      Soy yo quien debe agradecerte a ti, Julia, por tanta paciencia con mis historias, por acompañarme y apuntalarme siempre y por haberme abierto las puertas de tu corazón de par en par.

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar
  10. Ya sabes que yo no juego a esto del bloger, no comento para que me comenten ni leo para que me lean; solo lo hago por empatía con aquellos que, según mi particular entender, merecen la pena. Empecé hace tres años a publicar pensamientos, sentimientos e ideas sin otro propósito que el de crear un archivo digital donde guardar lo que escribo. Y así sigo.
    un bsazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, Spa, y te lo agradezco mucho, valoro tu compañía y me encanta leerte, así que el interés genuino es recíproco. Adelante con tu archivo digital, que es de un gran valor literario y humano, ya te lo he dicho eso también.

      Un bsazo.

      Fer

      Eliminar
  11. Fiera que eres una fiera ¿quieres que a los demás se nos pongan los dientes largos sabiendo de tus éxitos? Hasta en Malasia saben ya que uno de los refugios más placenteros de Internet, por muy brava que sea la propietaria, es en este jarrón porteño e inconstancia y como allí son muchos, avisan a otros y te entran en multitud. ¡Fer nos prepara un gran asado!
    Tiene algo gracioso ésto de las visitas, por ejemplo la mía con más audiencia en el Círculo de los Suicidas es una de julio pasado cuestionando los Sanfermines y la siguiente la traducción que realicé de una canción de un grupo de rock de los 70.
    Muchos besos, Fer, se está a gusto en tu jarro aunque pudiera parecer angosto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro, Krapp, que ni el fueguito de la parrilla encendí para llamar ni con el olor ni con el humo a semejante tropa de asiáticos. Habrán dado justo con algo que se habló por ahí ese día, qué se yo. Pero no vuelven... Un pecado. Voy a pasar por lo de Luis Antonio para leer más sobre la mujer china así empiezo a escribir apuntándole mejor al target.
      Creo que los que menos sabemos por qué hay entradas propias que son las más leídas somos nosotros mismos, sí, eso es lo más gracioso, lo curioso y lo fascinante de todo lo que uno cuelga en las redes.
      Vamos, Krapp, arriba el ánimo, que es noviembre y se viene Papá Noel. Hay que jugarle al Gordo de Navidad este año porque, de otro modo, va a estar duro pasar el invierno allí y el verano acá...

      Muchos besos y muchas gracias por tan bellas palabras sobre este jarro de barro!

      Fer (La fierecilla indomable ;)!!!)

      Eliminar
  12. El arte de bloguear, tu lo has dicho y me consta que lo prácticas con mucho arte y simpatía. Eres una tia conojuda que pone toda su pasión en ello, en la más humilde de sus entradas o en la más gloriosa derrochas arte y buen hacer. Si tuviera que resumir mi relación con este espacio diría que lo leo mucho ( a veces me cuesta tener que leerlo un par de veces para comprender mejor) que lo comento poco (menos de lo que debiera) y que te aprecio como persona más todavía. Sobre las anteriores entradas me alegra mucho ver como tu jardín va empapandose de primavera nuevamente cada día. Que por algo dijeron aquello de que no hay mal que cien años dure y hoy celebro verte más iluminada. Besos desde el Otoño en ciernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aprecio y la admiración es recíproca, y aquí no existen los "debería". Cada aporte tuyo se agradece de alma, y luego, eres libre de venir, leer y comentar lo que desees, cuando puedes o quieres, que bastante trabajo tienes con tu espacio, con tu hermosa familia y con tu vida, mujer. Muchas gracias por tan cálidas palabras y por tu amable y luminosa visita.

      Besos a ese bello otoño en ciernes: no te imaginas cuánto desearía estar allí!!!

      Fer

      Eliminar
  13. Yo he pasado muchas etapas en eso que llamas el "arte de bloguear" a lo largo de estos ocho años que hace que escribo. Sin dudas los primeros estuvieron marcados por la pasión del encuentro con otros blogueros y comentaristas que llevaban a que se encontraran nuestros mundos y nuestros puntos de vista en intercambios jugosos. He visto que has pasado por esto, y soy consciente de la enorme voluntad y dedicación que pones es esta página tuya. Revela pasión en la búsqueda del encuentro personal, a pesar de las mil y una dificultades que tiene este encontrarse a través de las palabras, sin el contacto directo y que da lugar en mi caso a más de un desencuentro con blogueros que habían sido importantes durante cierto tiempo.

    Ahora tienes una visión más madura del hecho de bloquear. Tal vez las cosas ya no te sorprendan tanto y haces examen de conciencia de quiénes han sido importantes y te han ayudado. Desde España se te siente como una presencia amiga, cercana, que busca la comunicación y el encuentro con este lado del mar.

    Gracias por estar ahí.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi agradecimiento hacia los españoles es real, y sobre todo a ti, Joselu, que has sido un verdadero maestro en esto, me has advertido de lo que sucedería, de cómo los seguidores se van y vienen otros nuevos, y de las etapas que se van atravesando en esto de bloguear. Creo que si esto tiene algo de arte, el arte reside, más que en lo que se escribe, en lograr un equilibrio entre tener presencia en tu propio espacio y en los demás, sin hacer de eso una carga, sino algo que nace del interés genuino y que se disfruta. A veces mi familia me reprocha la importancia que les doy a las personas con las que me comunico a través del blog. Hablo de ustedes como si los conociera personalmente, me agarro tremendas rabietas cuando me siento defraudada por alguien y me genera culpa obrar de manera drástica con quienes siento que han sido ingratos o que han procedido mal. Es difícil tomar distancia cuando de compartir la propia vida se trata, pero se intenta, porque sería peligroso confundir virtualidad con realidad. Krapp también me enseña mucho de esto, y me sirve la palabra de los blogueros con trayectoria como Ustedes. Además, les he tomado un enorme cariño.

      Yo te agradezco a ti, mi querido profesor, por ser y estar.

      Un beso!

      Fer

      Eliminar
  14. Caramba sí que es curioso lo de los malayos, quizás es alguna palabra o frase que ha hecho que el buscador los digiriera hasta tu página???
    Precisamente descubrí lo que eran los blogs de pura casualidad hace dos años, buscaba fechas de conciertos de una cantante que me apasiona!!! y fui a parar a un blog con un post sobre ella que podía haber escrito yo hasta la última coma. Me tuve que abrir una cuenta para poder comentar, no lo había hecho nunca pero yo le quería decir que si, que todo lo que allí había escrito lo sentía como propio. Después el azar me ha ido llevando a lugares como tu jarro (y tu patio) y a conocer virtualmente a personas que aunque es obvio que podemos ser y pensar de formas muy diferentes siempre aporta algo positivo seguirlas y además algunos me encantan ;-)

    jaja así que te llevaste unos kilitos encima para no pagar recargo en el equipaje de vuelta!!!
    Es casi inevitable poner algún kilito cuando viajas por placer, todo tiene una pinta apetecible, tienes curiosidad por probar cosas diferentes, por las tardes una cervecita tranquilamente en una terraza para descansar, después están los quesos y embutidos de la zona, . . . y para rematarlo los dulces!!! aúnque yo siempre peco con lo salado.
    Nosotros el 90% de las veces hemos viajado en coche y cuando los niños eran pequeños en caravana. Ni te imaginas lo bien que va para traerte cositas ricas para compartir ya en casa con el resto de la familia. Eso sí, hay que esperar a terminarlo todo para intentar quitarte los quilos de las vacaciones.
    Este año al ser tantas horas de vuelo solo traje varias clases de caramelos y una bolsa de quinoa!!! pero traje chaquetas y gorros para toda la familia jeje a ver si hace frío que las podamos estrenar.
    Sé que tengo unas líneas pendientes contigo pero estoy teniendo un noviembre raro y ando agobiada, lo mejor es que la barriguita sigue creciendo y está cada vez más redondita y preciosa :-)))
    Un petó Fer i fins aviat,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que debe ser algo de los benditos buscadores lo que atrajo a tantos malayos un día en particular. Lástima que no hayan vuelto, Rosa. ¿Te imaginas lo que sería tener al jarro lleno de asiáticos?

      Igual que en tu caso, yo me pasé años como seguidora y comentadora de blogs sin llevar la autoría de ninguno, y jamás imaginé que llegaría a los números que llegué, pero eso no es lo esencial.

      En fin, pasando a lo de los kilos, lo real es que le dí demasiado al jamón ibérico, a la tortilla y a la fabada en Asturias. Creo que sólo ordené ensalada una sola vez, para destapar, pero luego desde el desayuno hasta la cena todo se come con pan en esa bendita tierra. Y los vinos y las cañas y los pinchos!!! Fue tremendo como experiencia gastronómica, y lo cierto es que no me arrepiento. Ya se bajarán, que se viene un verano aquí, Rosa, que para qué te cuento...

      Me alegro de que la pancita esté redondita y preciosa. Es normal que estés cansada, Rosa. Lo estás por parir tú también, mujer ;)! Por favor no te olvides de darme la noticia ni bien suceda!!!

      Un petó enorme y no tengo idea de lo que significa "i fins aviat", pero te lo retribuyo.

      Fer

      Eliminar
    2. Me lo retribuyes?? Quieres decir que lo mismo para mí?? por si acaso jejeje
      Un petó i fins aviat = Un beso y hasta pronto
      Me gusta despedirme tal como lo pienso, a boca de jarro que dirías tú, sin traducir.
      Por cierto, he tenido la brillante idea de reciclar mi obsoleto y oxidado inglés así que el lunes empecé un curso. El profesor es de Manchester y tiene una pronunciación de lo más diferente a lo que estoy habituada y, obviamente, no dice ni una palabra en castellano. No se “tus” malayos, pero muchos orientales tienen una entonación muy graciosa hablando en inglés, alargan el final de las frases como si fuera una cancioncita jejeje
      Un petonet i fins aviat

      PD.- Gran invento los pinchos!!! Creo que va después de la rueda como segundo invento importante de la humanidad ;-)

      Eliminar
    3. Está muy bien. Yo encantada de aprender el catalán, Rosa. Y dale al inglés con el profe de Manchester, que ese acento es mucho más colorido que el híbrido inglés denominado R.P. (Received Pronunciation), el de la Reina y la BBC...
      Todo los demás mortales alrededor del planeta hablamos inglés con algún acento que le da más color y más verosimilitud a la musicalidad de la lengua. Pagaría por verte en clase, Rosa, y por escucharte. En lo que necesites ayuda, ya sabes, cuenta conmigo ;)!
      Tienes razón sobre los pinchos, aunque sean los culpables de mi sobrepeso primaveral!!!

      Hoy hay que visitar a Alson que anda con un dolor feo. Nos vemos allí.

      Un petonet i fins aviat.

      Fer

      Eliminar
  15. A mi me gusta plantearme esto de bloguear como algo que me encanta, pero que no me ata, ni me impone trabajo constante, ni una rutina. Voy a lo que surge, hoy escribo, mañana no lo hago porque estoy liada en otros menesteres y no doy, no tengo tiempo. Así disfruto un montón. Y te diré que vengo aquí porque me gusta lo que dices y cómo lo haces. Hay empatía entre tus pensamientos y los míos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Es cierto, Josela. Ya bastantes ataduras tenemos las mujeres en la vida diaria como para también atarnos a un blog o a los de los demás. Esto se hace entre los quehaceres cotidianos, el trabajo, los hijos, la comida, las compras, a veces hasta quitándole horas al sueño nocturno, como suele ser mi caso, pero siempre con amor y con fervor. Y si encima no vemos ni un peso por esto que hacemos, pues entonces sólo queda disfrutarlo en libertad. Es una bendición trabajar desde la gratuidad para conectar con almas afines a la nuestra, para darnos a los demás sin esperar recompensa y acompañarnos mutuamente. Yo estoy siendo ingrata contigo. Voy a pasar a visitarte, Josela. De corazón te lo digo.

    Muchas gracias por la compañía que me haces y por las cosas lindas que me dices. Aquí la crítica también vale: lo que más amo de esto es la libertad!

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  17. muy bueno como siempre FER. Particularmente me siento identifdicada con el ego bloggeril. CREO que mi ego bloggeril esta por el piso. O mejor dicho, mi autoestima bloggeril. Ya se recuperará y me animaré a bloggear de vuelta. Por ahora bloggeo solo para mi y para quien le interese leerme. Quizá es la clave, y con poco tiempo es muy dificil leer todos los blogs que a uno le interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa, Caro, pasa... Hay tiempos de euforia en esto y tiempos de bajón. Voy a pasar por ahí a levantarte el ánimo.
      Por supuesto que es difícil leer todo lo que nos interesa, escribir y encima vivir, sobre todo en este país, con cortes de calles, avenidas, subte, luz, etc., etc., etc. Justamente ahí reside el arte, creo yo.

      Un beso grande y arriba el ánimo, Caro: si vuelven los malayos te los mando directo a tu blog: Alas para la caída ;)!

      Un beso grande y mil gracias!

      Fer

      Eliminar
  18. Largo y tendido hemos hablado tú y yo, ya, de este tema, pero hoy quiero hacer referencia a algo que abordas en tu entrada y que me parece interesante comentar. En su día, alguien cercano y entendido en estas materias me convenció rápidamente, para instalarme un analizador de visitas, que tengo al final del blog, pero a la vista de cualquiera, y al que dejé de prestarle atención el mismo día que me di cuenta, de que a más entradas y paseos por otros blogs (dejando huella) más visitas... También descubrí que mis entradas más visitadas, salvo excepciones, acostumbran a ser las que están con la etiqueta de 'Física', lo que me puso en evidencia, que interesa mucho más, la información que cualquier otra historia que yo pueda plantear.

    Pero escribir, no es algo que escojamos nosotros Fer, sino al revés... es la escritura la que nos atrapa a algunos. Por eso, más allá de toda la parafernalia que rodea a estas plataformas, abandonos, intereses, censuras... etc.. etc... está nuestro deseo íntimo de construir ese otro 'yo' que vive en nosotros y que la escritura hace patente tantas veces. Lo que importa es seguir, si ello nos satisface y nos ayuda a seguir y sentirnos más plenos...

    Dice Ana María Matute, en su discurso de investidura como Académica de la RAE, algo que lo explica muy bien y por supuesto mucho mejor que yo, algo en lo que seguro estarás de acuerdo: "Porque escribir es, qué duda cabe, un modo de la memoria, una forma privilegiada del recuerdo; yo sólo sé escribir historias porque estoy buscando mi propia historia, porque acaso escribir es la búsqueda de una historia remota que yace en lo más profundo de nuestra memoria y a la que pertenecemos inexorablemente."

    Y te dejo aquí el enlace, de la entrada que dediqué a este tema del 'cansancio' de publicar, que no escribir... en donde está el discurso entero de Matute y también el de Puértolas (no temas, son muy breves, como todos los buen@s)

    Un abrazo y no te canses ni te desanimes, sigue en la brecha, porque siempre lo has hecho bien, pero cada vez lo haces mejor. :))

    Una razón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Cristal. Valoro nuestros sinceros intercambios sobre este tema en particular, tanto como la libertad que ambas nos tomamos de leernos y comentarnos a voluntad. No hay nada mejor que eso en este arte, que requiere, sobre todo, de verdadera empatía por las circunstancias que atraviesan los demás, ya que no siempre son las mismas que las nuestras.

      De esos rastreadores que mencionas, yo he tenido uno por largo tiempo, hasta que llegué a comprobar que de nada servía más que para evidenciar lo errático y a veces lo mezquino que hay en esto, amén de delatar el rastro de mis propios movimientos. Por eso finalmente también lo quité.

      Te agradezco el enlace y la cita de Ana Matute, ya que concuerdo plenamente con su visión sobre el acto de escribir, que, como bien dices, nos elige a nosotros. Pero más te agradezco que me leas y me digas con honestidad lo que notas. Es claro que la práctica hace al desarrollo. Leer otras personas que me nutren y que crecen también me sirve de mucho, y por eso, siempre que puedo, te visito.

      Un abrazo grande, Cristal!

      Fer

      Eliminar
  19. Me identifico bastante con lo que expone nuestra común amiga, Marinel.
    Comenzé con la bitácora sin más propósito que escribir algo cada día y entretenerme. Lo de visitar otras y recibir comentarios era muy secundario. Luego vino, como algo natural, el encuentro con otros y el intercambio de visitas y comentarios. Todo ello, enriquecedor a todas luces.

    Sin embargo, hay momentos en los que todo este trajín conlleva obligaciones y el objetivo lúdico queda un tanto cuestionado...

    De un tiempo a esta parte albergo no pocas dudas, pero la idea de dejarlo definitivamente todavía no me ha pasado por la mente. Y ahí estamos...

    La pasión y entrega con que tú estás viviendo este episodio "blogueril" me maravilla. Lástima que ya no se me contagie.
    Debes seguir en la brecha, estimada Fer, porque tienes una bitácora de grandísima calidad. El número de visistas es intrascendente. Lo importante es la cantidad y la calidad de los comentarios y elogios que suscitas. No me sorprende en absoluto porque venir a tu casa supone disfrutar, aprender y reflexionar. No es poco.

    Un fuerte abrazo pleno de ánimo para que nunca te flaqueen la fuerza y la energía que tanto te caracrterizan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Luis Antonio: ¡deberías estar guardando reposo, como te ordenó el doctor! Ya sabes que las fuerzas y la energía van y vienen, nos pasa a todos. Hubo tiempos en los que yo sentía que me quedaba sin fuerzas para la vida, amigo, y aquí estabas para darme ánimo. Esas cosas jamás se olvidan y siempre se agradecen.

      Yo siempre digo a los míos que este espacio jamás habría llegado donde llegó si no fuese por ustedes, por personas como tú, como Marinel, como Lola, como Cristal, como Krapp, como Joselu, como Spaghetti; personas que jamás especularon conmigo, que han sido siempre respetuosos y pacientes con mis modos y mis humores, que me han servido de maestros en el arte de bloguear y de escribir sin ninguna falsedad ni doblez, y que han abierto la puerta de su corazón hacia mi persona sin ninguna reserva.

      Atesoro tus comentarios, Luis Antonio, y los tenía en un lugar central en esa página que había creado especialmente para preservarlos y mostrarlos, y así recordarme a mí misma de tanta riqueza recibida, porque son de una hondura descomunal.

      A mí me sucede lo mismo que a ti cuando visito tu casa: aprendo, disfruto y reflexiono, pero además me siento tan a gusto como aquí o más, ya que allí soy libre de expresarme, cosa que valoro enormemente en tiempos de serias limitaciones a mi libertad de expresión aquí en mi tierra.

      Un fuerte abrazo y mis mejores deseos de que te repongas prontamente y recobres las fuerzas para continuar en esta ruta.

      ¡Gracias de verdad!

      Fer

      Eliminar
  20. Tarde pero llegué a este post. Del tema blogger ya hemos hablado alguna vez. Desde que entre en facebook ya ni escribo, aunque solo fuera una entrada por trimestre. Pues ni eso. Me relaja ver a través de facebook y google+ lo que otros escribís. Apúntame al grupo de "lectores ocasionales silenciosos" especialmente aficionado a los no comments.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde cuando la dicha es la de tenerte aquí, Yacoriki. Yo, la verdad, extraño a tu Loro Africano, pero entiendo que las redes sociales nos van absorbiendo, conocemos a otros que escriben tanto mejor que nosotros, y nos parece que lo que hacemos pierde sentido. Te entiendo, justamente, porque me está pasando lo mismo y estoy justo a punto de hacer un paréntesis en la virtualidad por un tiempo. Hasta se cansa uno de comentar en los blogs que sigue con interés. Por eso es bueno tomar distancia de vez en cuando y descansar.

      Te agradezco el apoyo desde hace tanto tiempo, tu calidad y calidez humana y tu compañía silente.

      Un fuerte abrazo!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."