domingo, 5 de mayo de 2013

El libro más leído y vendido de todos los tiempos (Retocada)

    


"El descendimiento", Roger Van Der Weyden


  Me comentaba Julia en la entrada anterior, que abre con una soberbia cita Bíblica, como tantas que hasta usamos como expresiones idiomáticas en nuestra cotidianeidad ignorando su fuente, que ella no cree en el Dios que le hicieron conocer las monjas con quienes convivió en su infancia, que en el tema de Dios, no está de acuerdo conmigo porque le falta esa fe que yo tengo, ya que la suya quedó entre los muros de ese colegio de monjas y no la ha recuperado. Antes de eso, Temujin decía en una de sus entradas cargadas de humanidad y humor, que el Apocalipsis es un dislate escrito en estado de embriaguez por Juan. 

  Yo no soy una chupa cirios, que se entienda bien, ni siquiera soy de las que van a Misa todos los domingos y mucho menos de quienes andan con La Biblia bajo el brazo como tantos Protestantes que vienen a tocar el timbre cada dos por tres a las casas de mi barrio intentando evangelizar, y no los juzgo. Se nos suele juzgar mal a los Católicos por no hacer lo mismo. Los Evangelistas y Testigos de Jehová que me tocan el timbre son gente respetuosa y respetable, que hace los sábados lo que cree debe hacer con su fe. En cuestión de creencias, soy muy tolerante, abierta y curiosa. Es más, diría que las mayores religiones del mundo tienen más puntos en común que divergencias que nos nutren, por eso me resultan incomprensibles las guerras de religión, así como todas las guerras.

  El viernes por la noche escuchaba en televisión argentina a Rosa Montero, a punto de lanzar un ciclo acá. Y entre tanto de lo muy interesante y sensato que dijo, le escupió al chato panel de periodistas locales, ante la pregunta típicamente psicologista que solemos hacer los argentinos, para quienes la psicología es religión, que ella era perfeccionista y obsesiva en su trabajo no por una crisis de angustia y ansiedad que confiesa haber padecido y que la llevó a superar su miedo al miedo, con lo cual me sentí ampliamente identificada, sino porque cree que carga, como tantos de nosotros, con esa pesada mochila de la culpa judeo-cristiana que es parte de la idiosincrasia hispana. 

  Siempre digo que mi fe es una fe miedosa, y no me siento orgullosa de eso: me da culpa. Me aferro a Dios en los momentos oscuros y les prendo velas a todos los Santos cuando siento que los necesito para que me resuelvan asuntos que debo resolver yo, pero también siento a Dios cerca en los momentos de plenitud y felicidad, porque concibo a Dios como amor, desde el sentido más carnal y mundano hasta el más sublime y místico.

  Le decía a Julia, a quien le encanta leer, que La Biblia es el libro más leído y vendido de todos los tiempos, el best seller más relevante de la historia, no por su contenido religioso, creo, sino porque se trata de una completísima galería de modelos de conducta humana que nos sirven como espejos. La Biblia me parece un libro fenomenal, más allá de sus implicancias religiosas, debido a que está cargada de relatos simples, alegóricos, riquísimos y aleccionadores. En ella hay profetas, locos, cobardes, puros de corazón, corderos, chivos expiatorios, sordos, ciegos, leprosos, pescadores, prostitutas, adúlteros, ricos y pobres, pobres de espíritu, poderosos de turno, traidores, madres y padres, hijas, hijos e hijos de puta: tal como en el mundo real. Y de eso se puede aprender mucho. Es un libro que, como cualquier otro libro considerado sagrado, vale la pena ser leído aunque no creamos en ninguna divinidad. De ahí proviene su popularidad en ventas y su vigencia y convocatoria a través de los siglos.

  Yo nunca llegué a leerla entera y lo que realmente me movilizó lo leí de grande. Por ejemplo, siempre recuerdo el pasaje del Nuevo Testamento en el que Isabel, prima ya entrada en años de María, madre de Jesús de Nazaret, y su esposo, Zacarías, deseaban tener un hijo aunque ya habían perdido las esperanzas por su avanzada edad,  y lo que sucede cuando se entera el hombre de que sería padre del que fue llamado Juan el Bautista. No debe ser fácil luego de haber esperado toda una vida tener un hijo como el Bautista,  para la historia, un predicador judío, considerado como profeta por tres religiones, el Cristianismo, el Islam y la Fe Bahá'í, además de mesías por el Mandeísmo. Como hijo, un loco lindo que abandonó a sus padres mayores para vivir en cuevas en medio del desierto anunciando a gritos pelados la llegada de quien él creía era verdaderamente el Mesías y al que decía no ser digno de atarle las cuerdas de sus sandalias. Un segundón, diríamos hoy, ¿no? No tomaba alcohol, vestía pieles de animales salvajes, se alimentaba a miel y leche y bautizaba a multitudes que lo iban a conocer por su carisma y su pasión o por su reviro místico, no medicable entonces, al Río Jordán, donde les rogaba que rectificaran sus caminos, aunque simplemente era una voz en el desierto, según Juan, el evangelista de mayor vuelo poético de todos. Fue arrestado por el libidinoso, desconfiado, ambicioso y envidioso Herodes Antipas y por pedido de la desgraciada de Salomé, su mujerzuela, que pidió su cabeza entregada en una bandeja de plata y se salió con la suya, dando comienzo con este bestial decapitamiento a la vida pública de Jesús y dándonos a nosotros un motivo de festejo, pobre tipo, ya que la noche del 23 de junio, víspera de su fiesta, se realizan las famosas hogueras de San Juan, sobre todo en Alicante y en  La Coruña, declaradas de interés turístico nacional y donde me encantaría ir por unos ricos vinos, unas cuantas cañas y unas buenas tapas. El tema es conseguir los euros para hacerlo con la devaluación del peso que nos corta la cabeza y los pies a los argentinos, como diría Maradona, en una de sus tantas argentinadas, pero cuando se quiere, se puede...






"Salomé con la cabeza de San Juan Bautista", Caravaggio


  Retomemos lo espiritual. Yo apuntaba a Zacarías. La historia de este hombre me estremece. Se cuenta que era todo un señor grande e importante, un sacerdote judío, un ejemplo y modelo para su pueblo. Pero parece que cuando se le apareció el arcángel Gabriel, que era nada más que una luz resplandeciente proyectada desde una nube sonora, un efecto 3D al mejor estilo Pixar si se quiere, para darle las buenas nuevas de ese hijo que tanto deseaba darle su mujer y no podía, a un sacerdote judío cuyo mayor sueño en la vida debía ser un hijo varón, el hombre se quedó duro. Dudó de la palabra celestial, él, que era sacerdote, y por eso enmudeció  hasta  después del nacimiento del crío. Recuperó el habla el día de la circuncisión, ocho días después del nacimiento, como mandaba la ley, mientras se debatía su nombre. En medio del debate, él atinó a escribir en una pizarra «Su nombre es Juan». Y recién entonces recuperó el habla.


  Yo no leo en este relato un castigo divino, como me enseñaron las monjitas de mi colegio. Yo creo que a Zacarías le pasó algo mucho más pedestre: se quedó mudo de un susto. ¿A quién  no le pasó igual alguna vez? Yo quedé muda el día que me hicieron la ecografía que confirmó que mi primogénito era varón. Me mostraron su miembro, bueno, su pirulín, en la pantalla del ecógrafo y me quedé helada, vaya a saber por qué. Me asusté como Zacarías. Me parecía que una nena sería más entendible para mí, más fácil de criar: todos buscamos lo que creemos más fácil, pero viene lo que toca, la suerte es loca. Además, todos me decían que tenía la panza redonda de llevar una nena adentro, que mi cara delataba su sexo y de golpe: ¡zas! Varón, dijo el poco angelical ecografista, bastante antes que la partera. Y se me pasó el susto recién cuando el obstetra lo sacó de mi vientre y me lo acercó cubierto de mis fluidos y tembloroso, una bolita de carne humana de dos kilos cien, con unos ojos aturquesados que se abrieron de par en par y se clavaron de por vida en los míos, y fue recién entonces cuando recuperé el habla y el coraje de ser su madre, aunque todavía hay días en los que me deja sin ambos, tanto como su hermana.


  Cuentan mis padres que cuando yo me estaba largando a hablar, y hablaba hasta por los codos como ahora, alguna de todas mis tías abuelas gallegas sin hijos que me adoraban y malcriaban, me dijo alguna cosa que no llegaron a escuchar ellos, del estilo de:

-"Mira, Fernandita que si no me das un besito, viene el hombre de la bolsa y te lleva con él." 


  Enmudecí del susto, no por minutos ni horas, sino por semanas. Mi mamá me preguntaba de todo y yo le contestaba con la cabeza, y mi viejo le decía que no insistiera, que ya se me iba a pasar solo, pero como buen padre y médico, se preocupó y se ocupó de hacerme ver por un pediatra de su confianza, del cual conservo aún el recuerdo: su altísima estatura, la camilla enorme y gris como su cabellera, su consultorio sombrío que olía a gas de la estufa encendida y a consultorio, como el de papá en casa, y la cara de consternación de mi viejo, que era joven entonces y muy pintón, como hasta hoy. Todavía a veces sueño con ese episodio.

 No recuerdo exactamente qué me dijeron o qué me pasó que me dejó muda, pero seguramente fue algo que para mi mente infantil era el equivalente al mensaje de un ángel en 3D como el que recibió Zacarías, ya adulto. Yo no sabía escribir, así que me comunicaba por gestos. Lo que sí se es que, desde entonces, la expresión más audible de mis miedos y mis angustias es el silencio. Cuando callo, es porque estoy verdaderamente en un pozo de angustia, con esa sensación de angostamiento en la garganta que no deja fluir el habla que es clara y fuerte cuando estoy en la superficie. Es obvio que Zacarías se quedó mudo del susto por el cual se vio superado, por más fuerte que fuese su fe. Una cosa es la fe y otra muy distinta es la repuesta inmediata y visceral, humana, al enterarte de que vas a ser padre cuando no lo esperabas por estar más cerca del harpa que de la guitarra.

  Como este relato, hay cientos en ese libro tan vapuleado, mal entendido y subvaluado como el peso argentino que nos pueden servir de espejo. A veces siento que muchos creen que La Biblia es un desfile de santurrones que a todo decían que sí y todo lo hacían bien. Sería una pena asumir eso y perderse de ver todas las miserias maravillosamente humanas que allí se exponen: María con sus dudas y su largo diálogo con el ángel en Los Evangelios Apócrifos, muy dignos de ser leídos, es otra prueba de que no era la sumisa doncella que nos hacen adorar, sino una joven pensante que se vio venir lo peor al saber que estaba embarazada siendo que no estaba casada, y se tuvo que tomar el raje a lo de Isabel a lomo de burro para que no la mataran a pedradas, como era la costumbre en esa época. José era un carpintero que entendía de muebles, un hombre entrado en canas que querría una mujer para que lo cuidara y lo auxiliara en sus últimos años, y se tuvo que tragar el sapo del embarazo sin comerla ni beberla, pero le dio vueltas al asunto que no le gustó nada en principio. Tuvo que hablarle otra voz del más allá en sueños para que le entrara sin haber entrado. Juan sería poeta e idealista, pero era también lo suficientemente joven, inconciente y corajudo como para acompañar en la crucificción y dar la cara mientras sus amigos se quedaron escondidos. Pedro es la piedra sobre la cual Jesucristo edificó una humana e imperfecta iglesia, porque se tuvo que quebrar tres veces antes de hacerse lo suficientemente fuerte para ser la piedra angular sobre la cual se construyó algo que parece que está siempre a punto de caer.

  La verdad es que no se si Juan y los Evangelistas escribían embriagados. Le daban lindo al vino por entonces, igual que hoy. Pero si así fuese, "In vino veritas", como decían los romanos. Lo que sí se es que La Biblia es una fantástica alegoría en muchos tramos y no comprendo por qué nos derretimos por los mitos griegos y romanos, las leyendas aborígenes, las fábulas de Esopo, los libros de psicología, de Luise Hay, Osho, Chopra y
Sri Sri Ravi Shankar, que la levantan en pala, no como los cuantro Evangelistas precisamente, mientras dejamos La Biblia junto al calefón.
                                

                                    
                                                        "La incredulidad de Santo Tomás", Caravaggio.


A boca de jarro

45 comentarios:

  1. Hola querida Fer!!
    Quería felicitarte por el día de la madre y decirte que mañana sin falta te comento y te leo, perdona cariño mi tardanza.
    Un besito y felicidades!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. Aquí el día de la madre se celebra en octubre, pero te agardezco de todas formas la amabilidad del saludo, ya que el día de la madre es todos y cada día, y te deseo un feliz día a tí también. Y tranquila, que no hay obligación alguna de leer ni comentar: acá es todo a gusto e piacere, sin compromisos, que primero y ante todo está la vida real.

      Un beso y muchas gracias!

      Eliminar
  2. La Biblia es una colección de libros. Indudablemente es un best seller en parte porque durante siglos muchos otros libros fueron cuestionados. Su calidad es buena. Yo la veo como un conjunto de relatos. Lo que si cuestiono y mucho, es que sea la "única" moral como parece ser que defienden algunos (no todos) de sus seguidores.
    Respecto a los "predicadores", todos soltamos nuestros "sermones". El que quiera creer, que crea, a mi me cuesta mucho entender como habiendo cientos de millones de planetas en el mundo, el único dios venga a salvarnos de una cosa a la que el nos ha condenado (supuestamente). Así que ni me planteo su existencia, me da igual, mientras que cada creencia religiosa se pague sus fiestas, me da igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que lo que expresas tiene más coincidencias que disidencias con lo que he intentado plasmar, Temu.

      Digo claramente que la iglesia es una institución humana que ha cometido infinidad de errores perpetrados por hombres que hasta protagonizan relatos en La Biblia misma: se trata, en buena medida, de la historia de nuestra fallida humanidad, con sus luces y sus sombras. Y ha sido, además, responsable por el ocultamiento, la censura y hasta la quema de libros por siglos. Eso es admitido por hombres prominentes y bien instruidos salidos de su propia costilla, así que no hay discusión sobre ese punto. Si esa enorme y execrable falla es la razón del éxito Bíblico, no lo podría asegurar con tanta certeza como lo haces tú.

      A mí lo que me cuesta entender es cómo se usan tantas mayúsculas para esos predicadores pseudo religiosos que andan en limusina, con guardaespaldas y parando en hoteles de cinco estrellas en sus giras por el mundo, enseñándonos un refrito de ideas que emanan de los libros sagrados de las religiones que tan depreciadas están, a quienes las cuentas se las pagan sus seguidores y nosotros también, Temu, ya que aparecen en la televisión por cable que pagamos nosotros y en los diarios y revistas que compramos nosotros también, y no por seguirlos a ellos. Y me cuesta mucho entender que nos cueste tanto ponerle la mayúscula al nombre de Dios, pero bueno, es un signo de los tiempos, como diría Juan, el autor del Apocalipsis.

      En cuanto al planteo teológico de condena y redención, es una cuestión que honestamente interpreto de modo muy personal, igual que tú, pero no me trago la noción de un Dios que no sea puro amor y misericordia, que es lo que transmite el Nuevo Testamento. Esa es mi fe y no espero que sea la de todos, ni siquiera que todos profesen fe alguna. Entiendo que hay de todo y muchos detractores, y hasta puedo comprender sus motivos y respetarlos.

      Un saludo cordial y muchas gracias por tu aporte, que suma, Temu.

      Eliminar
  3. No te voy a descubrir, a estas alturas, que más creo en lo empírico que en lo teológico y que por lo tanto no creo en absoluto lo que ese libro cuenta, pasase en tal manera; ni siquiera que pueda tener alguna similitud con lo que pudiese pasar entonces. El hecho de que sea el libro más leído y vendido no es más que una mera prueba de lo manipulable que es el pensamiento ajeno. Ya he dicho en alguna ocasión que no creo que Dios haya creado al hombre a su imagen y semejanza, pero sí que el hombre a creado a Dios a su interes y beneficio. Todos esos perversos hombres que manejan las religiones no hacen más que aprovecharse de la necesidad que tiene la gente de creer; y esto, en mi opinión, es muy ruin.

    No quiero que me malinterpretes, respeto lo que cada cual quiera creer, pero no puedo aprobar a aquellos que se aprovechan de la humildad y buena fe de las gentes.

    No debes confundir, Fer, tu Dios con el suyo; pues ambos son muy distintos. Tu Dios es un deseo bienaventurado, puro y cristalino, un soplo de aire fresco para los que te rodean; Su Dios, por el contrario, no es más que una herramienta de sometimiento.

    Un abrazo y sigue creyendo, pero en ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay infinidad de evidencias estudiadas empíricamente, mi estimado Manuel, por científicos y estudiosos de diferentes procedencias y creencias personales que dan cuenta de la veracidad de muchos relatos Bíblicos, pero no voy a entrar en detalles porque, como dije, mi objetivo no es el de evangelizar, sino el de intentar pensar la realidad que me toca vivir en voz alta.

      El pensamiento es, en efecto, fácilmente manipulable, no así la verdadera fe, tanto en Dios como en el ser humano mismo, esa fe capaz de mover montañas, de la cual queda poca en nuestros tiempos. Por eso parece que flotáramos en "tiempos líquidos", sin anclajes y a la deriva, como ha descripto el brillante Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco, a quien no me canso de recomendar como lectura para entender mejor nuestro complejo paradigma.

      Gracias por tus conceptos, Manuel, sobre todo los que son tan cálidos con respecto a mi persona. Eso te hace ante mis ojos, que jamás te han visto, como jamás han visto al Dios en el que creo sin ver, un hombre divino, que con su presencia en mi mundo hace posible que crea en mí misma también, tanto como me hace creer en lo bueno del ser humano.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Magnifica entrada. Te entiendo. Solo se que a la humanidad nos encanta que nos cuenten historias y desde que se inició el desarrolló de cortex frontal hemos venido haciedolo, montando unas sobre otras, creando mitos. Al final mi conclusión es que la realidad se encuentra en el corazón de las personas y a través suyo en sus acciones. Punto para mi.
    Un pensamiento suelto, observa los montajes futbolísticos, de clubs de fans de los cantantes, etc. Siempre necesitamos REFERENCIAS, de cualquier tipo, eso depende del medio en el que nos hayamos desarrollado y de las circunstancias que nos hayan envuelto. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho tus conceptos y me honra tu paso por aquí y la huella que tienes a bien dejar en mi corazón, que expongo en el texto, donde estas historias son una realidad que me nutre y me sustenta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Entrañable entrada Fer, como todas, pero aquí, con las analogías de tu infancia con la Biblia.
    La Biblia no es un libro, son muchos libros de muchos autores, no solo los evangelios canónicos sino también los apócrifos, que no son menos válidos sino que se apartaron por repetición o por pequeñas imprecisiones, del canon establecido en los concilios.
    Pero la historia de la literatura está cuajada de autores tan interesantes por sus mensajes y por sus estilos como la Biblia. Lo importante es leer y entender los contenidos, porque los que leen...sea a los clásicos, la mitología griega, romana, normanda o asiática, los cuentos modernos o el Tao the king...(un librito que siempre va conmigo)...esos tienen criterio para discernir lo bueno de lo malo, el bien del mal; con mayor claridad y conocimiento que los que se guian por el instinto natural embrutecido.
    ësta entrada da mucho que hablar y más para pensar.
    Agradecido, como siempre.
    tu seguidor.
    Spaghetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Spaghetti.

      Cierto que La Biblia son muchos libros metidos en el mismo saco y por eso no los he leído todos. Leí bastante de Los evangelios apócrifos y me parecieron fascinantes. Y tomo en cuenta el librito que llevas siempre contigo, porque me interesa absolutamente todo lo que tenga que ver con lo trascendental.

      La agradecida soy siempre yo por tu presencia y tus ricos aportes a mi mundo.

      Besos!

      Eliminar
  6. Me encantaria que alguien que me conociera mucho leyera pro mi la Biblia y me subrayara todoas las historias que me pudieran gustar jajaj Muy fuera de lugar mi deseo? Me encanto leer el post y no te imaginaba fuera de lo charltana de chiquita eh!!
    Lei la historia de Sara en un librto espectacular que no recuerdo el autor Que belleza que historia! Yo creo que muchas historias biblicas son tan ciertas! No soy practicante catolica ni mucho menos pero amo las historias y eso vale!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera de los cuatro Evangelistas te cuentan historias geniales, Ana. Y en el Antiguo Testamento hay historias terribles pero muy hondas y aleccionadoras. Creo que hay versiones Bíblicas simplificadas, hay hasta Biblia para chicos.

      El Dios del Antiguo Testamento era un Dios que se enojaba y castigaba. Después aprendió y cambió, como nosotros, los padres modernos. Creo que le pasó porque justamente tuvo un hijo: eso lo hizo pura misericordia y amor.

      Un beso y gracias!

      Eliminar
  7. Fer tu entrada me ha echo sonreir...como lectora impenitente desde que aprendí a leer y como hija de gente de campo, uno de los pocos libros que había por casa era una Biblia, que había pertenecido a mi abuela paterna,beata de misa diaria, por lo que cuenta mi padre,ya que no tuve el gusto de conocerla...asi que si que he leido la Biblia de cabo a rabo en mis primeros años, y la verdad es que sobre todo el Antiguo Testamento es conjunto de relatos muy entretenidos y en algunos casos no aptos para mentes infantiles como la mia, quiza por eso me fascinaron...Adan y Eva...Cain y Abel...la paciencia de Job...como sería de grande la Torre de Babel...las turbulentas historias de Sodoma y Gomorra...el pequeño David y su honda frente a Goliat...y tantas y tantas historias fascinantes...además durante muchos años heredamos tambien de mi abuela una suscripción a una revista religiosa llamada El Promotor,que siempre venia cargado de fragmentos biblicos....y cuando empece a tener dinero para comprar libros, uno de los primeros libros que adquirí fue una Biblia ilustrada, que comparte estanteria con un Coran, y con varios libros de mitologia de otras culturas...lo que me ha permitido comprobar cuantas cosas unen nuestras creencias ancestrales....la pena es que ahora nos hayamos empeñado en fomentar lo que nos separa...
    En cuanto a lo del tu hijo, yo solo he tenido uno y queria que fuese niño porque tendría una vida mas fácil en una sociedad en la que aun predomina cierto machismo...
    Y ya que has traido a colación a Rosa Montero, te recomiendo el ultimo libro suyo que he leido, creo que te gustará...La ridícula idea de no volver a verte...
    Y estas invitada a venir a España cuando quieras...al menos sitio donde dormir y comer no te va a faltar...y no "pierdas la fe", quiza algún día el peso argentino valga mas que el euro, como hace años estuvo mas alto que la peseta...
    Un abrazo y si la fe te ayuda y te hace sentir bien, no hay mas que hablar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me sorprende que seas una experta Bíblica, Julia. Cierto que hay historias fascinantes en el Antiguo Testamento, pero a diferencia del Dios del Nuevo, el Otro era castigador. Como le comenté a Ana, creo que era así porque aún no había traído un hijo al mundo: los padres nos hacemos puro amor y misericordia al devenir padres. Ese es el Dios en el que creo y al que se aferra mi endeble fe, Julia.

      Ya tomé nota de ese libro de la Montero: sólo me falta el tiempo de leer ahora, pero le llegará el turno, seguro.

      No pierdo la fe de algún día viajar a la tierra de mis ancestros y te haría una visita con mucho gusto. No sería capaz de alojarme en tu casa, pero te agradezco el amabilísimo gesto de ofrecerlo. Ese gesto amoroso que se sincero de tu parte me indica que Dios vive en tu casa, auqnue no creas en Él: Dios es amor, Julia, así de simple, nada de andar haciendo la cosa difícil.

      Por ahora parece "Misión imposible" viajar, pero la esperanza no se pierde ya que "nada se pierde, todo se transforma"... la tengo con esa canción del uruguayo y premiado Drexler estos días: Jorge Drexler - Todo se transforma (video clip).

      Escúchala, por favor, que estoy segura de que te gustará. Y que vaya como swap por el libro recomendado.

      Un fuerte abrazo, querida Julia, y muchas gracias por sonreír conmigo, que escribí este texto con una sonrisa tibia en el corazón.

      Eliminar
    2. Aclaración, Julia, a ver si todavía te me ofendes: sería incapaz de hospedarme en tu casa no por tí, sino por mí. Soy a boca de jarro, pero no caradura. No me atrevería a invadirte así en la intimidad de tu casa, ni a tí, ni a nadie. Escribí eso como una broma. ¿Queda claro? Además, el mayor gasto es el pasaje aéreo. Figúrate que el dólar ha tocado los diez pesos argentinos y el euro ha de rondar los doce y los aéreos se cotizan el dólares. Además hay cepo cambiario: restriccines a la cantidad de moneda extranjera que podemos comprar...

      Pero lo lograré, llegará el día, Julia, lo siento, lo se, y le prendo velas a todos los Santos ;)!

      Otro abrazo y gracias de nuevo.

      Fer

      Eliminar
  8. Fer que no me ofendes para nada...se que no lo harías por vergüenza no por que no confíes en mi hospitalidad...
    y ten esperanza, hace unos años jamas pensé que mi economía me permitiese viajar...mi cuñada se casó sin familia en USA porque no podíamos pagarnos el pasaje para ir a la boda, hace unos 28 años...vi sufrir a sus padres y a su hermano por no poderla acompañar en ese momento...pero el tiempo pasó, y mis suegros pudieron ir un mes y celebrar la comunión de su nieta, y nosotros pudimos viajar hace tres años y estar allí durante dos meses recorriendo el país con ellos, que nunca se había permitido el lujo de salir de vacaciones por allí...
    Como está tarde te conteste desde la conexión del móvil en el trabajo, que es bastante mala, solo vi el texto y me perdí las fotos...que serias tus tías, como para no dejarte muda del susto...jejeje...la foto con tu padre es mucho más divertida...
    gracias por la canción de Jorge...me ha gustado mucho...
    y como soñar es gratis, quizá algún día podamos bebernos un buen vino de rioja...que por cierto es uno de mis preferidos...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de cambiar la foto de mis tías abuelas gallegas, Julia, porque realmente no eran para nada serias ni tan terroríficas como salieron en la otra. Por cierto, el fotógrafo es mi padrino, hermano menor de mi padre, que me ha legado este tesoro familiar que ha digitalizado para nosotros y es para mí de un valor incalculable.

      No se qué me estará pasando, tal vez sea una señal de algún ángel que me susurra en sueños que está llegando el tiempo de romper el chanchito, no ser tan previsor con los ahorrillos y largarse a la aventura de viajar. Empezaría por el principio: Nueva York, ciudad donde mi abuelo paterno se fue cuando dejó España y vivió varios años. De ahí creo que proviene mi amor por el inglés. Europa es aún más costosa y lejana, pero España es una fija, Julia: de un modo u otro, de mochilera, a dedo, sola o como sea, voy a ir, si Dios me da salud y vida, a besar la tierra de mis raíces, de estas gallegas y los asturianos que me guían desde el cielo con tanto amor como el que me dieron en vida.

      Tú me dirías que no crees en los milagros y sin embargo lo que me cuentas parece milagroso, porque así son los milagros en los que creo.

      Te agradezco que hasta tengas a bien leerme y comentarme desde la conexión móvil en el trabajo. De verdad, es un gesto divino, Julia.

      Soñar es gratis y hace tan bien al alma...

      Me voy a la cama a soñar con viajes, familiares idos pero vivos en mí, buenas personas como tú y más palabras para seguir escribiendo, que me permite este intercambio maravilloso que hace de mi vigilia un lugar mucho más disfrutable.

      ¡GRACIAS Y BESOS!

      ¡Claro que sí!

      Uno en cada mejilla, a la usanza española!

      Buenas noches y dulces sueños.

      Fer

      Eliminar
  9. A mi, FER, La Biblia siempre me ha parecido un inmeenso libro de cuentos... sobre todas las temáticas y más diversos autores. Ciencia ficción, amor, aventuras, terror, contiene todos los géneros y es cierto, con independencia de las creencias que se tengan es tan brillante metafóricamente, tal su despliegue imaginativo que si me apuras un poco creo que es el ancestro literario del realismo mágico, más allá de su utilidad didáctica o adoctrinante. Que nadie se me ofenda, por favor, lo digo con todo respeto.

    Te voy a contar una cosa al hilo de la fe y la religiosidad o no de la gente mi querida FER,

    Verás yo nací en una familia tremendamente religiosa, pero a la vez tremendamente coherente con lo que eso implica, nada de bla, bla, bla Quiero decir que si bien es cierto que mi madre a veces escucha dos misas al día, en mi casa siempre ha habido un plato para quien no ha tenido y sobre todo mi padre pasó toda su vida ayudado a todo hijo de vecino. Mi gran orgullo es ser su hija y saber que como yo, le quiso y admiró muchísima gente. Su entierro fue tan apabullante que aun siendo el día más triste de mi vida, fue algo increíble. De cuatro hermanos que somos uno es ateo, el mejor de todos por cierto, dos católicas practicantes y yo que creo en Dios pero hacia dentro. Parecido a ti, cuando estoy sola, ahí es cuando me gusta agarrarme a él. Solo entiendo así la religión, sentida desde dentro. Hace mucho que ni voy a misa, ni celebraciones religiosas alguna, he escuchado tanta barbaridad y visto tanta hipocresía, que si sigo yendo me hago atea ¡¡segurísimo!! por eso dejé de ir.

    Mi madre siempre ha sido súper agobiada y preocupada por todo, lo más insignificante le destroza la cabeza. Jamás he comprendido como alguien con tanta fe, hace testamento cada vez que sale de viaje ( es broma ¿eh?) o te llama cien veces si tardas cinco minutos más de la cuenta, en fin, se muere de miedo por todo. Pues bien... la única vez en mi vida que vi para qué le servía de verdad su fe, fue cuando murió mi padre. Fue de golpe, inesperado yo tardé casi dos años en poder hablar de ello, le adoraba... recuerdo perfectamente tener los ojos inflados de llorar y ver levantarse a mi madre en medio del entierro y ponerse a hablar a todo el mundo con una tranquilidad que aun no sé de donde le salió, fue como Cinco horas con Mario, pero delante del cadáver de mi padre...aun habiendo sido de estas parejas de película de amor durante más de cuarenta años sin separarse un solo día. Ahí es donde lo vi, en ese momento. Viendo su entereza, que por cierto le dura hasta hoy y hace 8 años que ocurrió. Cuando la gente desprecia por ignorantes a los que tienen fe de verdad, lo que no saben es su infinita suerte, la inmensa fuerza que les da, esa es la única parte de la religiosidad que efectivamente veo como un don. Unos tocan el piano, otros pintan y algunos tienen este tipo de fe que les mantiene a flote frente a cualquier situación, siendo en el fondo extremadamente débiles. Sean o no fundadas sus creencias, tenga o no base racional, sea cual sea el motivo, si no pasa a fase fanatismo, nunca he visto nada que de tanta seguridad y fortaleza. Pero claro, todo esto es cuestión de fe y ahí la razón es una invitada de piedra:))

    Muuchos besos FER bonita, tú estás dos pasos por delante de mi en este y otros muchos temas, te lo he comentado ya, en tu caso, será casualidad o coincidencia pero tu despegue fulgurante sucedió al menos aquí en el blog, a partir de la elección de tu paisano el Papa, por eso sé que a ti también te sienta de maravilla creer y me alegro muchísimo por ti.

    Un beso muuy grande y gracias por todo mi cielo... que la fuerza te acompañe, siempre, venga de donde venga:))




    Muy feliz día bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo y como siempre, GRACIAS, por tanta honestidad, tanto respeto, tanto afecto que no merezco, tanto dar de tu vida personal y de tu propia visión de la vida, la vida que te ha tocado vivir, María.

      Yo soy un poco menos miedosa que tu madre, pero miedosa y débil me siento al fin: por eso admito que mi fe es miedosa y eso me llena de culpa. Y es cierto, la fe me saca a flote de la oscuridad que a menudo es mi mente más que mi realidad la que la genera, pero hay que enfrentarse con esas tinieblas cuando todo lo cubren, vengan de donde vengan, y sola siento que no puedo.

      Es verdad también que el día en que a Bergoglio lo eligieron Papa fue para mí como si un ángel nos mandara un mensaje desde el cielo:

      - "Despierten, hagan algo por ustedes, ustedes también valen después de todo."

      No pasa por la típica y abominable fanfarronería argentina, sino por su derrotismo: ese día vencimos cierto derrotismo que nos es característico y pesa en nuestro ánimo y nuestra cosmovisión. Ni te cuento en mi caso, que tira pa abajo bastante más de lo que quisiera. Ahora estoy para arriba: ¿será de Dios?

      Pues creo que sí, que viene de Dios, y me gusta pensar así, me hace sentir segura en un mundo de inseguridad, con certezas en un mundo de incertidumbre, acompañada en los desafíos cotidianos y respaldada en mis sueños, que se han reavivado.

      Es un don que se nos regala, no hay mérito propio en esto, María.

      Un beso enorme y nuevamente, GRACIAS y feliz día para tí también!!!

      Fer

      Eliminar
  10. Lo mejor de tus textos, siempre estupendos, son esas disgresiones con las que nos obsequias al margen del flujo principal de información. Es como encontrar las pasas en la empanada o las almendras en la tarta de idem. Quizás sea el secreto de que te salgan tan deliciosos después de haberlos horneado.
    Zacarías se quedo patidifuso como el propio José porque no estaban acostumbrados a los milagros de la fecundación in vitro donde Yahvé, al igual que su colega Zeus, era un maestro. Luego que te salga un hijo hippie perteneciendo a la ortodoxia religiosa tampoco es moco de pavo. Seguro que cuando se acostumbró a la relevancia del hijo y creía que al menos capitaneara una colorista secta de esenios viene con la historia de que él no es nadie, que es indigno, que solo es el portavoz de su primo que vendrá después. Devoto o no devoto, religioso o no religioso, debe ser frustrante para un padre constatar que el que tirará para adelante y será glorificado por los siglos va a ser el hijo de su prima política en vez de su deseado vástago. Si encima te lo sirven en bandeja...
    Muchos besos, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabrosísimo!!!

      Nada que agregar, más que muchas sonrisas y ¡buen apetito!

      Una jugosa empanada tu aporte, para paladear con esta languidez que me agarra a media mañana, entre lavado y lavado, corrección y corrección tediosa, mis disgresiones mundanas y cotidianas...

      En un rato voy por tu música para darme otro recreo.

      Te lo agradezco enormemente, sobre todo por las pasas y las almendras que le agregas tú.

      Muchos besos, amigo Krapp!

      Fer

      Eliminar
  11. Hola Fer, te leo retraso porque he tenido la suerte de escaparme unos días a donde mencionas en tu post anterior, pero yo si quiero acordarme de los nombres de esos lugares ;-)
    Sobre la Biblia que decir?? Un gran libro de relatos pero también hay que leer otros libros que cuentan historias sobre las barbaridades que se hicieron en nombre de la Iglesia y el cristianismo.
    No fui a un colegio religioso pero era obligatoria la asignatura de religión así que podríamos decir tuve una formación religiosa un tanto light, pero cristiana a la usanza de la época.
    Después como adulta con lo que he ido viendo y "viviendo" CREO EN LAS PERSONAS pero no en la Iglesia como institución, ni en un Dios superior que todo lo puede, ni en que todo pasa por designio divino.
    Si añado las declaraciones retrogradas y machistas de sus cabezas visibles, los escándalos que los van salpicando, el gran patrimonio que tienen, intereses en medios de comunicación, . . . , llego a la conclusión de que la iglesia es un gran negocio.
    Ya ves, hoy estoy un tanto quisquillosa jeje
    Por cierto antes de irme te envié al mail de tu perfil la poesía de Gloria Fuertes, la recibiste??
    Un petonet i cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, Rosa, he leído muchos libros y soy bien conciente de los males perpretados por los hombres de esta institución imperfecta, como toda institución humana. Leo los diarios también. Estoy enterada. La Biblia habla también de todas y cada una de las miserias humanas. No obstante, transmite un mensaje de misericordia y perdón para los peores fallos humanos.

      Yo también creo en las personas, tanto como en los personajes Bíblicos y en Dios. Y respeto las creencias y opiniones de todas las personas en las que creo y en los dioses en quienes creen o no creen. Ningún problema. Simplemnete, lo mío es la expresión de mi pensamiento en absoluta libertad y respeto por la persona humana. Ese es mi credo, Rosa.

      Mi reflexión no apunta a la Iglesia, Rosa, sino a una colección de relatos donde hay un desfile de toda clase de personas, como en cada familia, como en cada país, como en la Iglesia misma, como en el mundo en general.

      Gracias por hacerme llegar el poema. Aún no he tenido tiempo de chequear los mails de la tarde.

      Gracias y petonet. Cuídate tú también, Rosa.

      Eliminar
    2. Quizás hoy me he expresado de forma un tanto brusca, fruto de un día complicado, lo siento pero al fin y al cabo es como lo siento y lo pienso.
      Por supuesto respeto a los que creen en Dios, Buda, . . . porque cada cual es muy libre de vivir y canalizar su espiritualidad de acuerdo como la sienta.
      Y como en todos los estratos de la sociedad, seguro que en la Iglesia hay personas que ejercen por vocación, como simples peones que intentan hacer el bien a lo demás, pero lo que se nos queda en la retina es todo lo demás y lo que nos toca vivir.
      Te he enviado una poesía de Margerit "madre e hija" a ver si te gusta.
      Un petó i bona nit,

      Eliminar
    3. No hay problema alguno, Rosa, no tienes por qué disculparte. Aquí se habla a boca de jarro, así es que no tienes por qué excusarte.

      Todo esto que he volcado en esta entrada lo aprendí de un cura de parroquia, bastante poco almidonado y muy iluminado, que me enseñó a leer la Palabra así, desde lo humano y vinculándolo con mis propias vivencias en un taller de sanación espiritual, que es el equivalente a ir al psicólogo, pero de forma totalmente gratuita.

      Así es que la Iglesia que yo conozco se escribe con mayúsculas por esos seres que no lucran ni conmigo ni con nadie: muy por el contrario, da mucho y gratis y hace mucho bien. Allí también participaba una psicóloga que coordinaba el taller y no cobraba un peso. Y nos ayudaban con la escucha y el consejo, tanto a pobres y necesitados, como a los pobres de espíritu y a quienes sufríamos, gratuita y generosamente. Hasta celebrábamos los cumpleaños con tortas caseras cocinadas por nosotros mismos y como se hacía tarde y seguía la charla, comíamos empanadas juntos que alguna buena señora llevaba horneadas y calentitas para todos. Por eso no me siento herida por tus comentarios que parten de generalizaciones que todos solemos hacer y que se hacen en base a muchos casos particulares a los que la prensa les da mucho espacio, mientras que todas estas nobles y desinteresadas acciones de ignotos sacerdotes y laicos católicos, que son una multitud anónima y activa, no se dan a conocer nunca. Pero es así como debe ser. Como decía el mismo Jesús, no está bien hacer alarde de los buenos actos que hacemos, sino que se hacen en silencio sólo por amor al bien, que es Dios para mí, Rosa, por amor al prójimo y por amor a nosotros mismos.

      Tú con tu mail has sido una caricia de Dios para mi alma hoy, regalándome ese poema que ya le reenvié a alguien que se que lo necesita. Y ahora cuando abra mi correo y me encuentre con otra poesía, me encontraré con mi Dios de nuevo a través de tu amoroso gesto. Esa es mi idea y mi vivencia de Dios, muy alejada de todo lo que hacen ciertas personas que yerran el camino y a quienes el Dios en el que creo ama y perdona, como lo hace conmigo y mis miserias, porque no somos perfectos.

      Gracias por volver y por los poemas, por tu honestidad y tus opiniones, que, como le dije a Temu, suman, Rosa.

      Un petó i bona nit!

      Fer

      Eliminar
  12. Hola cariño!!!
    Ayer no pudo ser, pero de hoy no pasa que te diga...gracias!! gracias por tu entrada anterior, por mencionarme, por escribir como lo haces, desde el corazón,utilizando la palabra para expresar sentimientos, para unir voluntades, por acercarnos más a ti en cada nueva entrada, me siento alagada y muy contenta por conocerte y te tengo que dar las gracias por tu paciencia conmigo, también, jejeje!!!.

    Yo soy católica, aunque no creo en esta Iglesia y en quienes la componen, creo que es deformación profesional, he visto "cosas" que me han ido quitando esa ideología que tenía de niña, los sacerdotes son emisarios de Dios en la Tierra y su palabra es la palabra de Dios y todo eso..., lo siento nos personas y todos tienen defectos humanos, pero no me gusta los que se dan golpes de pecho, por delante y luego...en fin, yo creo, eso sí y tengo Fe, y creo en las personas en general y tengo confianza en ellas, aunque hoy en día andamos en la cuerda floja.
    Es verdad que en la Biblia hay muchas historias buenas para leer y pueden servir de referente hoy.

    Por cierto qué guapo tu padre!!!! y tus abuelas como todas, son entrañables.
    Yo creo que nunca me he quedado sin habla, bueno si no he hablado a veces ha sido por no meter la pata y decir alguna barbaridad o por no hacer daño a alguien, en esos casos intento contenerme y por supuesto por mi timidez.

    Te vienes a España???? anda ven...en Alicante se celebran las Hogueras de S. Juan, declaradas de interés turístico internacional y son maravillosas, las bandas de música, los monumentos de cartón piedra que luego son los que arden,los pasacalles, las barracas, ese olor a pólvora de los trabucos,los fuegos artificiales...tienes que venir sin duda, te invito cariño!!!!! (bueno, pero de dinero mejor no hablamos, que el euro da miedo sólo mencionarlo,jaja).

    Me alegro de haber pasado un ratito contigo y perdona mi tardanza.
    Un enorme abrazo cariño!!!

    ResponderEliminar
  13. Querida Estrella: en mi respuesta al segundo comentario de Rosa, justo arriba del tuyo, va mi opinión personal y subjetiva de lo que pienso y siento acerca de la Iglesia de la cual formo parte. E insisto en que respeto las opiniones de todos porque cada cual te cuenta del baile de acuerdo a cómo le ha ido.

    Volver a España está en mis sueños, ya he estado allí una vez y no me alcanzó el tiempo ni el dinero para visitar los pueblos natales de mis ancestros. Por ahora, no tenemos la libertad de comprar moneda extranjera suficiente para viajar y el euro está por encima del dólar, cuando sabemos que desde las tarifas aéreas hasta las hoteleras, todo está dolarizado en materia de turismo internacional en la Argentina.

    Pareciera que entre los ciudadanos comunes viajar se ha convertido en traición a la patria, porque implica ahorrar en moneda extranjera y desvalorizar el peso, aún cuando se haga a base de trabajo honrado.

    Mientras tanto nuestros funcionarios se la pasan viajando de aquí para allá, especialmente al exterior, y somos nostros quienes solventamos sus viajes todos los feriados largos y puentes, mientras que aquí nos quedamos sacando el agua de las tormentas sin que ninguno de ellos nos venga a socorrer en el momento en que más lo necesitamos. Así está la cosa...

    Pero nadie le pone un cepo a mis sueños.

    Gracias a tí, Estrella, porque con tu amabilidad y presencia me haces cruzar el charco y viajar a través de la blogosfera y eso me colma de felicidad. Te digo más: cada gesto de cariño que dejas aquí es un gesto de lo más cristiano y divino.

    Un cariño grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá algún día tu sueño se cumpla y puedas venir Fer, y puedas conocer la tierra de tus abuelos, pero después vente para Alicante que aquí te espero, eh!!

      Como tú, respeto la opinión de los demás,lógicamente hablo de mi experiencia personal, sé que hay personas, religiosas y laicas que ayudan y promueven el servicio hacia los necesitados,pero quería recalcar a algunas personas que hicieron votos de humildad, de pobreza y no lo cumplen (hablo de las que personalmente conozco), no quiero generalizar pues no sería justo.
      Quiero creer que mi fe es inamovible y que a pesar de lo que he visto,sigo confiando en Él y en las personas, pero creo que es más debido a mi carácter conciliador y optimista, en fin, que no quisiera haberte molestado, ante todo mi respeto hacia ti cariño, y aunque sé que no te has enfadado, sentí que tenía que decirte todo esto.

      Y quiero darte las gracias por tus últimas palabras, eres un cielo, lleno de amor y espero que todo te vaya bien de verdad.

      Cómo está tu casa?? te, os habéis recuperado de las inundaciones??
      Un enorme y cálido abrazo!!!!
      PD. No lo creerás pero me quedo con ganas de seguir hablando contigo, jaja,en otra ocasión seguimos!!

      Eliminar
    2. Me apunto a Alicante también, por supuesto, Estrella!

      No me has molestado en lo más mínimo: estos temas dan para debatir, no hay por qué ofenderse por tener diferentes puntos de vista. Eso enriquece al alma también.

      Casa está bien, en órden: gracias por tanta empatía, cordialidad y simpatía auténticas.

      Un beso enorme!!!

      Fer

      Eliminar
  14. Como tu amiga Julia, ya no creo en el Dios del catecismo, aunque en la adolescencia sí fui muy religiosa y practicante, por desesperación, soledad y desamparo interior. Fue mi escudo en esos años difíciles de empezar a ser mujer.
    Del Antiguo Testamento no pasé del Génesis y los Evangelios lo leí salpicadamente. Coincido que hay historias fabulosas, pero me atrapa más la mitología griega. Tampoco tengo bien claro en qué creo, en mi profesión la mayoría apunta a la reencarnación, al karma, cosas que me dejan totalmente fría.
    En lo que sí creo es en esta vida, la única que conozco y por la que transito.
    A veces un poco a los tropezones, pero siempre en una búsqueda interna, en un profundizar en mí y en el ser humano, para encontrar respuestas mejores de las que damos, para aprender de las experiencias y que el dolor no sea inútil.
    Soy una idealista perdida y es de las pocas cosas de las que me enorgullezco, tener una parte aún inocente y positiva, que le hace siempre frente a la otra, a la oscura que pugna por tomar la supremacía.
    Las religiones ya no me complican la vida, bastante secuelas me dejaron con tanta prohibición, pecado y fuego eterno.
    Esa es mi humilde creencia, mi forma de vida, y respeto profundamente a los que tienen otras. Pero no puedo creer en una iglesia hipócrita que de espiritual no tiene nada, y cuya cúpula de cardenales obesos lo único que quieren es seguir manteniendo el poder y del espírutu de Cristo a la mayoría no le ha quedado mucho.
    Como en esta forma de compartir nos vamos conociendo, estas son mis opiniones sobre parte del tema que planteaste.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuerte opinión, Mirella. Gracias por tu honestidad. Destila algo de odio me parece, lo cual es enetendible si la pasaste mal y es además una pena, ya que hace que tu lectura de mi reflexión de un pasaje Bíblico entrelazado con mi autobiografía, a la cual hasta le puse buena onda y humor para desacralizarlo, y mi apreciación de un libro sagrado más que considero vale la pena profundizar antes de juzgar mal, se convierta en una condena a una institución humana de la cual se admiten errores desde su propio seno. Yo misma lo digo en la entrada y parece que no lo han leído varios.

      Se generaliza demasiado sobre todo, y mucho más sobre la Iglesia, creo yo, de la cual me siento parte y no me considero ni obesa ni hipócrita, como tampoco creo que pueda acusarse de lo mismo a todos los miembros ni de su cúpula ni mucho menos de su base, y hablo con conocimiento de causa. Pero respeto tu opinión y acordamos en el desacuerdo esta vez.

      Un fuerte abrazo desde el amor que une y no el odio que separa!

      Fer

      Eliminar
    2. Fer, me parece que no me entendiste, no trato de hipócritas y obesos a todos los creyentes -y menos a vos- sino a esa pequeña cúpula que sí lo ha demostrado y que salió en los diarios y en los medios.
      Si leeés atentamente mi respuesta no destila odio, no sé odiar.
      Sólo emití una opinión. Aclaré que respeto a todas las religiones y lo que te compartí, bastante personal, fue desde el afecto.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Entiendo que el tema de La Biblia se asocia inmediatamente con la Iglesia y el catolicismo y eso produce urticaria, mi querida y respetada Mirella, y está bien, no pasa nada. Mi reflexión simplemente no iba por ahí, sino que apuntaba a la riqueza de ese libro para nosotros como seres imperfectos y para nuestro bagaje cultural judeo-cristiano, todo un baluarte, en mi modestísima opinión, a pesar de tener su lado oscuro, como todo.

      En los diarios, que yo leo también, sale la basura de la Iglesia, no toda la pila de buenas y anónimas acciones que hacen grandes y chicos, gordos y flacos, todos los días, totalmente gratis, pero ese es otro cantar. A mí también me repugna la pedofilia, el abuso de poder, la ostentación y la corrupción en la Iglesia: la detesto y quisiera que se haga cierto lo que dijo Francisco el Papa: que tengamos de una vez una Iglesia pobre y para los pobres. Y limpia.

      Tu opinión vale, Mirella, la respeto, la valoro muchísimo y se de tu afecto, entendí que no es a mí a quien odiás, y se me fue la mano con la palabra "odio" en este mes en el que la tengo con las palabras. Así que disculpá el exabrupto a boca de jarro.

      Un beso grande y gracias por la aclaración!

      Eliminar
  15. Bonito post, Fer, bonito en lo que hablas de la Biblia y lo que cuentas aparte de ella. Te he leido con interés.
    Yo sí que he leído la Biblia entera y me gusta mucho el antiguo testamento, el apocalipsis me atrae por lo cerca que se está poniendo en lo que nos está pasando en el mundo, y lo que más el éxodo que me ha servido como referencia para después estudiar todo el conglomerado del pueblo judío y sus visicitudes. El nuevo testamento tiene parábolas preciosas y una epístola que no sé si es de Juan en la que habla de que por muy buenos y honrados que seamos, sin AMOR no somos nada. Es muy bonita y es como yo puedo entender la religión y no de otra manera.
    Te mando un gran beso. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola mía, por haber dado en el clavo y, como diría Krapp, dejármela servida en bandeja. Fíjate que he empleado dos expresiones idiomáticas españolas de lo más comunes que vienen de La Biblia, porque más allá de todo debate que se ha planteado aquí en los comentarios por falta de apreciación lectora y prejuicio puro, y como una disgresión a la esencia de lo que escribí, es un libro bellísimo que toda persona que se considera buena lectora debería leer.

      Las epístolas de Juan, quien, repito, es el Evangelista de mayor vuelo poético y lírico de toda La Biblia, son bellísimas: hablan del amor puro, la esencia del Dios en el que creo. Y las parábolas son de un valor literario fantástico: ricas en imágenes y en niveles de lectura, absolutamente movilizantes, aleccionadoras y atemporales.

      Para notar esto mismo que tú sí notas, hace falta tener la capacidad de una profunda apreciación literaria librada de todo prejuicio y ser verdaderamente culto, en la mejor acepción del término, no simplemente un intelectual, o peor aún, un pseudo intelectual con humos, sino culto como tú eres culta, porque has cultivado sabiduría de tantas lecturas con una mente abierta y receptiva a lo largo de tus fecundos días. Sólo así se puede apreciar ese valor.

      Y creo que la epístola a la cual te refieres es precisamente la que escogí para que fuese leída el día de mi casamiento por Iglesia. La leyó mi hermana menor, con una voz temblorosa y a punto de quebrarse, y cada palabra tenía un sentido muy hondo para mi esposo y para mí ese día, en el que no nos casamos por Iglesia para vestirnos bonitos y cumplir con la obligación social, sino que lo hicimos con absoluta convicción y fe, y también cierta oposición de algunos miembros de la familia. Escuchar ese palabra fue como que se hablara a boca de jarro en lo que suele ser en muchos casos una fantochada sin ningún asidero. No fue nuestro caso, gracias a Dios. Fue una ceremonia hermosa justamente por eso: no por las flores que hay que pagar un ojo de la cara, ni por mi vestido, ni por su traje, sino por la Palabra que embelleció aquella fiesta y habló por nosotros a aquellos que no estaban tan felices como nosotros lo estábamos.

      Esa epístola es la Carta de San Pablo a los Corintios, 13:1 y dice así:

      "Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

      Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de mover montañas, si no tengo amor, no soy nada.

      Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

      El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece,

      no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,

      no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

      El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

      Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá. Pero el amor no pasará jamás."

      Gracias, Lola querida, por recordarme esto.

      Un beso enorme!!!

      Fer

      Eliminar
  16. Hace mucho que no frecuento la Biblia. La edición que tenía la perdí el día de mi boda en 1994. La había utilizado para leer durante la ceremonia uno de los poemas de El cantar de los cantares en el diálogo entre el esposo y la esposa.

    Mi formación es católica y la Biblia formó parte de mi educación e incluso hice cursos bíblicos cuando estaba en la universidad para adentrarme con más criterio en el libro de los libros.

    Quiera o no, este libro es esencial en mi evolución personal. Sin embargo, sé que ahora los muchachos que crecen lo hacen sin ese soporte de historias, mitos y fábulas que la constituyen, lo que les hace totalmente ignorantes sobre el significado de la cultura religiosa en nuestra historia, sobre el sentido de las catedrales, de nuestras celebraciones totalmente basadas en el ciclo religioso...

    No me importa, por eso que mi hija pequeña reciba un plus de religión en su escuela... Para ella es una novedad porque tuvo una educación laica hasta que se cambió de colegio este año. A mí en principio no me gusta, pero considero que será un aporte importante para conocer la presencia de la religión en nuestra historia. Una cosa por la otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, pero creo que más allá de toda connotación religiosa, es un libro bellísimo, lleno de historias deliciosamente humanas con ese toque de realismo mágico si lo miras desde un punto de vista ateo o agnóstico, como apuntó Julia, y es digna de ser leída por ser un baluarte de nuestra cultura e idiosincrasia judeo-cristianas.

      Mi hija pequeña, de diez, sí lee muchos mitos, fábulas y leyendas en su colegio parroquial, aunque no demasiado La Biblia, y le encantan. Yo estoy encantada de releer toda esa riqueza con ella e iluminársela en lo que puedo.

      Gracias por tu visita: por fin te has repuesto de tu caminata mística...

      Veremos si has contestando a mis insistentes sugerencias de que publiques tu libro, para, entre otros motivos, darme una buena excusa de ir a España a su presentación.

      Un beso!

      Fer

      Eliminar
  17. Bueno, no dices nada, la Biblia. Es que se trata de un compendio de tantas cosas, de tantas ideas...Tiene poesía dulcísima (el cantar de los cantares) proverbios con mucha miga, otras partes se apuntan a la reflexión casi nihilista (eclesiastes)y para colmo el apocalipsis, de una fuerza simbólica tremenda.
    La cuestión es que se le puede tomar como gran libro, como recopilación de textos históricos y como espejo y sello de una fe...
    Otra cosas distinta es quien le toma como modelo de conducta derivado de los dogmas religiosos. Razón por la cual la llevan bajo el brazo, y sino incrustada muy adentro.
    Decía Jesus Aguirre "soy practicante no creyente". Siempre me ha impresionado esa frase, que resume muchas cosas.
    Muy interesante lo de Zacarías, aunque me cuesta imaginarte a ti muda, la verdad.
    Y para terminar Rosa Montero. Que bien habla y que bien se explica. He tenido oportunidad de asistir a dos encuentros literarios en los que participaba y fue un auténtico placer. Una lástima que sea inversamente proporcional a su obra literaria, que siempre me ha producido una tremenda decepción. Es un auténtioco misterio que ni yo mismo se resolver. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú tampoco dices nada, ¿eh?

      Todos esos libros son fabulosos. Los Salmos los tengo subrayados para decírmelos en tiempos duros: "El cántico de David", tanto más potente que las afirmaciones positivas de Louise Hay, un plagio posmoderno de los Salmos, algo así como lo canto, soberbio y sanador:

      "Yo te amo Señor, mi fortaleza, mi roca, mi baluarte, mi salvador.
      Eres la piedra en que me amparo, mi escudo y mi defensa, mi salvación.

      En el templo se escuchó mi voz, clamé por Tí en mi angustia.
      Estrechaste tu mano y no caí,
      Tu poder del enemigo me libró..."

      ¡Tan reconfortante! Vitaminas para el alma en las oscuras quebradas.

      Yo diría que soy creyente y no practicante, de ahí mi culpa, por eso lo que dice este señor Aguirre, a quien no conozco, es maravilloso. Encarnar y hacer el Bien sin adscribir a ningún dogma, movido por tu Ser: ¡encomiable!

      Julia me había recomendado el último libro de la Montero y estaba tentada, porque es sobre el duelo que va procesando luego de quedar viuda, creo, pero ahora tu opinión me hace dudar. Me encanta escucharla a mí también y por el momento lo seguiré haciendo y disfrutándola en televisión argentina, ya que no hay mucho tiempo para leer. Luego, en vacaciones, veré.

      Gracias, Víctor querido, por pasar y aportar tanto, como siempre.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  18. Querida Fer, antes que nada, excelente entrada.
    Soy uno de los tantos que no ha leído la biblia, pero tengo la certeza que no ha sobrevivido por el sólo hecho que se supone fue escrita por los apóstoles. Debo confesarte que por mi desconocimiento tuve/tengo la idea que se trata de una especie de manual del hacer, en el cual se condenan a todos los que no obran de acuerdo a los mandatos cristianos. Tipos de comentarios como el tuyo me animan a aventurarme a esa lectura, aunque aún estoy tomando carrera.
    Sin saber nada, supongo que todas las religiones propenden a que el ser humano sea feliz, y para ello el único camino parece ser obrar bien, por lo cual, justamente, promueven las buienas acciones.
    Recuerdo el primer mandamioento que dice "Amar a Dios sobre todas las cosas", lo interpreto como una forma metafórica de decir que el amor/esperanza debe ser puesta en lo trascendente.
    Repito, interpreto que las religiones tratan -aunque en una forma un tanto rebuscada para mi gusto- que seamos felices y así deberían interpretarse. A un Dios sabio y misericordioso nada le importaría ser venerado, a no ser que venerarlo sea una forma en que los fieles se hacen bien a sí mismos.
    Rspecto a tu fe, miedosa o no, -creo que eso no tiene importancia-, es un don con el que has sido bendecida.
    Besos & abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, pibe!!! Volviste!!! Cómo te extrañaba!!!

      Gracias, amigazo.

      No, amigo, no: La Biblia no es simplemente un manual de instrucciones para ser buenito, créeme. Leéte algo, un poco, y vas a ver. Dale una chance como se la das a Osho, que me gusta también, pero hacelo con una mente abierta y vas a ver, en serio te lo digo.

      Dios es nosotros, sos vos y yo, vive en nosotros, somos un soplo de Dios, según entiendo: por eso es lo primero que tendríamos que amar.

      Y esas tablas de los mandamientos se le rompieron a Moisés y vino el Barba con otras ideas: "Ámense los unos a los otros." ¿NO ESTÁ BUENO? Muy pacifista, muy hippie. Venerar a Dios no es chupar cirios ni obedecer, si no mirá lo que hicieron los personajes Bíblicos y te vas a dar cuenta. Es amarnos a nosotros mismos y a los demás a pesar de nuestras fallas.

      Besos y me alegro de tenerte en casa!

      Fer

      Eliminar
  19. Hola Fer, entre los siete u ocho años mi padre nos regalo la Biblia para niños, uno de sus mejores regalos, aprendí y me fuí formando con aquel mundo tan amplio. Viviamos en Canarias muy distinto a la peninsula, la leí y releí muchisimas veces, recuerdo que podías ir a una tiendecita donde cambiabas la novela por otra por muy poquito dinero y mi pasión se encauzó a leer la vida de muchos santos, eran como fotonovelas, por explicarme un poco, pero dando vida e imagen a muchas cosas que yo deseaba conocer por la curiosidad que la Biblia me transmitia, recuerdo y tengo malísima memoria que un franciscano ...no sé su habito era blanco, le habían metido injustamente en una habitación con tan solo una ventana de rejas, bien cuando iban a sacarle para ajusticiarle no estaba, y cuando se fueron por no encontrarle , lo único que había ocurrido es que por esos barrotes entró mucha luz y no le vieron pues él tan solo estaba contra la pared, debajo de esa ventana, orando y confiando.

    Más tarde conocí al Padre Damián, un cura que fue a unas islas a curar, cuidar, amar a leprosos, tan solo él y su fé, duro muchos años sin contagiarse, por su puesto murió alli y leproso. Yo le admiraba y le sigo admirando.

    Yo creo en el angel de la guarda, yo creo que vela por nosotros y creo de una manera muy simple y llana en las narraciones de la Biblia, CREO EN MI SENTIR, no estoy sola siempre me acompaña y a mis hijos y a todo aquel que deja libre su corazón más que la mente análitica que a veces tantas cosas destructivas crea.

    Fer , tu estado de misticismo arropa mi sentir, ¡imagina¡ no me siento ni ignorante a tu lado, me siento hermana tuya y de todos.
    ¿Son, o , no estos milagros?

    Fer, no sé ni como he llegado a hacer este tipo de comentario, me deje llevar, despues de leerte y afloraron mis confesiones...
    igual tu lo sabes interpretar, igual no...da igual, EL sí sabe.


    Besos muchos y fuertes ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te interpreto perfectamente, hermana del alma, Tramos, y valoro todo lo mucho que tienes a bien compartir conmigo, ya que nutre y enriquece, no sólo a mí: a muchos.

      La vida de los santos me apasiona a mí también, no tanto por aquello que los ha llevado a ser santos, sino por su humanidad: hay lecciones descomunales para aprender de esas vidas y espejos de la nuestra en ellas por todos lados.

      Yo me siento igual que tú, querida hermana del alma: creyente en mi sentir, desconfiada de la mente analítica y hemana de todos y tuya. No es milagro: ¡es la fe, que hasta montañas mueve!

      Gracias por caminar de mi mano en este camino intenso que siento que vamos andando juntas♥♥♥.

      (Ha salido el truquillo de los corazones por fin: gracias por educarme en regalar corazones, que tanta falta hace regalarlos en estos tiempos que corren...)

      Besos miles y abrazos de hermandad pura, Tramos querida ;)!

      Fer

      Eliminar
  20. para serte sincero no lei toda la entrada. entré porque leí que el papa te respondió una carta y te felicito sinceramente. soy argentino y estoy en un grupo catolico que organiza retiros. lo que decis de "una fe que solamente existe ante la necesidad" (con otras palabras) es muy común al igual que "soy catolico pero no voy a misa", te diria que trates de poner tu fe en practica, tanto en esas dos cosas como en tantas otras mas "practicas" (salir a la calle, etc.).
    con respecto a la tematica de la entrada, creo que la biblia nunca se va a desactualizar, podes agarrar la biblia hoy, luego de mas de 2000 años de escrita y entenderla y aplicarla perfectamente, salvando el lenguaje, a la vida de diaria de tapa a contratapa.
    te felicito por haber creado un espacio para evangelizar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Pablo, yo soy María PAZ, así, con mayúsculas, desde ayer nomás, porque así vino escrito en la carta que me envió Su Santidad. Te cuento que desde que escribí esta reflexión, pasó mucha agua bajo el puente, Pablo. Pimero me sequé, después me inundé el 2 de abril, y entonces me convertí, Pablo, vos me entendés en esa también... Y entonces lo escuché y lo vi clarísimo a Francisco, un Cristo vivo para mí, un hombre que me pide que rece por él y que sé que además él reza por mí y los míos y por nuestro país. Y salí, Pablo, salí a la calle a hacer lío, me fui al hospital el viernes a llevarle a Jesús a los abuelitos, y vibro, y estoy muy feliz de hacerlo, Pablo.

      La verdad te digo, Pablo, que yo no creé este espacio para evangelizar, fue Dios que me eligió para hacerlo, yo no quería, tenía miedo. Y ahora cada vez me animo un poco más. Sigo sin ir todos los domingos a Misa, porque soy mamá de dos hijos en edad escolar y tengo padres, suegros, sobrinos, hermana, cuñados y mucha gente que quiero visitar los fines de semana, y a veces no me da el tiempo, porque además de trabajar en casa, salgo afuera dos veces por semana. Pero yo sé que Dios no se enoja por eso: mi Misa la hago compartiendo el pan todos los días y cuando nos reunimos en familia con amor en cualquier lugar.

      Ahora, ¿te puedo dar un consejo yo, sin que te me enojes, Pablo Santo? Intentá dejar de esconderte detrás de un ídolo falso como Kiss en el futuro y mostrá tu bello rostro Cristiano al mundo, y desde ahí salí a evangelizar conmigo: ¿qué te parece, Pablo?

      Gracias!!!

      Te mando un beso grande y te espero de vuelta porque sigo evangelizando, aunque trato de ser respetuosa con todos los que me leen, ya que la mayoría no entiende y no me quiero quedar sola.

      Fe(r) ;)!

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."