miércoles, 5 de junio de 2013

Junio Mes de las Historias: "Entrelazadaylazada"




Entró junio y se viene el invierno. Rescaté mis agujas de tejer del cajón donde guardo "...aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas", y entre lazada y lazada y con Serrat de fondo, te cuento una historia...

 "De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,
y nos sentimos en buenas manos. 

Se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela."


  Ella tenía apenas 18 años. No se creía bonita porque sus formas ondulantes y generosas no respondían a los cánones de vientres planos y piernas largas de Barbie que se imponían entonces y ahora. Pero tenía una cara muy singular y vistosa, alunada y alunarada, de ojos grandes y marrones, cabello largo, castaño, con reflejos rubios que se hacían dorados cada verano bajo el sol de alguna playa y una sonrisa dulce y tímida. Había aprendido de otros amores adolescentes a jugar con fuego sin quemarse. Pero este hombre, 11 años mayor que ella, la marcó a fuego.

  Entró por la puerta grande de su casa una noche tibia y estrellada de diciembre junto a un grupo de colegas jóvenes de su papá. Eran todos médicos residentes que querían a su jefe y venían a su casa a compartir el consabido asado de fin de año. Él vino sin vino pero con su guitarra a cuestas sobre su larga y algo desgarbada figura para embriagar a las hembras en celo de postre. Ella clavó sus ojos en su afilado rostro de pequeños, solitarios y risueños ojos verde profundo como el Atlántico sur, su cabello renegrido y su nariz aguileña, ya de hombre, marcada por un acné que había pasado ya para ambos, y en su voz descubrió la bella y honda poesía del poeta catalán que la enamoró como él, esa misma noche. Sacó ella también su viola y escondió su silueta aguitarrada detrás de ella para enamorarlo con su tímido rasgueo y su voz temblorosa de saberse descubierta como "una mujer desnuda y en lo oscuro" . Desde entonces, en sus días eternos de adolescente enamorada, "no hizo otra cosa que pensar en..." él, imaginar encuentros posibles en las cercanías del hospital al que se iba a dar una vuelta llevando como camuflaje cómplice a su mejor amiga y compinche, 3 años menor que ella,"dos pájaros de un tiro", para simplemente verlo entrar o salir de la guardia los días en que sabía que le tocaba, deseando el "hoy puede ser un gran día" y así se lo planteaba. Se colaba en los partidos de tenis para hombres en el club, y hasta empezó a tomar clases y se compró todo el atuendo para poder jugarle una partida a ese partido que nunca fue.

"De vez en cuando la vida
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena.

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo."

  Ese verano sus padres eligieron una playa de la costa argentina como destino bajo el sol. Se le partía el corazón de sólo pensar que no le vería por tantos días, aunque eran unos escasos 10. Pero su sorpresa fue inmensa y le reventó la ilusión en el estómago, lleno de mariposas, cuando supo que él vendría también. "¿Cómo amigo de la familia, hijo mayor adoptivo o como pretendiente en plan de concretar en la playa?" No lo sabía bien, aunque bien sabía lo que deseaba. Jugaban al ajedrez después de la cena compartida, aunque era una partida difícil, que llevó noches que se inundaron con la marea del tedio por la inconcreción y el deseo que ella ahogaba en el mar de día, al que llegaba caminando temerosa e insegura, con su vergüenza enfundada en su enteriza, mientras las demás lucían sus vientres planos y huesudos en sus mini bikinis que siempre la hicieron sentir menos. Él le dijo entre mate y mate un atardecer en la playa que eso se arreglaba con gimnasia, y a ella se le soltó la sexta cuerda, la bordona, y la guitarra se destempló por largo tiempo, porque se dio cuenta con apenas 18 años de que la gimnasia que deseaba hacer, ahí no más, detrás de los médanos, había sido descartada de plano por resultarle muy gruesa a él también. Justamente "tú que tanto has besado, tú que me has enseñado, sabes mejor que yo que hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado".

  Se encontró al día siguiente con dos adolescentes a quienes había conocido el verano anterior en otra playa pero junto a un río de sierra. Eran hermanos varones, híbridos y pesados, pero le insistieron con salir para ir a jugar pool y a tomar algo en algún pub del centro esa misma noche. Se calzó la ropa que había traído especialmente para cuando él la invitara y se fue con ellos. Y sus profundos ojos vedes quedaron clavados en su espalda mientras se alejaba a aburrirse con los dos plomos: "Penélope con su bolso de piel marrón y sus zapatos de tacón y su vestido de domingo". Al día siguiente, él dijo estar descompuesto, embolsó sus 3 prendas y se tomó el micro de vuelta a la ciudad. Ya nunca nada fue igual. Dejó de frecuentar su casa, y ella siguió su camino, estudiando, esperando encontrar y sin hacer ninguna gimnasia. "Lo nuestro duró lo que duran dos peces de hielo en un güisqui on the rocks..."

  A los 3 años de aquel verano se enteró de que había formalizado con una doctorcita recién aterrizada en la sala. Se le llenó la yugular de celos, verdes como sus ojos verdes, esos que habían recorrido tantas veces su geografía corpórea y etérea y la habían abandonado por ser muy ancha o muy verde, quién sabe ya. O por falta de coraje a pesar de ya ser hombre. Con ella había tirado el rey en su partida de ajedrez, pero esta recién llegada, delgadita y muy aireada, le había dado jaque y se lo llevó hasta el altar. Se casaron un abril en la Basílica del barrio. Ella no fue invitada a la "Fiesta", sólo sus padres. Se quedó ese sábado en casa mirando alguna película y masticando impotencia, más celos e ira. Entre iglesia y salón, se aparecieron sus padres con los padrinos de boda, que hacían un alto en su casa para ir al baño. Gente simple, de manos grandes y un tanto fuera de juego en sus atavíos de boda. Podrían haber sido los suyos, sus suegros, y aquella su casa y su baño. Pero no fue. 

 "De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla."

   Pasó vida bajo el puente. Tuvo 2 hijos varones, una casa y un buen auto. Hizo carrera y siguió jugando al tenis en el mismo círculo pero con otros tipos, y "entre esos tipos y yo hay algo personal". Un día ella se lo encontró por la calle yendo al trabajo, justo a una cuadra de su casa de casado, y se vieron distintos. El ser padres y el Amor los habían cambiado a los dos. Vaya a saber qué pensó, no se lo cuestionó. Estaba feliz con lo que la vida le había regalado después de tanto esperar. Y lo sigue estando.


  El 30 de mayo pasado se levantó tempranito a preparar una vela para soplarle a su hombre, que cumplió sus 45. Fue un día de trabajo como tantos, pero con torta y champagne, hubo blogueo matutino, corrección y diseño de evaluación. Llegó cansada al trabajo y en el camino cayó: se tragó un cordón y se raspó la rodilla que en un faldón enfundó para el festejo posterior. Quedo machucada y dolida, un tanto entumecida, pero disfrutó de sus clases y la cena afuera en familia, con regalos y una breve pero intensa sobremesa. Y a la mañana siguiente, un llamado extraviado la extrañó. Marcó el número del identificador de llamadas porque era el de su casa, el que conservan sus padres aunque ya no viven en ella. Se quedó pasmada al saber que él se había apagado, de un infarto masivo, en plena cancha de tenis y alrededor de la misma hora en la que ella había tropezado, y no hubo nada que hacerle. Su madre se lo contó con lágrimas en la voz: "No la educó, ya me hago cargo, pa' un soñador de pelo largo. ¿Qué le va usted a hacer, señora?" 

  Una muerte a destiempo, inesperada, aunque después del velorio, al que ella no asistió, porque siempre la espantó y porque esperaba encontrarlo en alguna otra ocasión, similar pero mejor por ley natural, se supo que andaba fumando mucho y un tanto desencantado con lo que el destino le había deparado. Murió a los 55, dejando viuda y dos hijos ya veinteañeros, en el mismo día en que ella celebró el aniversario 45 del nacimiento de su Amor. Esas cosas de la vida que no le parecen casuales, porque es mujer de corazonadas, de caídas que levanta y de silueta aguitarrada que por fin luce encantada gracias al cuarentón, que le enseñó, entre tantas cosas, a mirarse con los ojos del verdadero Amor. Recuerdos que se entrelazan entrelazadaylazada. "Nunca es triste la verdad... lo que no tiene es remedio."

"De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza..."


   " De vez en cuando la vida", Joan Manuel Serrat.



Serrat: "Es caprichoso el azar"

A boca de jarro

24 comentarios:

  1. Ella desde sus tiernos 18 solo vio con sus ojos un hombre ya hecho que la deslumbro pero el azar, todo y lo caprichoso que es, la acertó y la toco de lleno en el alma.
    Preciosa historia Fer, seguro que tendrá muchos más capítulos con “torta y champagne” ;-)
    Un petó, muy, muy soleado jeje

    ResponderEliminar
  2. Es caprichoso el azar, Rosa querida... Torta y champagne siempre, hasta la muerte y después también. Así me gustaría que la celebren quienes me quieren. Espero que tu torta y champagne de ayer haya sido soleado tanto como el día se te ha presentado hoy.

    Un petó grande y también soleado, aunque bastante ventoso...

    Gracias siempre!

    Fer

    ResponderEliminar
  3. Serrat enamora aunque no quieras...
    La vida nos da capones que sólo se entienden en la distancia.
    Feliz vida!

    ResponderEliminar
  4. Usted lo ha dicho igual que mi madre, señora mía!!!

    Feliz vida para tí también, Alson.

    El premio viene después de esta, ¿vale?

    Un beso y gracias!

    Fer

    ResponderEliminar
  5. Fer, me encantó esta historia entretejida entre tú y Serrat, a cuatro manos y cuatro agujas, muy apropiada para los fríos que vienen.

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María!

      Me alegro de que te haya gustado mi tejido a cuatro manos musicalizado.

      La Muerte Siempre da Vida, María, Siempre. Y la Vida es Luz, Fuego, Calor, Pasión, Color, Perfume, Manos, Ojos, Voz, Caricias de Amor y una Perenne Primavera en el Alma.

      Un gran abrazo para tí y muchas gracias!

      Fer

      Eliminar
  6. El texto es muy bello y se ennoblece más con esa nostalgia oculta que lo recorre como si tratase de un río subterráneo y prometedor. Luego está Serrat con sus islitas, con sus meandros. Siempre me ha sorprendido esa pasión argentina y femenina por Serrat hasta convertirlo en leyenda y axioma. Me recuerda la pasión que muchas chicas españolas tenían por Cortázar, modelo progresista de masculinidad anhelada. Supongo que es la lejanía la que hace más grandes a estos fantásticos artistas. Aquí Serrat fue una estrella fulgurante entre finales de los 60 y principios de los 80 pero luego su figura menguó. Algo así como Dylan en Estados Unidos. Supongo que son demasiados años demasiado cerca y la pasión, como el amor idealizado termina por convertirse en otra cosa cuando ves envejecer a tus ídolos. El personaje de tu historia, que no diré que eres tú, no vio envejecer a su ídolo y por lo tanto mantuve incólume su prestancia original. Solo al morirse descubre que eran dos personas: el icono que ella guardaba en el cofre de sus sueños y el real hecho de matería orgánica y por lo tanto condenado a desaparecer.
    Ella quizás debiera decir ahora aquella frase tópica de las novelas policíacas: fue bonito mientras duró.
    Muchos besos, Nandita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue bonito mientras duró, y esa ella soy yo: ¿te cabía alguna duda? Este es el realismo mágico que a mí me gusta: el de la vida, amigo querido Krapp. Es sólo cuestión de permitirse olerlo, palparlo en la oscuridad más oscura, hasta la de la muerte, y ahí está, como un salvavidas que nos saca a flote y nos devuelve a la vida. Pero a veces andamos algo resfriados por reprimir las lágrimas o con las manos paspadas por el frío que nos meten ciertos sacudones, según dicen los que saben de somatizaciones...

      Serrat es un grande de la cultura contemporánea. Tal vez sea hora de que cuelgue los botines, pero es que aún hoy, habiendo pasado por todo lo que ha pasado, su enfermedad y su adicción al tabaco, según confiesa, sigue cautivándonos a mujeres y hombres por igual por la hondura de la poesía de sus letras y la musicalización soberbia que las honra. Es para mí un verdadero poeta de habla hispana, pero es lógico lo que me cuentas: nadie es profeta en su tierra. Aquí sí lo es, y logra récords de audiencia aún con Sabina al lado, que ya no está ni para cantar el Feliz Cumpleaños bien afinado, y aún maltrecho, poeta al fin.

      "Dicen...

      Sería fantástico
      que andara equivocado
      y que el water no estuviera ocupado.

      Que hiciera un buen día
      y que no nos engañaran en el peso.
      Que San Pedro, no cantase ni aunque le pagaran.

      Sería fantástico
      que nada fuera urgente.
      No pasar nunca de largo y servir para algo.
      Ir por la vida sin cumplidos
      llamando a las cosas por su nombre.
      Cobrar en especies y sentirse bien tratado
      y mearse de risa y dejar volar la fantasía.

      Sería todo un detalle,
      todo un síntoma de urbanidad,
      que no perdiesen siempre los mismos
      y que heredasen los desheredados.

      Sería fantástico
      que ganara el mejor
      y que la fuerza no fuera la razón.

      Que se instalara en mi barrio
      el paraíso terrenal.
      Que la ciencia fuera neutral.

      Sería fantástico
      no pasar por el tubo.
      Que todo fuera como está mandado y nadie mandara.
      Que llegara el día del sentido común.
      Encontrarse como en casa en todas partes.
      Poder ir distraído sin correr peligro.
      Sería fantástico que todos fuéramos hijos de Dios.

      Sería todo un detalle
      y todo un gesto, por tu parte,
      que coincidiéramos, te dejaras convencer
      y fueses como yo siempre te imagine."


      Gracias por nombrarme tan bellamente: nunca nadie antes me había nombrado así.

      Muchos besos resfriados, Krappín.

      Nandita

      Eliminar
  7. Hermosa historia. Y con la voz de fondo de Serrat, para hacerla aún más sublime.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Aniquiladora: para serlo, me pareces demasiado constructiva en tu comentario. Te iré a conocer donde sea que te expreses a ver qué tan aniquiladora resultas ;)

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  8. Mmmm FER, precioosa tu historia. Es cierto que “es sin querer, lo que vale de verdad en cosas del corazón, tiene que ser siempre así y...sí que es caprichoso y prodigioso el azar” podría hacer una tesis doctoral sobre este asunto... si yo te contara!!:))

    A mi, con todo lo romántica y soñadora que parezco ( aun lo soy más:)) jamás me dio por estas cosas hasta muuuy muuy tarde jajaja vivía en mi mundo sin enterarme de nada ( sigo más menos igual ;-) pero a mi mejor amiga, de quien hasta que nos fuimos a estudiar fuera, fui uña y carne desde los 4 años, recuerdo verla sufrir como a ti, bueno no, ella muchísimo más xD ¡¡qué tortura los suyo !! no se cuantos amores de estos platónicos tuvo. Sieempre la acompañaba en sus persecuciones, le escuchaba sus agonías, la miraba con ojos de plato sin entender nada de lo que le ocurría, pero estaba a su lado, jamás he visto sufrir a nadie tanto en mi vida ¡¡ desde los 15 a los 17, tremeendo!! jajaja una vez le dio por enamorarse de un profesor de literatura en el instituto y buuufff cada vez que teníamos clase con él me pasaba el tiempo dándole codazos para que quitara la cara de boba que se le ponía, ella sufría por él y yo... por ella:))

    Y Serrat, Mmmmm con este sí que me derrito, siempre, siempre me gustará. Da igual las veces que escuche alguno de sus temas ( muchos los que has mencionado en este precioso post tuyo, graaciaas) me rechifla. Igual que Sabina, son poetas de la calle, las dos caras de la misma moneda, uno el canalla encantador y el otro el poeta soñador...bueeno, eso en música, en la realidad jajaja los dos para darles de comer a parte jajaja aunque daaa igual o vete a saber;))

    Una pena el final de tu amor, una verdadera pena. Aunque da gusto leerte tan feliz con el que estás...me alegro muchísimo por ti.

    ¿Ves como llegué? nooo te preocupes por mis vacaciones, hasta agosto nunca me toca.


    Muuuchos besos bonita, gracias por estas confidencias a media voz ( ahora que nadie nos escucha;)) Muaaaakkss!!

    Feliz día, FER.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tu "Mmm..." de apertura: muy femenino y romántico. Sin dudas, ni Bardem, ni Clooney, ni el pintón de Pierce Brosnan, ni Downey Junior tienen nada que hacer al lado de este soñador pelilargo con su guitarra, aún hoy, o te diría hoy más que antes...

      Me identifico bastante con tu amiga: tuve un montón de amores platónicos y hasta donde yo se, no correspondidos. En este caso en particular, creo que no era así, pero me dejó esa espina que se ha convertido en rosa en mi vida y se lo agradezco donde quiera que su alma descanse en paz y desde donde me hace un guiño, amiga.

      Falta una más hot, que esta no es tan hot que digamos, hot me dejó él y otros tantos que pasaron por mi vida sin concretar, pero por fin un día muy lluvioso y augurioso por la lluvia, allá por abril del 93, llegó mi Amor y supe en el momento en que lo vi que era para mí, y lo es, como yo soy para él. Y nada más.

      Me alegro que me acompañes hasta agosto: ¡mira que sabes elegir bien cuando tomarte tus vacaciones, María querida, María del alma... ;) !

      Ya compartiremos la entradita hot entonces, cuando cuadre y antes de agosto seguro. Creo que la mejor fecha sería el 21 de junio... Veremos cómo va viniendo la inspiración.

      Claro que nadie nos escucha aquí: de los 201 seguidores, pocos realimente leen lo que escribo, están para figurar, y menos aún comentan. Los +1 son pura formalidad del rebaño, esos no me los tomo demasiado en serio. Pero a mis amig@s sí, y se los agradezco así:

      GRACIAS!!!

      Y me voy a bloguear a lo de mis amig@s y, entre ell@s, a hacerte una visita a tí.

      Un beso enorme!

      Fer

      Eliminar
  9. Me ha encantado tu historia, Fer. Tienes una capacidad innata para comunicar y llegar a los "adentros" de tus lectores.

    Sé del amor que profesáis a Serrat en Argentina y no me sorprende. Tiene capacidad de seducir con sus canciones y convencer con sus palabras. Yo le debo muchas cosas, pero sobre todo me enseñó a estimar el mar Mediterráneo. Ahí está su canción sobre el Mare nostrum...

    Yo no nací en el Mediterráneo y eso se nota. No sé si es justo generalizar, pero creo que los de las tierras en barbecho, los secarrales del interior y las aliagas de púas -no me gusta lo de la España profunda- carecemos de sensibilidad para expresar las sensaciones y los sentimientos que nos provoca la contemplación y vivencias del mar. Nuestro corazón, un tanto encallecido por la sed insatisfecha o por la intransigencia del tiempo, no sabe captar la vida y el misterio del mar ni leer los signos que trazan sus olas ni entender las metáforas de la continua mudanza de su gama de colores imprevisible, infinita... Sin embargo, me gusta del mar la ausencia de fronteras y de caminos trazados. Me gusta del mar el misterio de su historia. Extraño el mar cuando me alejo de él y hasta siento una cierta claustrofobia cuando tengo conciencia de su ausencia, pero lo ignoro y hasta le doy la espalda ingrata cuando está a mi lado meciéndome con sus olas y sus cantos monótonos, aunque llenos de candencias. Y cuando intento reconciliarme con él, consciente de mi culpa, y salgo en busca de palabras que le hagan justicia para que olvide mis desplantes, me encuentro reproduciendo músicas y versos ajenos. Versos y palabras cantadas de Joan Manuel Serrat, que él sí nació junto al mar en el barrio del Poble Sec de Barcelona y que supo heredar lo bueno de su padre catalán y lo mejor, que no fue poco, de su madre aragonesa. Por eso, pienso, canta al Mediterráneo y a Machado. A ambos y a lo que representan los lleva en la sangre.
    Un hombre, un poeta, Joan Manuel Serrat, hizo el milagro de convertir ese mar en un símbolo generacional, de pertenencia, de identidad y de amor. Esa canción, Mediterráneo, ha crecido con nosotros, sirvió para que nos diéramos cuenta de que la contemplación de los lugares de la infancia y de la juventud nunca se desprenden de la mirada, y siguen siendo motivo de inspiración, de canto o de silencio nostálgico. Es una canción que llena espacios de nuestra biografía cotidiana. Es una canción que te dice que uno no es de aquí o de allá, sino que es de una sensación, de un modo de relacionarse con la realidad cuando ésta se propone también como símbolo. Nadie puede ignorar que en esas estrofas late y palpita un sentimiento aún más hondo que el que se tiene tan solo cuando se mira el mar. Ese sentimiento es el de una identidad, abierta a otros, abierta al mundo, cosmopolita diría yo. Es la mejor canción, la que nos dice que estamos vivos, mirando al mar, recibiendo de él el pálpito del amor a la vida que fue y a la vida que viene.

    Un fuerte abrazo, Fer (Me despido hasta el mes de julio)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco esta profunda lección de vida y de españolidad bien entendida en su apertura al mundo y al mar como metáfora de apertura, así como en tu admiración por este inmenso poeta, ya universal. Tanta riqueza que me brindas en cada comentario me colma de admiración por tí, sinceramente.

      Yo he tenido la dicha d estar frente al Mediterráneo y se me vino Serrat al alma. Pero me temo que no puedo captar esa belleza del mismo modo que quienes se identifican con ese mar como su lugar de pertenencia y plataforma líquida de proyección hacia el mundo. Para mí la imagen que se me hace comparable es el Atlántico sur.

      No te vayas sin antes dejarme unas líneas de lo que te he compartido en forma privada, por favor. Te voy a echar de menos, Luis Antonio. Me has dado muchísimo en este último tramo, y te lo agradezco desde lo más profundo de mi ser.

      Te deseo un buen descanso, donde quiera que rumbeen tus pasos, y te espero aquí a tu regreso, siempre con brazos abiertos.

      Un beso, amigo!

      Fer

      Eliminar
  10. Me llegan mucho esas historias de primeros amores o amores del pasado, que no se concretaron (¿será porque tuve unos cuantos?).
    Lo más lindo es la forma como lo contás, con tu estilo fresco, espontáneo y que, paralelamente, no se queda en la superficie, sino que ahonda en los sentimientos.
    Y está muy bueno el recurso de utilizar frases de los temas de Serrat, que no quedan encajados a presión, fluyen a la par del texto.
    Nostálgicos recuerdos que nos rozan sin nostalgia, por lo menos para mí, sólo con la aceptación de que forman parte de mi historia.
    En el tuyo cabe la tristeza de una muerte temprana y, al mismo tiempo, la celebración del amor que te acompaña, esas sincronicidades que nos asombran y que nos dicen tantas cosas.
    Un enorme bsazo, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mire, por mirar mis escritos con los ojos del corazón y entenderlos desde el alma!!!

      Hablás de "sincronicidad" y se me viene Sting, que es mi favorito en inglés... Otro día te cuento de ese rubio ex-profesor de literatura inglesa...

      Un besazo enorme para vos tambiém!

      Fer

      Eliminar
  11. Tiene tintes de verdad, esta historia entrelazada con la voz y las letras de Serrat.
    Quizás fue solo un sueño, pero tan próximo y tan real que el tiempo hace cierto.
    De cualquier forma, sueño o verdad es una bonita historia escrita con el corazón.
    Un Bsazo Fer, desde España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Spa: Este escrito no tiene tintes de verdad, está tenido de ella, de principio a fin. No fue ningún sueño, más bien me lo ha quitado muchas noches... Pero son cosas de mujeres que amamos aún cuando nos rompen el corazón por miedo al compromiso o porque nos enamoramos como locas de hombres que no lo son del todo, son más bien niños grandes. Es una gran verdad que está escrita con todo el corazón.

      Un bsazo para uno que parece andar enredado en amores allá en su tierra natal y gracias por despegarte un rato de las sábanas para comentar este escrito ;)

      Fer

      Eliminar
  12. Un legítimo bloggeo fernandiano. Qué ternura la tuya, amiga y qué sinceridad! Lástima el final temprano del doctor. No vamos a descubrir ahora que la vida no es justa, tampoco injusta, es así y al hombre el Barba lo llamó unos años antes de lo que debiera, o no ¿quién sabe? La adolescente de silueta aguitarrada se convirtión en una buena persona, el grado máximo al que un ser humano puede aspirar, y fue feliz, y es feliz y será feliz, junto a los suyos, junto a sus ideales que defiende valientemente.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenísimo: "Bloggeo fernandiano"! Me estás tirando una idea para el título del libro que voy a publicar en Editorial Dunken, es decir, pagando en cómodas cuotas su publicación para vendérselo a los familiares y a amigos como vos :)

      La vida tiene, en mi modesto entender, un toque de realismo mágico, como las novelas de García Márquez, que me resultan infumables pero por algo venden, y que me disculpen los admiradores del escritor latinoamericano más vendido en la actualidad.

      Gracias por los elogiosos conceptos que tenés a bien verter sobre mi persona: ya me vas a conocer la silueta aguitarrada, justamente compartiendo una buena comida con quienes quiero y me hacen muy pero muy feliz, sí señor.

      Un beso enorme, amigo Rick!

      Fer

      Eliminar
  13. Fer que usted y yo compartimos muchas cosas ya lo sabia, pero esta entrada me lo ha dejado claro...que grandes con estos dos pájaros, que siempre nos echan una mano para inspira una entrada...no había leído está cuando hice la del "Loco Bajito", para contar lo de mi nieto...un titulo que me inspiró Serrat...
    En cuanto a tu historia de amor de antaño muy bien contada, con sentimiento...una historia que te preparó para El Amor, que hoy disfrutas...que se muriera el día del cumpleaños de marido, mera coincidencia...y nadie merece morir aun joven, pero son cosas que ocurren...y esperemos que "el cura que nos entierre a nosotras, no sea ni siquiera monaguillo"...
    me voy al siguiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Esos locos bajitos que se incorporan
      con los ojos abiertos de par en par,
      sin respeto al horario ni a las costumbres
      y a los que, por su bien, (dicen) que hay que domesticar..."


      Una belleza, Julia: la poesía de la vida!!! Este hombre tiene una inspiradora canción para todo. A ver si conoces ésta: Llegar a viejo. Me ha gustado tanto que se la he regalado a mis padres y a mis suegros, y tal vez te guste compartirla con los tuyos, que sé lo mucho que les quieres. Aunque mi suegra me ha dicho que ella no es vieja, sino "añejada", como el buen coñac. Y me gustó su respuesta, me va su mirada sobre esa etapa de la vida a la que deseo llegar para vivir con plentitud lo que tú estás viviendo.

      Por supuesto, fue esta partida a destiempo la que me ha puesto así de nostálgica y poética, y la que me ha hecho pensar en todo esto, porque nadie la tiene comprada, como decimos acá, y es un privilegio, a pesar de todas las verdades que canta Serrat, el poder llegar a viejos.

      Me uno a tu deseo de que sea el cura y no el monaguillo quien nos entierre, y pediré que los míos lo celebren con champagne y cosas ricas cuando llegue.

      Usted y yo somos de algún modo, señora mía, Dos pájaros de un tiro ;)!!!

      Me voy pa abajo a seguir charlando contigo encantada, Julia.

      Gracias!!!

      Un beso.

      Fer

      Eliminar
  14. Voy descubriendo varias cosas compartidas a través de tus relatos. Y Serrat es una de ellas (en una cola para sacar entradas, conocí a mi gran compañero). Gracias, Fernanda, por tus relatos tan cautivantes y hermosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, Mariela: ¡me alegra tenerte de vuelta! ¿Quién no se enamora bajo el mágico hechizo de este enorme poeta y músico catalán?

      Un saludo a tu hermosa familia y feliz finde!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."