lunes, 13 de mayo de 2013

De mi uso de la lengua de Cervantes, de Shakespeare y de las mal llamadas malas palabras (No apta para puristas y pacatos)





 No puedo no seguir con la palabra en este mes de mayo, mes del aniversario de la Revolución de 1810, en la cual un puñado de patriotas, incluidos algunos españoles cojonudos afincados en el Virreinato del Río de la Plata, decidieron dejar de ser una colonia y comenzar a transitar el camino hacia la constitución de una nación independiente y soberana. Una utopía idílica, vista desde la aldea global que hoy conformamos, sobre la cual aprendí de chica, en mi paso por la escuela, con admiración por aquellos hombres de mayo, mientras coloreaba el cabildo que me dibujaba mi viejo en casa y que yo hacía lucir prolijito, bien pintadito y cuidado, como dejó de estarlo por décadas, y al pueblo reunido frente a él bajo un cielo gris y lluvioso y sus paraguas multicolores, aunque más tarde nos dijeron que los paraguas son en verdad una extrapolación. El pueblo, entonces, tal como hoy, estaba parado fuera de sus lugares de representatividad y excluido de las decisiones políticas trascendentes, gritando a viva voz:  -¡Queremos saber de qué se trata!




 Allí fue cuando se empezó a cocinar el guiso que terminó siendo la lengua de mi ciudad, "que tiene un puerrto en la puerrta", como dice la canción que fue himno en tiempos de la dictadura, y que se conoce como español rioplatense, sobre la cual se dicen y se escriben muchas cosas. Acá va una más. 

 Los españoles bien educados que hablaban y escribían con bella caligrafía la hermosa lengua de Cervantes en tiempos del Virreinato se sintieron fuertemente atraídos por esas morochas pulposas y fogosas, las criollas, con quienes se revolcaron y trajeron hijos al mundo. De las bocas de esos críos salió una lengua remixada, mezcla de criollo y español de pura cepa, que es lo que mayormente seguimos empleando para comunicarnos, con algunos otros condimentos que se fueron agregando con el correr del tiempo: los aportes de los inmigrantes que se vinieron en barco de España y de Italia mayoritariamente, y de algunos otros lados, casi un siglo después, más el fruto de la idiosincrasia que moldeamos a fuerza de taango, lunfarrdo, fúlbo, "el eco de una queja de un triste bandoneón", mosscato, pissa y fainá, más una buena dosis de guarangada orillera. En otras provincias argentinas, el cocido es diferente, con tonadas diversas y entradoras, otros colores y modismos, ya que somos un país muy grande. Y en otras latitudes de Latinoamérica se jactan de hacer uso de una variedad del español más pura, más cercana al español ibérico, más correcta y rica. Y tal vez tengan razón. A mí me pega como algo más híbrido y neutro, aunque con una cadencia musical muy dulce, pero me gusta el cocoliche nuestro, me parece que desde su nombre hasta su sabor, picantón y sabrosón como el chori con chimichurri, nada tiene que envidiarle al español que se habla en Colombia, Méjico o Venezuela, pero todo va en gustos.

 Alguien alguna vez observó que cuando escribo parece que lo hiciera para una audiencia foránea. Tal vez es un esfuerzo que parte de lo que sucede en este blog: a pesar de tener mayoría de visitantes argentinos a diario, hay una amplia mayoría de seguidores y activos comentadores españoles, mientras que argentinos comentadores hay pocos pero buenos: cosa muy argentina por cierto. Y en la comunicación intento ser empática, por eso es que suelo escribir empleando una variedad algo españolizada si se quiere de mi lengua, haciendo uso del Pretérito Perfecto Compuesto, por ejemplo, tal como lo hago en mi uso del inglés británico, el tan odiado por mis alumnos "Present Perfect Tense", que los yanquis prácticamente no emplean por su practicidad, optando por el mucho más simple y "user-friendly" " Simple Past Tense", para horror de mis colegas puristas y anglófilas
                                      
 Hago uso imperfecto del respingado Pretérito Perfecto Compuesto cuando escribo aunque no en mi oralidad cotidiana, y hasta creo que es posible que haya cierto grado de influencia del uso que hago de su equivalente en el  inglés que hablo, escribo, escucho, leo, enseño y amo. Además habrán notado que contesto los comentarios haciéndome la gallega con los gallegos y me despacho en porteño con los locales. Es porque el español ibérico y el galego propiamente dicho lo escuché mucho de chica, dado que las viejas de mi familia hablaban a media lengua, aunque cuando no querían ser entendidas por los más gurrumines, lo hacían en gallego puro, así que algo de eso pesco. Me sale bastante bien la galleguita y la actúo en casa para hacer reír a mis hijos, que no tuvieron la suerte de conocer a esas viejas entrañables que viven en mí.

 A pesar de no ser jamás comprendida por mis abuelos gallegos de Galicia, y asturianos, digámoslo con propiedad, y anglófobos, al devenir adolescente en los ochenta, me enamoré del inglés, que sonaba en todas las radios, y que inicialmente me entró por la oreja. Y me salía bien imitarlo, aunque no sabía ni jota antes de empezar a estudiarlo recién a los doce años y por Motus propio. Escuchaba canciones y las aprendía a cantar por fonética, sin entender una palabra de lo que decían. Para mí, "Staying Alive" por los Bee Gees, un hitazo de los setenta, era algo así como :

"Wiki to the shiki to neima uare shikiton,
Ssstein alaiv, ssstein alaiv..."

 Me llevó años de estudio llegar a descifrar lo que dice y cómo se pronuncia correcta y fluidamente eso en la lengua de Shakespeare que los yanquis remixaron a su modo, también bastante denostado por los puristas británicos, y confieso que todavía me gusta canturrear esa parte del estribillo como de pebeta, aunque ahora sé muy bien que dice así:

"Feel the city breakin' and everybody shakin',
And we're stayin' alive, stayin' alive..."


       






 Entré al profesorado de inglés público, examen de ingreso mediante, y me torturaron con Fonética y Práctica de Laboratorio desde el vamos. Ahí tuve que empezar a aprender otro híbrido, lo que se conoce como RP ("Received Pronunciation"), una variedad del inglés británico que sólo habla la familia real inglesa y la BBC de Londres. Tenía de profesor a un gordo fanfarrón que hablaba inglés como si hubiese nacido en Londres, pero el muy hijo de puta era de Lomas de Zamora. Y nos hacía penar pasando banco por banco con una hoja de carpeta Rivadavia suspendida de su enorme mano, una de las gruesas, no de las "eco-friendly" de hoy, para ver si volaba mientras nos matábamos soplando las consonantes explosivas ("plosives"): "p" "b" y "k". Y si no volaba el papel frente a tu boca, "out you went", y a otra cosa mariposa. En la primera prueba de lectura en voz alta a primera vista (first sight reading), a la pobre chica que pasó adelante mío en la larga lista del primer año del profesorado estatal de mayor calidad educativa de toda América del Sur entonces, donde en principio éramos sólo un número que había que reducir, ese gordo hijo de una buena madre le dijo a bocajarro que mejor se dedicara a otra cosa, que se buscara un trabajito en algún negocio, porque además de tener pésima pronunciación y paladar ojival, era muy petisa para ser profesora. Mis piernas, que no alcanzaban el piso por mi modesta estatura de un metro con cincuenta y seis centímetros, se alargaron de repente y empezaron a taladrarlo en un espasmo nervioso irrefrenable. Me llegó el turno, escondí las manos debajo del pupitre que temblaban descontroladas como mis pies, y leí en voz alta, pero a mí me perdonó la vida y me dijo que tenía "cierto" potencial, muy inglés en su "understatement", la implicancia que se lee entre líneas tan paspada, socarrona e inglesa. Me terminó poniendo un 9 en el final el muy turro, un  23 de diciembre sofocante, que consistió en repetir como un loro, pero bien sonada y explotada, teoría de un libro espantosamente técnico del que había que aprenderse inútilmente cómo había que poner la lengua dentro de la cavidad bucal para pronunciar la "dark l",  la "schwa", el "glottal stop" y otras delicadezas. Mi fuerte en el inglés es sin dudas lo fonológico gracias a ese hijo de mil putas y los que vinieron después, que me la hicieron parir pero me sacaron buena, y gracias, sobre todo, a los genes de mi abuelo paterno español, mi abuelo Jesús, que vivió varios años en Nueva York después de haber pasado otros tantos en Cuba, un Habanero, como le llamaban en Viveiro cuando volvió hecho un dandy, que laburó de camarero, barman y finalmente maître en buenos restaurantes, bares y hoteles, según me cuenta mi viejo. Un tipo de mundo que fue autodidacta en su adquisición del inglés americano, hablado y escrito, y de quien creo haber heredado la facilidad y el gusto por el idioma.

 Ese abuelo, a quien le llamaban Johnny en New York, por Walker, y porque Jesús no les sale ni a gancho a los yanquis, los cagaba a puteadas a mi viejo y a mis tíos en inglés, así es que a putear aprendí desde chiquita en las tres lenguas, galego, español rioplatense e inglés. Parece que era bastante más correcto que yo mi abuelo Jesús, porque no les decía "Son of a bitch" cuando se mandaban alguna cagada mayúscula, sino su versión eufemística "Son of a gun". Y aquí llegamos a las malas palabras, todo un deleite para mí.

 Confieso que soy de la puteada fácil, como tantos porteños, pero la puteada justificada, enfática y bien colocada, la que suma al mensaje semánticamente y le da pleno sentido, expresividad y color. No como los adolescentes que abandonaron su nombre de pila y se llaman todos "boludo": 

-Che, bludo, qué assé, bludo

 No, así no. Para mí un boludo es un tipo que me tira el auto encima cuando estoy cruzando la calle por la esquina, como se debe, a la vuelta del cole con mi hija de un brazo y su mochila, que pesa más que ella, del otro. A ese le profiero un fuerte y claro -"¡BBOOLÚDO!", cuando en verdad es un reverendo pelotudo, porque "pelottúdo", como decía el Negro Fontanarrosa, tiene más fuerza por la "t", o bien se trata de un reverendo hijo de puta, porque puede matarnos mientras dobla con el celular en una mano, el volante en la otra y el pucho en la boca a toda velocidad, aunque la madre que lo parió no tiene ninguna culpa de que maneje para el carajo..


 Coger, lo que para los españoles que me leen es follar, no me parece ninguna mala palabra en el contexto apropiado, la intimidad amorosa, pero sí lo es cuando lo hacen los bancos o nuestros políticos con nosotros. Para nosotros los porteños, el "¡Kéeiiijo de puuta!" puede ser un insulto o un gran cumplido, como en el doble caso de mi primer profe de Phonetics. Es como decir "¡Qué genio, qué maestro!", por su impecable pronunciación, o bien ¡Qué mal parido!, por cortarle las alas a un ser que sólo quería volar bajito a fuerza de mucho aleteo. Lo decimos cuando Messi hace alguna de sus genialidades para el Barça o vistiendo la albiceleste y cada vez que vemos o revivimos el gol que Maradona le metió a los ingleses con la mano, revirtiendo en el imaginario colectivo el penoso resultado de una guerra absurda y el descarado afano de las Malvinas del imperialismo inglés que condeno pero del que además vivo, al menos del lingüístico, dado que enseño inglés, la lingua franca que aún hoy predomina en el mundo. También se le corea a los réferis en la cancha de fúlbo cuando cobran un penal que sólo vieron ellos en contra de nuestro equipo.

 Las verdaderas malas palabras son, en mi opinión y la de otros que saben mucho más que yo, las que parecen elegantes y correctas. "Son of a gun" es mucho peor que "Son of a bitch". Ser un hijo de puta es un accidente de la naturaleza, pero ser hijo de un arma de fuego (¿?) es un terrible agravio. Lo dijo el "troesma", genio, ídolo de Fontanarrosa, que se nos fue ya, pero está y estará siempre en nosotros, un gran humorista rosarino y argentino, colaborador de Les Luthiers, que jamás usan una de esas mal llamadas malas palabras para hacernos reír. Malas palabras son "arma de fuego", "guerra", "hambre", "pobreza", "corrupción", "vilolencia", y el sucio "lavado de dinero", aunque suene limpio hasta en quienes no son considerados "boca sucia", y muchas más por el estilo. Pero los dejo con el genio de Fontanarrosa para que dicte cátedra sobre el buen uso de las mal llamadas malas palabras, porque esto se hizo laargo como puteada de tarrtamudo, qué lo parió...


A boca de jarro

57 comentarios:

  1. Por aquí, o por acá,como dirían ustedes,no sé en qué parte de su extenso país exactamente, hijo de puta también e utiliza como insulto o crítica y como exclamación ante una heroicidad,según la mente de quien a siente así.
    :)
    A mí particularmente, me gusta mucho como habláis,creo que está bastante generalizado el gusto de los españoles por ese hablar dulce vuestro tan peculiar.

    Como siempre y en todo lugar,las lenguas desde su origen y a través del tiempo,varían dependiendo de las diferentes etapas históricas,colonizaciones,inmigraciones,etc
    La diversidad es una riqueza extraordinaria,un cóctel que a la larga es adaptado por los originarios del país y siempre,siempre,tiene sus curiosidades.

    Se dice que los españoles somos bastante reacios o mediocres a la hora de aprender idiomas,y creo que es cierto,tal vez o en parte por un sentido del ridículo innecesario,pero latente.
    Por suerte,cada vez se acerca más desde niños a los idiomas,comprendiendo,que es un billete necesario a la universalidad.
    Besos,guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá los finolis dicen "aquí", los demás decimos "acá". Igualmente aquí estamos "todos en el mismo bote" ("all in the same boat"), mi querida Marinel, como diría en mi clase de inglés, mientras que Discépolo diría:

      "Vivimos revolcaos
      en un merengue
      y en un mismo lodo
      todos manoseaos... (SOL, DO)"


      A mí me gusta mucho el sonido de la mayoría de los idiomas del mundo, salvo los muy guturales, duros y poco transparentes, quiero decir, poco entendibles para mis oídos, como el ruso, el chino, el japonés, el alemán inclusive, que, estoy segura, tienen su belleza, pero entiendo también que son lenguas muy difíciles de aprender para los hispanos porque, según la teoría del tronco común de todas las lenguas de Noam Chomsky, que también tuve que estudiar pero que me apasionó hacerlo, esos idiomas se desprenden de ramas que poco tienen que ver con las que dan origen a la nuestra.

      Inclusive el inglés ha incorporado a su gran base de palabras de origen celta y sajón, palabras cortas con más consonantes que vocales, muchas otras de origen latino durante la dominación de los romanos, de una densidad lexical pesada para el oído anglosajón, que los niñitos ingleses deben aprender en la escuela y las que ofrecen dificultad para ellos en extensión, ortografía y significado, debido a que no son las que conforman el rango de vocabulario que adquieren naturalmente y emplean en casa o en el patio de juegos.

      Por si te interesa el tema, te dejo un breve texto para que te deleites con este capo de la lingüística y pensador genial: Conceptos del lenguaje según Chomsky, slideshare.net.

      Para mis alumnos, en cambio, esas palabras que los anglosajones debieron aprender para entenderse con sus conquistadores romanos cuando tenían la manija de las islas son las que naturalmente no ofrecen dificultad alguna, pero debo advertirles sobre su uso, ya que suenan muy formales y académicos si las emplean en exceso o, por ejemplo, en su oralidad o escribiendo textos de un registro neutral o informal (un e-mail a un amigo o a un compañero de trabajo, por ejemplo).

      Yo debo ver videos de alumnos de diversas procedencias y lenguas madres hablando en inglés para evaluarlos como parte de mi entrenamiento como examinadora oral de inglés para la Universidad de Cambridge, y sí, es realmente notable el acento que arrastran los españoles al inglés. He escuchado a pocos que suenen bien en ese idioma desde el punto de vista fonológico. Un conocido ejemplo es Eduard Punset, hombre brillantE como pocos, que estudió y vivió muchos años en Estados Unidos y que habla muy fluida y correctamente, pero su pronunciación deja bastante que desear.

      De todas formas, les pasa igual a la gran mayoría de angloparlantes que intentan hablar el español correctamente, así que salimos empatados ahí.

      Besos y gracias por tu aporte, linda!
      (Muchos y muchas dicen "gordi" o "madre" o "mami", pero lo detesto)

      Fer

      Eliminar
  2. Keiiiijja de puuuu#@#%, que buen escritooooo!!!!! :)
    Me encanto, disfrute cada parrafo. Ademas, me trajo recuerdos del traductorado jaja! Siempre hay algun profesor/a asi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana, Oh!!! Yo no le agrego esos signos a las puteadas, pero sí que quedan simpáticos.

      ¡Qué bueno que la hayas disfrutado! Yo también lo hice escribiéndola: esa es la idea, ¿cierto?

      El traductorado... another ordeal, dear, I know!

      Hugs & kisses! ;)

      Fer

      Eliminar
  3. Me has hecho reír, con tus explicaciones Fer, y más allá de purismos y costumbrismos, lo realmente importante de ese código que es el lenguaje, es que sirva para hacernos entender. Y te aseguro, que eso, lo consigues sobradamente. También aquí el 'hijo de puta' se usa en ambas direcciones. Tanto puede ser un insulto, como todo lo contrario... en el segundo caso, es un modismo que poco a poco los andaluces nos han contagiado al resto. Pero también en catalán o gallego se utiliza en los dos sentidos.

    A mí, igual que a Marinel, me gusta mucho vuestra forma de expresaros y ese acento que gastáis me parece lo más!

    En fin! besos de una, que sabe hablar como tus abuelos de Viveiro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, qué bonito el galego, qué amoroso me resulta, música para mis oídos, cristalook!

      Supongo que tenemos bastante en común y las diferencias son coloridas y enriquecen en ambos lados del charco.

      ¡Qué gusto haberte hecho reír! Esa fue mi intención porque lo escribí a pura risa, ya que como dice esa canción que todos conocemos en español:

      "Es preferible
      reír que llorar..."

      Aunque tenemos, ustedes y nosotros, bastantes motivos de pena. Mejor es cambiar un poco de tema y capitalizar los tesoros que nadie nos puede devaluar ni recortar ;)

      Besos y mil gracias!

      Fer

      Eliminar
  4. También soy proclive a la puteada. Diría que nunca, o casi nunca, con fines ofensivos.
    Supongo que habrás notado me cuesta escribir con cierta corrección, y sostengo que es porque tengo demasiado incorporadas ciertas palabras o expresiones, que hasta se me ha olvidado la forma correcta de decir, o peor, la forma correcta para mí ha perdido significado. Recuerdo que en la última entrada describí a una mujer como "sensual y voluptuosa" para lo cual tuve que recurrir al diccionario de sinónimos. Lo que hubiese escrito naturalmente sería "tremenda yegua" y sé que además es mucho más gráfico, al menos para los rioplatenses, pero aún no estoy tan liberado.
    A la hora de putear me gusta Pinti. Tal vez abuse un poco, pero a mí me causa mucha gracia.
    Besos

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay una diferencia entre vos y yo, estimado Rick: vos decís "proclive", ¿te dás cuenta? Se te nota el estilo, la clase, hasta el jetra se te nota, pibe. No sos ningún guarro.

      Yo no veo que escribas sin corrección, sino con ella y unas cuántas más en tus fantasías eróticas, je, je...

      Hasta has hecho uso del Pretérito Perfecto Compuesto, que yo te lo pongo en voz pasiva, todo un artefacto de lujo que te trajiste de contrabando en la valija de España, ijoeunagran...

      Mientras yo acá pensaba que estabas sacando agua de tu casa a baldazo limpio, como quien escribe, o intentando salvar tu auto de perderse en las aguas de la fucking tormenta del 2 de abril, vos andabas de joda, en un coche o carro rentado, morfando jamón del mejor por la Península ibérica. VeRRRde de la envidia me pone...

      Está bien "recurrir" (¡mirate vos!)al mataburros para los sinónimos, que pa eso está. "Tremenda yegua" estaba muy bien, tremendo piropo para una porteña, no sé si para una gallega, pero te pasa como a mí: te comentan mayoría de españoles, y uno se esmera para no ser un guarango.

      Yo me liberé, así que agarrate Catalina o Catalino, viste, porque ahora todo tiene versión femenina en este íspa: ya viste el comentario último que te dejé por influencia de esta entrada que estaba saliendo...

      Pinti me va también, pero coincido, es muuuy zafado, aunque muy agudo y gracioso.

      Gracias por el aporte local y besote!!!

      Fer

      Eliminar
  5. Fer, yo también soy de las que revindico el uso de las "malas palabras", no hay cosa mas sabrosa que un taco bien dicho en su momento oportuno, de esos que en tantas ocasiones se nos presentan en la vida, para hacernos rabiar, o cuando la injusticia de las cosas, nos hace saltar del coraje.

    Un abrazo, amiga, siempre es enriquecedor leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María! Tú también me enriqueces: desconocía que "taco" era otra cosa que lo que detesto en mis zapatos a pesar de mi corta estatura y lo que se come en Méjico y aquí también, ya que cocino tacos a menudo en casa. Maravillosa la riqueza de nuestra bella lengua.

      Un abrazo fuerte!!!

      Fer

      Eliminar
  6. jaja menuda entrada Fer!!!
    Tan modosita que pareces y la de palabras "malsonantes" que conoces ¡¡y en varias lenguas además!! jajaja, como me he reído mientras leía.
    Como bien comenta Cristalook no sólo usamos el hijo de puta como insulto o exclamación de admiración, otra igual de versátil es "que cabrón".
    Acá creo que el vocablo más versátil que tenemos es collons (cojones) que dependiendo de la palabra que lo acompañe tiene un montón de interpretaciones, una de las más habituales es "va de collons" para decir que algo va muy bien.
    El profesor sería un "reverendo hijo . . . " (esto debe ser muy porteño) pero logró sacar lo mejor de tu fonética y segura que por tiempo que pase no lo vas a olvidar!!!
    Mi experiencia con el habla argentina es muy escasa, pero me encanta esa pronunciación un tanto cariñosa y almibarada. Tengo unos vecinos (deben ser argentinos light) pero para nada hablan como Messi, ni como Rícardo Darín, al que por cierto vi en una película argentina y alguna palabra no entendía pero no perdí el hilo de la película ;-). En resumen que si queremos nos entendemos y además si el interlocutor nos cae bien hasta somos capaces de terminar conversando con su mismo "deje" o acento.
    Buenas noches porteña i un petó,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me gusta "cabrón", Rosa! Cuando aplica, desde luego. Y "turro". Y no siento que sean vulgares, sino llenas de sentido.


      También desde pequeñita me hicieron reír mucho las escatológicas: culo, pedo, sorete, cagar, mear, etc. Aún hoy me dan mucha gracia. "Estar al pedo" aquí significa "no tener un huevo que freír", es decir, no tener nada que hacer y es light. "Ser un sorete" es ser una mala persona. Es fuerte.

      Cojones es el equivalente a nuestros "huevos" o "pelotas", bah, no los nuestros precisamente, sino los que llevan colgando los hombres. "¡Qué hincha pelotas!" o "¡Qué rompe huevos!" significan "¡Qué molesto!"

      Pero si dices que alguien tiene "huevos" o que "los tiene bien puestos", implica que es corajudo y valiente y es un cumplido.

      Messi pobrecito no habla nada, hay que dejarle jugar al fútbol y no pedirle más, me costó entenderlo pero al final, por el amor inmenso que le profesan los hombres de mi familia, lo logré. Y es cierto lo de Darín: no tiene buena ni clara dicción a pesar de ser un actor interesante en mi opinión.

      Buenas noches, catalana simpática y empática, y gracias por todo lo que regalas a diario, que se aprecia y mucho!!!

      Esto va de collons, lo estoy disfrutando mucho.

      Besote!

      Fer

      Eliminar
  7. Las malas palabras las uso ¡y a mucha honra!
    ¿Qué haríamos sin ellas, cómo enfatizaríamos ciertas frases? Además una buena puteada en el momento y en el lugar adecuado, te evita una gastritis.
    Me encantó como en tu post fuiste derivando desde el habla de 1810, los modismos que fuimos adquiriendo con el flujo de las inmigraciones, hasta las divertidas anécdotas de tus épocas de estudiante en el profesorado y las de tu abuelo "Johnny".
    Fer, con el final ¡te pasaste!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo puteo más ahora que me curé de la gastritis, así que tenés mucha razón. Hasta me animé a hacerlo público. Confieso que no te hacía de las que puteamos, pero es muy catártico en esta loca urbe rajarse una buena puteada cuando cuadra, que es más a menudo de lo deseable... Y se ahorra en psicólogos, que cobran caro.

      Gracias, amigaza!!!

      Yo te mando un beso, ¡qué joder! ;)

      Fer

      Eliminar
  8. Por el sentido peyorativo que para ustedes tiene la palabra procuro no usarla en internet, y puesto que una de sus acepciones normales en España es aprender, voy a hacer una excepción: Si en 55 años no he cogido el inglés ya no lo voy a coger.
    Pasé un buen rato con este relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Yako: ¡cuánto más me gusta tenerte aquí que en Google+, aunque compartes cosas muy, muy interesantes que te agradezco!

      "No te des por vencido ni aún vencido": se puede coger el inglés, en el sentido que tú le das al término y que capto perfectamente por ser nieta de inmigrantes españoles y amante de la lengua de Cervantes, con una buena profa y a cualquier edad. Lástima que me tienes lejos, que si no, te sacaría bueno como esos hijos de puta de mis profes me han sacado a mí, modestia aparte.

      Me alegro del buen rato que te has pasado con la entrada: yo también disfruté mucho escribiéndola, ya que es parte de mi esencia y de mi identidad, que es lo que estoy finalmente asumiendo con mucho amor y hasta orgullo, aunque como digo siempre, no cotice en la Bolsa de valores.

      Un abrazo y gracias por tu visita!

      Fer

      Eliminar
  9. Fer.. te leo... estoy... te leo y me pongo a pensar o me quedo con una sonrisa en la cara como hoy con las anécdotas del abuelo Jesús...
    Te abrazo y aunque no escriba demasiado... sigo por aquí!! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Moni: te sé presente, siempre estuviste y acá no hay formalidades ni obligaciones. Vos sabés cuánto te aprecio y te valoro, y cuánto me interesa saber de vos y de los tuyos, pero respeto tus tiempos y tus silencios, aunque quiero que sepas que te tengo muy presente siempre, comentes o no, publiques o no, no me importa nada eso.

      Me alegro haber pintado una sonrisa en tu bello rostro siempre sonriente.

      Y te cuento un secreto: las imágenes que posteaste de tu viaje a Nueva York este verano pasado me dieron la idea de hacer lo mismo, a menos que el dólar se vaya aún más al carajo todavía, este próximo verano con mi flia. Se los veía emponchados y un poco cagados de frío pero súper felices, y para los docentes, enero es una opción ideal, aunque no como el clima de New York en ese momento del año. Pero sí los precios... ¿no?

      Así es que si querés y podés y sólo si, ¿ok?, y mejor por mail a mi dirección principal, que creo que tenés, aunque yo no creo tener la tuya, o la que encuentres que puse como contacto en mi perfil, mandame tips para viajeros al invierno neoyorquino para avivar giles.

      A vos no te imagino de la puteada fácil, Moni: ¡sabé disculpar mi naturaleza guaranga!

      Un beso GIGANTE!!!

      Fer

      P.D.: Es tal cual como dice la canción de Drexler, Moni: "todo el mundo da lo que recibe y recibe lo que da..."
      Te la regalo: Jorge Drexler - Todo se transforma ;)!!!

      Eliminar
    2. Fer... gracias!!! Sos tan linda!!!
      Me hiciste reir con lo de la puteada facil!!! y bue... a veces sale!!! hay cosas que por más diplomática q sea... no hay manera de expresarlas si no es de ese modo!! Jajajajaa
      Gracias por la canción!!! Me gusta mucho y es tan real lo que dice ... No?
      Nueva York... mirá que no estaba muy convencida cuando fuimos... pero ahora quiero volveeerrr!!! me enamoré!!! Es tan ecléctica... y hay tanto para ver!!! Los museos de Arte!!! todo!! Voy a buscar un mail que me mandó una amiga con un recorrido q está buenísimo con los imperdibles!!! Besotes y gracias por tus palabras!!!!!

      Eliminar
    3. Gracias, Moni querida! La canción es linda y cierta, es verdad, sobre todo aplica en tu caso: vos recibís lo que dás!!!

      Con respecto al mail, tomate tu tiempo, tranqui, que la cosa sería en enero y hay que ver qué pasa con el dólar también: eso es lo único que me hace dudar. Todo lo demás es un sueño que siempre tuve, entre otros viajes soñados.

      Besos y mil de nadas!!!

      Eliminar
  10. Hay que joderse (castellano) yo habia puesto un comentario y se ha borrado, cuando pueda vuelvo.... para uno que me habia salido largo y preparado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero qué coñazo puñetero este Google, Temu! (¿Es muy fuerte eso?)

      No hay problema alguno, comenta cuando puedas, quieras y te lo permita Don Google, joder... Y que Fortuna y Don Google te sean propicios en lograrlo, ya que me encantaría saber tu opinión sobre toda esta laaarga entrada con la que me he despachado.

      Un abrazo y gracias!

      Fer

      Eliminar
  11. He disfrutado mucho de la gracia y los tiernos recuerdos que has compartido con nosotros. Lo cierto es que debe ser doblemente dulce el escucharte cuando usas el acento porteño o a veces el galego. Del ingles que no me gusta tanto solo aprecio la musicalidad que desprende.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Neuri!

      Tal vez algún día me anime y me grabe para que escuchen mi vos a boca de jarro y en porteño: ¡es una buena idea! Otra de las tantas cosas que pensé en hacer en la vida es estudiar locución, incluso me anoté para el ingreso, pero estaba ya curtida de tanto estudio e hijo de puta del profesorado, en el doble sentido del improperio (Pardon my French!)

      Un beso grande!

      Fer

      Eliminar
  12. Era consciente de la adaptación de tu escritura y modismos al español peninsular. Me cuesta considerarme gallego por mucho que viaje a esa tierra con mi mujer y su familia que sí son gallegos. Me paso buenos ratos oyendo hablar en gallego cuando estoy allí, pero no lo hablo. Hay una gran diferencia entre el gallego de los medios de comunicación que es plano y fácil al que de verdad habla la gente de la aldea.

    Dicho esto, y entendiendo lo que para vosotros es gallego que no es sino la entonación y modismos de lo que en Cataluña se conoce por castellano, estando mal visto denominarlo como español… reconozco en ti una hábil y correcta adaptación al español peninsular, tanta que es fácil tomarte por una muchacha de por aquí, salvo en algunos detalles.

    Un ensayo lingüístico interesante, lleno de matices, que revela tu historia personal a través de las palabras.

    Yo no soy tan hábil como para poder hablar en porteño, por más que hace años tuve una novia de por allí, con la que aún me escribo viviendo ésta en Canadá. Ella y yo nos divertíamos hablando en nuestros respectivos dialectos porteños y gallegos y cogiendo en el más genuino de los sentidos, aunque esta acepción nos hacía reír y reír, porque mira que nos reíamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Posh shi cojjjiam tamtu, abeam de reer muchio": esa sería para mí, sin apelar a símbolos fonéticos que aprendí y nadie entiende en mis clases, por lo cual opto por la practicidad, la pronunciación de la frase "Pues si cogían tanto, habían de reír mucho". Y además imagino que cogían muy bien...

      Escuché el gallego de los pueblos más que el de los medios en mi vida (¿o debería usar el Pretérito Perfecto Compuesto aquí?), y es ese el que más me cautiva.

      Dicho esto (¡qué castellano que suena eso, hombre, y qué bueno!), sabía que iban a venir los puristas y profesores de lengua a corregirme cuando digo "español" en lugar de "castellano": esa es otra transferencia que hago del inglés. "Cuando digo digo, que digo Diego", decía mi abuela gallega de Galicia. Otro aplazo (reprobado) por eso: ¡qué cagada, che...!

      Como observarás también, mi uso de la puntuación se ve influenciado fuertemente por el que hago cuando escribo en inglés, como los dos puntos, de los que abuso horrores, pero me parecen tan prácticos para aclaraciones o expansiones...

      Tú hablas de "dialectos" y ahí sí tengo una genuina duda: ¿no son acaso "variedades" del castellano? Creo entender que un dialecto es otra cosa, pero eres tú el especialista, así es que si vuelves y me lo aclaras, te lo agradeceré mucho.

      Ensayar es lo que hago cuando intento escribir ensayos. He tenido que escribir tantos ensayos en mis estudios y corregir tantos más, que cuando escribo, sale lo que sale y no lo encasillo en un cierto tipo de texto. Ya estoy más allá de eso. Sobre todo aquí.

      Lo mío en un cocoliche, es lo que hablo, así también escribo. Y he leído y leo gente que publica en medios y revistas y que lo hace aún peor, así es que no me siento tan horriblemente defraudada. Lástima que no te haya hecho reír, o al menos sonreír, pero parece que para eso hay que encontrar a esa porteña que se tomó el raje a Canadá, o se tomó el piróscafo o el buque, o se tomó el pire, para sonar más moderna.

      ¡Ah! Y gracias por lo de "muchacha": ¡ese sí que es un tremendo piropo para una cuarentona "porrteña".

      "Um besho y graziash a mi profeshor catalám de cashteiano favuritu!"

      Fer

      Eliminar
  13. No me gustan los vulgarismos propios de grupos sociales de poca instrucción o marginales.

    No considero vulgarismos los dialectalismos, localismos o coloquialismos y otros usos particulares del lenguaje, como el de los SMS. Tampoco son incorrectos. Son, si acaso, modelos de expresión que tienen restringido su ámbito de uso. Fuera de él no resultan aceptables. Tampoco lo sería el lenguaje engolado o hiperculto dentro de una conversación de carácter coloquial.

    Las normas no son estáticas, sino que están sujetas a modificaciones y lo que hoy se considera correcto, ayer pudo ser objeto de censura.

    Lo más correcto, en mi opinión, es lo que resulta válido para casi todas las circunstancias. Esta es la verdadera norma culta del español. Pero incluso lo correcto puede no ser lo adecuado en determinados contextos. Ejemplo: un personaje de determinada catadura social no puede expresarse como si perteneciera a otra bien distinta...Saber adpatarse al contexto es fundamental y eso sólo puede y debe hacerlo quien tiene un amplio conocimiento de un idioma. Tú, estimada Fer, sabes hacerlo de maravilla. Si tus lectores son de aquí, acá y acullá, lo lígioco es que los tengas presentes a todos aunque eso exija hacer "encaje de bolillos"... Gracias por tenernos presenes a tus lectores ibéricos...

    Todo lo expuesto hasta aquí es la teoría. En la práctica mis esquemas se derrumban. Adoro la fonética de casi todos los países latinos. La cubana sería la excepción.

    Y de todas, la argentina es la que me tiene más seducido. Reproduzco algo de lo que he escrito en mi bitácora:

    (sigue)

    ResponderEliminar
  14. “El acento del castellano hablado por los argentinos es uno de los más característicos de Latinoamérica. Resulta un tanto pomposo y tiene una cadencia específica que identifica a los argentinos de manera inconfundible. Y me encanta. No sé hasta qué punto está originado por la heterogeneidad de sus gentes. Se ha llegado a decir que el argentino es un italiano que habla castellano. El acento resultado de todo este cóctel de lenguas es muy difícil de imitar para el forastero. Un argentino puede cambiar de país, de lengua, de tendencia peronista, pero difícilmente cambiará de equipo de fútbol y de arrastrar las “eses”: “baaassssena” (ballena), “muessse” (muelle), “magasssaaanes” (Magallanes)... Uno y otro le acompañarán de por vida como sombra leal, tanto si hace sol como si brilla por su ausencia. Dejando el tema del fútbol para otro momento, las “esssses” peculiares del acento argentino son algo así como glóbulos de su sangre, componentes de su ADN y partes inquebrantables de su ser que le dan ese carácter diferencial tan peculiar.

    Además mantienen la singularidad del “voseo” que tanto me agrada (sustitución total del “tú” por el “vos”), un vestigio histórico del castellano del siglo XVI, que supone un cambio de los verbos en cuanto a su ortografía, entonación y fonética: “vos cantás”, “vos comés”...

    Conjugan los verbos a su manera: han desterrado el pretérito indefinido “ha cantado” por el pretérito perfecto “cantó” aunque la acción esté recién acabada. Todo lo adjudican al pasado simple en el mismo momento de producirse. Las formas del imperativo también son distintas: “comé”, “vení”... Hacen bailar los acentos a un ritmo muy suyo y que me resulta divertido (“andáte”, “oíme”, “cebáme un mate, Richard"...)

    El vocativo “che” se convierte en una especie de patronímico para referirse a cualquier argentino. El más famoso, cómo no, el “Che Guevara”. No sé qué pensarán los valencianos a tal respecto.

    Y qué decir de los adjetivos laudatorios. En Argentina lo bueno se expresa con palabras que alargan algunas vocales hasta agotar el oxigeno pulmonar: “bááárbarooooo”, “reeeegiooooo”, “diviiinooo”. Y de todos los calificativos, el que se lleva la palma es “lindo”. Para los castellanos de aquí, “lindo” es una palabra un tanto cursi, pero los argentinos la utilizan como sinónimo de bueno. Y dicen frases tan curiosas como éstas: “lindo partido”, “lo pasamos lindo”, “asado lindo”... Y lo más sorprendente, también utilizan este adjetivo para ideas o conceptos negativos: “los socavones de las veredas (aceras) de Buenos Aires son muchos y lindos” (supongo que el que tropiece en uno de ellos se hará “lindo daño”, aunque le quede la pierna quebrada...); “la corrupción acá es muy linda”...

    Lástima que todas estas formas de conjugaciones verbales hayan pasado al lenguaje escrito y se enseñen en la escuela. La lengua escrita, aunque se distancie lógicamente de la oral (en plena y continua creación), debería preservarse y conservarse fija.

    Del “lunfardo” (habla de Buenos Aires y alguna otra zona) ya hace tiempo que se me han contagiado algunas expresiones. “boludo”,”pendejo”, “piba”, “ minón”, “ponete las pilas”, "macanudo"

    Seguro que he sido temerario a la hora de opinar sobre vuestra lengua, pero ya habrá alguien que corregirá mis desvaríos...

    Besos, Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, bueno... te la contesto cuando vuelva de mis clases de inglés, si me lo permites, porque aquí hay mucha tela para cortar y mucho que aprender para mí, mi querido Luis Antonio, y no me quiero perder detalle, ni punto, ni coma.

      Probablemente tú puedas leer mi respuesta mañana, a menos que andes con insomnio, que espero no sea el caso.

      Gracias y hasta luego o hasta mañana.

      Besos.

      Fer

      Eliminar
    2. Riquísimo comentario: toda una clase de lengua castellana, mi querido Profesor Luis Antonio, que te agradezco infinitamente, así como también los cordiales conceptos que me prodigas y el compartir de tu propio puño y letra tu parecer del "castellano" rioplatense que hablo y escribo, aunque adapto, como bien observas, según la audiencia que veo a través de las estadísticas, tiene a bien leerme, ya que soy conciente de que muchos vienen por imágenes o por el motor de Google que los trae hasta aquí, no encuentran lo que buscan y siguen de largo sin leer ni una palabra.

      No es tu caso y eso es enormemente valioso para mí. Tenerte como comentador es un privilegio que vale más que mil seguidores, treinta +1 de Google + y unos cuántos dólares... aunque los dólares me permitirían viajar a tu bendita tierra, que amo, ya sabes, a conoceros a todos (¡me salió en gallego!) ¿Te imaginas una mesa con unas lindas tapas, unos buenos vinitos y cañas en la que estemos reunidos muchos de nosotros? ¡Qué lindo sería eso! Opino igual sobre el culto del calificativo "linda/o" para todo, del que hacemos uso y abuso, pero es un uso que hay desterrar en la escuela, como lo hago en mi aula con su equivalente en inglés "nice": todo es "nice". Entonces es donde interviene el buen profesor y provee alternativas más ricas y variadas para ampliar el rango lexical de expresión en cada lengua.

      Estoy de acuerdo contigo en que la manera de hablar de una persona revela su clase social y el nivel sociocultural del que proviene. Es evidente por cómo me expreso que vengo de una familia de clase media escolarizada. Por eso es que puteo bastante y sé de lunfardo, porque a mis viejos les gusta el tango más que la música clásica y se conocieron en una milonga para un carnaval, aunque uno sí pasó por la universidad: ¿se entiende? Pero también estudié, leo y aprendo. Como le digo a Joselu, lo mío es un cocoliche, pero auténtico. "De acuerdo estoy contigo" (así lo expresa Joselu y me deleita), en que se nota cuando alguien de una clase social alta y pulida emplea ciertos coloquialismos por demagogia pura, como escucho hacer a algunos personajes públicos y notorios en los medios argentinos. Y más penoso aún resulta alguien poco pulido intentando hablar como si supiera. Eso también se escucha mucho y es lastimoso el resultado. Por eso no hay nada mejor que la autenticidad y, si me permites, la empatía en la elección del registro en la comunicación oral y escrita. Cuando escribo sobre Bauman, Jung, etc., empleo un registro semi formal a formal porque la temática lo impone y la audiencia necesita recibir el mensaje de manera fidedigna a su fuente inspiradora. Por el contrario, si abordo temas que narran parte de mi autobiografía, me permito ser más informal y escribir de manera semejante al modo en que lo contaría en una mesa compartida. Y en algunas ocasiones, como en este largo texto, es conveniente mezclar registros. Eso para mí es coherencia. ¿Tú que opinas?

      (Continúa...)

      Eliminar
    3. Es claro como el agua de tu comentario que "Lo más correcto (...) es lo que resulta válido para casi todas las circunstancias", algo neutro, pero entonces carece de color, y a mí me empezó a gustar colorear mis escirtos, por eso la advertencia desde el título de la entrada.

      Te pregunto a tí, como se lo pregunté a Joselu, por qué dicen "castellano" y no "español, siendo que para el mundo nuestra lengua se denomina "español". Y si lo nuestro aquí en Río de la Plata, es una "variedad" o un "dialecto". Entiendo que fue el reino de Castilla el que impuso su lengua en su etapa colonialista por estos lares, pero eso ha pasado a la historia y en los libros de los cuales estudié se emplea el término "español rioplatense": ¿me lo puedes aclarar?

      Otra aclaración que necesitaría concierne al uso de lo que para mí es el Pretérito perfecto compuesto del modo indicativo (yo he amado, he ido, etc.). Tú le llamas "pretérito indefinido": ¿hay diferencia? Y es verdad que no lo usamos, sino que optamos por el más amigable Pretérito perfecto simple (yo amé, yo fui, etc.), pero tú lo denominas "pasado simple", como se le llama en inglés. Corrígeme en eso si es necesario desde tus saberes, por favor.

      Te diría que en verdad pronunciamos palabras con "ll" como con un sonido equivalente al que hacemos cuando pedimos silencio: "Sh". Así en "ballena", "bashena", un sonido que en fonética se grafica así: /ʃ/. Aunque la moda entre los jóvenes es hacerlo con voz, algo equivalente a este otro símbolo fonético: /dʒ/. Y lo usan donde no deben, como en "shoppping", mal pronunciado por muchos argentinos como /dʒoping/, ya que se trata de un anglicismo, hecho que siempre debo corregir en mis clases.

      No creo que nadie tenga nada que corregirte ni que lo tuyo sea ningún desvarío. La lengua, como siempre digo, no es matemática, de otra manera me habría dedicado a otra cosa. Tiene sus grises y matices que siempre están al filo de la corrección o la ausencia de ella, pero así es su naturaleza, como la nuestra, y por eso me atrae.

      Un beso, gordi, diviiino, liiindo.

      No, es broma, yo no uso esas "berrrretadasss" ni "grassadass"...

      ¡Un abrazo, amigazo!

      P.D.: Me encanta que digas "pendeja", "minón" y que te "pongas las pilas" y me vengas a comentar: GRACIAS DE VERDAD.

      Fer

      Eliminar
    4. Como sabes en España, además del castellano, hay otras lenguas: catalán, gallego y vasco. A nivel interno, llamar español al castellano podría ocultar la diversidad lingüística de España. De hecho, al margen de instrumentalizaciones políticas de carácter nacionalista, castellano y español son términos sinónimos.

      ¿Qué hago yo? Dentro de España utilizo siempre la expresión castellano y fuera, español, sobre todo en contextos en los que no esán muy al corriente de esta diversidad lingüística que, con harta frecuencia y bien que lo lamento, nos separa más que nos une...

      El tema, sin embargo, es controvertido y no existe consenso acerca de cuál es la denominación correcta.

      Más besos, Fer

      Eliminar
    5. Entiendo perfectamente las implicancias políticas de los términos dentro de la Península Ibérica. Aquí, uno u otro da igual, y para el mundo, hablamos español todos, aunque en la Argentina hay grupos que aún se comunican a través de sus lenguas aborígenes, tal como el quechua o el guaraní. Por lo tanto coincido nuevamente contigo en que se trata de sinónimos en definitiva, y creo que haces bien en hacer ese uso discriminado de los términos en el exterior. Eso demuestra tu nivel de empatía y sutileza como excelente comunicador, querido Luis Antonio.

      Lástima que me dejaste en el tintero el tema de los tiempos verbales, que yo creo haber aprendido con un nombre distinto, y ahora me quedo con la duda, pero no quiero dar más la lata, como decimos aquí.

      Muchísimas gracias por volver, aclarar y enriquecer, además de engalanar este espacio con todos y cada uno de tus aportes, estimado amigo.

      Más besos para tí también.

      Fer

      Eliminar
    6. Te ruego disculpes mi omisión del tema verbal que, sin lugar a dudas, fue fruto de las prisas... Malas consejeras.

      Eres tremendamente observadora, Fer. Te sorprendió esa terminología de los tiempos verbales porque fue fruto de un error. Rectifico la frase equivocada:

      "Han desterrado el Prtérito Perfecto Compuesto de Indicativo, "ha cantado" por el Pretérito Perfecto Simple (también llamado, Indefinido), "cantó".

      ¿Aclarado?

      Más besos, Fer

      P.D. Voy a leer la entrada que dedicas a tus padres que intuyo va a ser más que emotiva. Conociéndote...



      Eliminar
    7. Nada que disculpar, mi caballero español. Temía que mis profesoras de secundario o mis amarillenos libros estuviesen equivocados, a pesar de que una de ellas, muy buena profesora por cierto, era española además de insistir en que nos enseñaba español.

      Clarísimo: ¡más claro, echale agua!


      Y con la próxima, te advierto que a las mujeres les ha hecho falta pañuelo, igual que a mi madre y a mí. Pura emoción, ciertamente.

      Gracias mil! ;)

      Fer

      Eliminar
  15. Largo post, Fer, que he disfrutado muchísimo. Cuanto me gusta vuestra manera coloquial de hablar. Mi nuera es argentina y me rio con ella y con sus tacos a toda hora. Sería estupendo oir tu voz, me encantaría, a ver si lo haces. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que lo hayas disfrutado, querida Lola, como he disfrutado yo al componerlo! Que para eso están los blogs, entre otras cosas, claro. Pero entre tanta mala palabra que escuchamos y leemos por estos días de ambos lados del charco, lamentablemente, tales como corrupción, recortes, lavado de dinero, inflación, devaluación, impunidad, etc., me he refugiado en la alegría y el tesoro de las lenguas y lo mucho que me han dado y me aún me dan, por amor a la palabra.

      Veré si me animo a hacer lo que me han pedido tú y Neuriwoman. Admito que me tienta, pero me da algo de pudor...

      Gracias y un fuerte abrazo, el de siempre, el de nuestra rutina ;)

      Fer

      Eliminar
  16. Me encantó este post! Me sentí identificada con eso de la mayoría de los locales que leemos pero no comentamos... y sí: es cierto. Te sigo pero en general en silencio (sobre todo porque tus posts están muy bien pensados y escritos, y me parece que mis comentarios serán un poco deficientes o superfluos o de poco aporte real...).
    Yo soy de putear bastante, alguna vez me han dicho que demasiado, pero es inevitable, no sé bién de quién lo heredé. Más de una vez me tuve que bancar las miradas fusilantes de mis in-laws al propeler algún insulto en la mesa (obviamente los insultos no eran dirigidos hacia ellos sino parte de algún relato). Ahora creo que se fueron acostumbrando a lo malhablada que soy.
    En cuanto al inglés, a pesar de mi heavy accent, lo sigo disfrutando. Y estoy dando los primeros pasos con el alemán que es difícil, pero yo creo que no merece estar en el listado que armaste a la par del chino y el japonés... esos son otro cantar!!!!! voy a tener que discrepar. Te mando un beso!!!!
    Vale Y.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos no sos ninguna anónima para mí, piba. Vos sos Vale Y., "A" en C.P.E.

      A vos te veo venir de lejos con eso de los in-laws y las puteadas, te conozco más que bien...

      Te agradezco el seguimiento silente y el comentado, te extraño horrores, ¿para qué negarlo?, no sólo en el mundo virtual,sino también y sobre todo en el real, y quiero que sepas que todo lo que tengas ganas de aportar suma y que nada que venga de vos es "deficiente" (¿qué te agarró, Vale?), y muchos menos superfluo: ¿acaso soy Isabel Allende(¡Dios no lo permita!), o tu teacher Fer?

      Mis in-laws, como te conté tantas veces en mis disgresiones en clase se espantan no sólo de mis puteadas e improperios bien colocados, sino además cuando a mis hijos se les escapa un pedo o un eructo y yo me río, porque siempre me dieron gracia, aunque los educo para que no lo hagan en la mesa a los muy guarros. Pero son chicos y como diría mi abuela gallega en su media lengua: "El qui she acueshta con niñush, meiado she levanta". ¡Y cuánta razón tenía!

      Ella se mataba de la risa con la mera mención de la palabra "pedo", igual que su nieta, igual que sus bisnietos, que encima se los rajan en la mesa de sus abuelos más refinados. Cosas de la vida...

      Lo importante: ser fiel a nuestra esencia, con o sin in-laws, "chidful" (mackaniation of mine...) o "chidless",comentando en blogs o no, vos me entendés en todas las refernecias.

      Así que volvé cuando quieras a comentar o a leer, as you like it, que estás siempre presente en mí, eso sabelo. Y te lo diría en alemán, pero we agree to disagree on that issue, with all due respect, Miss Y. Anyway, you've got a point threre, I must admit: no es lo mismo el alemán que el chino o el japonés, pero igual me parece muy difícil. Me va, sí, el portugués, que de jubilada y en la U.B.A., con descuento especial para jubilados docentes, aprenderé en serio.

      Un beso enoooorme y saludos a la otra cochina entrañable de D.Y.

      Fer

      Eliminar
  17. Jajaja querida FER estás desmelenaaada del todo!!!...
    Bueno no, jaja... solo un poquito, porque aunque has soltado algún que otro taco, con tanto trajín idiomático como has usado en esta entrada, aun queriendo lo contrario, te ha quedado de lo más florida y cultural;-)
    Sois geniales los argentinos hablando, amén del acento, que junto con el paraguayo suena que enamora, tengo una amiga a la que le doy todo el día la paliza para que me hable argentino, pero... a lo bruto!! ( tú has sido muy refina que sé cómo os las gastáis:-)

    A mi no me salen los tacos, a Fontanarrosa -qué buenísimo era este hombre- lo frustraría del todo y mira que hago bobadas aquí con las letras y que me ha rodeado gente que de tres palabras, dos son tacos, pues ¡nada! no me salen. Si digo uno, me suena tan forzado y mal a mi misma que queda de lo más idiota. Una cosa que usa muchísima gente en España y es el joder! pero en suave, así... joeer! y fíjate, a mi, me suena hasta entrañable.

    La verdad es que a lo bestia, el uso indiscriminado de tacos no me gusta naada de nada, me parece tan detestable como el hablar remilgado y pedante, nada que ver con ese tuyo tan gracioso que tardé un rato en leer jajaja el ¡Kéeiiijo de puuta! es fantástico, lo que daría yo porque me saliera a veces:-)

    Como eres medio gallega, te voy a contar algo de aquí. Cuando llegué a Galicia me resultaba curiosísimo escuchar el “castrapo, es una mezcla de castellano y gallego mal hablado, todo me sonaba rarísimo, pero tiene su cosa. Verás, usan el subjuntivo en lugar del pretérito perfecto... “subiera al monte”, por subí al monte, en lugar de decir “sacar una entrada” o “hacer una foto” dicen “quitar una entrada” “quitar una foto”. No dicen: hasta el año que viene, dicen “para el año” cosas así y luego hay otra versión, que lo suele usar gente muy joven, bestia como ella sola ( todo hay que decirlo) así, en plan matón( tirando a choni) que es otra tribu urbana, pero de todo el país...A ver si me sale escribirte algo en ella y verás que joya jajaja

    -”Buah neno! caché a la ja de meu hirmán kilando con meu puri na miña kel! flipas chorbo! parecían dous chukeles! jaja traduzco: Oye tío, pillé a la novia de mi hermano follando en mi casa, alucinas tío, parecían dos perros, qué movida!
    -"Ou tapartas o voute fostiar, lanjrán!" esta es fácil, no necesita traducción ¿verdad? Si te hablan así con acento de Monforte ( centro interior de Galicia) hablan entre dientes y a voces, te juro que te tiemblan las piernas y desapareces escurrida por el cuello de la camisa:-)

    En fin, te dejo ya que Cervantes/Castelao me van a fostiar como me lean!! jajaja

    Graaacias FER, me he reído mucho viendo lo versada que eres en toodas las lenguas, qué envidia!!
    Muuchos muchos besos y feliz día, yo voy a por él ahora mismo... a ver si es bueno conmigo;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué bueno todo lo mucho que aprendo de tí, guapa!!!

      Muero por escuchar de primera mano ese castrapo tan bello y pintoresco en su imperfección, ese choni... me meo encima si me hablan así, te lo juro por mi madre.

      Me hiciste mear de risa con las traducciones que efectivamente las cazo al vuelo: ¡¡¡geniales!!! Tengo un vecino gallego de Galicia, no sé exactamente de dónde, porque me mete pavura preguntarle, que habla un poco así todavía, entre dientes, y cuando putea por los el manoseo que le hace la empresa para la que despende gasolina o se queja por algún guaso que le va al negocio, dice cosas como "Me cago en la hosshtia", como decía mi abuelo, o "Me cago en diossh". Y se caga, vive cagado, y yo me cago de miedo y me voy pronto del lugar pa que no me raje una puteada a mí, joeer!

      Y a cagarse en los Cervantes y Castelaos, que no son tan malos ni tan duros como aparentan: hay que torearlos un poco, pero sin dar la estocada, que ya hemos aprendido eso, ¿o no?

      Si vuelves, te agradeceré que me expliques eso de "tacos", que para mí son los que no uso en zapatos y tú si, o los que se comen en Méjico y cocino en casa en su versión local, sin ají de la puta madre, como le llamamos aquí al extra picante. Imagino que son insultos, pero acláramelo, por favor, que me encanta aprender esas cosas y todas las que tienes a bien enseñarme.

      "No me envidiesss, pebeta, que no tenéss nada que envidiarrrme, vos, ¿qué te passa?"

      Envidiable es el capo de Fontanarrosa: ese sí que sabía mover la pelota... Y has sido la única en valorar lo mejor lejos de esta entrada, que es sin dudas la charla del negro, y que me divirtió mucho componer y mucho más me divierte responder a sus comentaristas de lujo, todos: ¡joya!

      Un buen día, que sea bueno contigo, y "hashta logo"!!!

      Besos y gracias mil, ídola ;)

      Fer

      Eliminar
    2. Espero que no molestar a nadie FER, no me corresponde a mi, que sé menos que nadie pero como he leído hasta abajo (no tiene desperdicio nada de lo que aquí se escribe) te diré FER que no, el Gallego no es un dialecto, es una lengua, como lo es el castellano, el catalán o el vasco. Supongo que a eso se refería el Dr KRAPP al no entender a JOSELU quien se ha explicado perfecto, abajo.

      Verás FER, dentro del gallego sí que hay dialectos, variaciones según las zonas. Siendo Galicia tan pequeñita son muchas y muy definidas, por ejemplo en las Rías Baixas sesean o «cargan na jota», refiriéndose al fenómeno de la gheada (ghaío, o jato, por gato); o en Lugo se dice irmao, mai, «hermano, madre», o tu col/es «tu coges», en vez de irmán, nai, ti colles. Otras veces se habla del «gallego verdá», el «gallego cerrado» o el «gallego bruto» es el de tal o cual lugar, porque los de ese lugar usan el adverbio alá en vez de alá, «allá», porque dicen pinjar, dominjo, «gotear, domingo», con aspiración del grupo ng o porque utilizan determinadas palabras, como fechar, estadullo, adival, xurelo, en vez de pechar, funguciro, trenla, chicharro por “cerrar, estadojo, cuerda del carro, jurel” . Unos hablan de dos dialectos del galego, el oriental y el occidental, según si se da gheada y seseo e incluso creo que fue Carballo Calero, que teniendo en cuenta nueve fenómenos fonéticos y morfológicos, distinguió hasta cuatro modalidades de gallego: suroccidental, noroccidental, central y oriental. En fin... que estos son los dialectos del gallego, el gallego, hoy más que nunca una lengua. Se lo debo a mis queridos galegos, de regalo para ti:-)


      Y sí FER, taco: palabrota, ¡exclamación mal sonante! mala palabra, a soltar tacos aquí, tú les llamas ahí... putear y aquí putear a alguien es hacerle sufrir, rabiar, pasarlo mal, pero no sólo porque le hables mal, porque se lo haces pasar mal realmente, para que me entiendas... Nuestro gobierno a nosotros y a vosotros el vuestro “ nos putea” ..en español:))

      Creo que Fontanarrosa “el Negro” después de Quino, es el segundo genio del humor gráfico que tenéis en la Argentina y más allá, pero en España se le conoce poco, una pena. Recién llegada aquí, leía aun bloguero compatriota tuyo que lo adoraba, ponía todo lo que salía de él.. allí conocí al inefable INODORO PEREYRA, a su perro MENDIETA y a su amada EULOGIA de quien decía:

      -Endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, elijo a la Eulogia con los ojos cerrados. Si los abro, elijo a otra. No es gorda, es un bastión contra la anorexia apátrida.
      -La Eulogia es, lejos, la mejor prienda que conocí en mi vida. Bien lejos... 20, 30 kilómetros. De cerca es así, jodida...
      -Yo no quiero ser irrespetuoso, Eulogia, pero lo que ha hecho Tata Dios con usté es abuso de autoridá.

      Mendieta no era vago, solo algo tímido para el esfuerzo.

      Genial este hombre!!

      Y ya he terminado creo toodos mis deberes mi querida FerMessi jajaja aaay cómo estás de lokita ¿ídola? jajaja a ti este Papa Paco te va a trastornar enterita, el verbo rioplatense /anglófono/ puteador se hizo en ti y te tiene iluminada como un fosforescente ;))


      Muuuchos muuuchos besos preciosa.

      Eliminar
    3. "¡María bonita, María del alma!": ¿Cómo nos vamos a enojar entre hermanos? Una guerra siempre es estúpida, pero una guerra lingüística entre hermanos de sangre es lo más absurdo que se pueda concebir.

      Aunque no sea santa de mi devoción, y mucho menos "santa", Gloria Estefan, una cubana exiliada en Estados Unidos, tiene una canción que es un himno para aquellos que, como mis ancestros, mis raíces, hoy conmigo más que nunca, y te aseguro que son ellos quienes me iluminaron y me sacaron del pozo oscuro mucho más que Paco, que resume el sentimiento por el terruño que se dejó atrás y se añora de por vida: Mi Tierra. Mis padres lloran cuando la escuchan, lloran por el dolor de sus padres, que recién ahora comprendo yo, al haberme planteado seriamente emigrar. La debes conocer, pero por si acaso, te he dejado el link.

      No sé por qué razón de la vida me siento tremendamente conmovida y sensibilizada con toda la historia de esas viejas y viejos que alguna vez fueron jóvenes y guapos y tuvieron que huir de España, por motivos diversos que voy a contar en otra entrada por necesidad personal, para nunca volver y añorarla por siempre. Sólo una logró descansar en campo santo en... Galicia. Así es que si digo que el gallego es un dialecto, lo hago desde mi más absoluta ignorancia, y flor de castañazo me darían esas viejas que tanto me amaron y me aman desde donde están, aunque para ellas era su el GALLEGO era su LENGUA. Todo lo demás es, como ha dicho Luis Antonio, pura teoría que poco importa para lo fundamental que es la comunicación.

      (CONTINÚA...)

      Eliminar
    4. Entiendo que la cuestión está politizada, pero NO YO. Para mí la única política que vale es la que logra hacer de nuestras vidas algo fructífero y mejor, pero de esa hay muy poca, casi nada.

      Por ser una ignorante en esto y estar afuera de lo que para ustedes puede ser materia de discusión, aunque no deberían permitir que se convierta en una razón de desunión, es que les pregunto a los que saben yo también qué es lo que se entiende por español, castellano, dialecto y variedad allí. Pero me parece que, como personas inteligentes y de buena fe que somos todos, llegamos a la conclusión común de que todos son "LENGUA", y si eso no sirve para unirnos y enriquecernos, como ha sucedido aquí, para mi asombro y enorme satisfacción con un número récord de comentarios y, sobre todo, con un récord de calidad insuperable en la historia de este jarrito, todos imperdibles por su riqueza y nivel de entrega de detalles personales, de dones y gracias insospechadas de todos y cada uno, pues no sé para qué carajo sirven las lenguas.

      No, no, no nos podemos pelear ni "putearnos" entre nosotros, en el sentido porteño e ibérico del verbo, ¿se entiende?

      Mira, te cuento algo más y voy cerrando. El más grande educador de la historia de mi país, Domingo Faustino Sarmiento, tiene un himno en su honor, que yo cantaba inocentemente en la escuela, que dice en un tramo:

      "Por ver grande a la patria tu luchaste
      con la espada, con la pluma y la palabra."

      Hoy, a mis casi 45 años, pienso que las luchas, sean con espadas, con armas infrarrojas o nucleares, con la pluma, el teclado o la palabra, son todas fútiles, sin sentido y no engrandecen a nadie. Y eso que admiro a Sarmiento y creo que no se le puede juzgar extemporáneamnete, ni a él ni a nadie.

      No sirve de nada pelear contra un hermano: las guerras entre hermanos son siempre las más dolorosas, las más desgarradoras, no hay vuelta de ellas, parece. Hace falta mucha humildad, mucha capacidad de olvido y perdón, mucha sabiduría para superarlas. Y tanto la historia española como la argentina lo han demostrado clara y tristemente.

      Así es que nada, ala, que aquí no se ha peleado nadie, y da lo mismo que lo llamemos así o asá, que, como le dije a Joselu, "Donde digo digo, que digo Diego"... y no Maradona, que quede claro.

      Yo siento que tengo mucho en común con todos ustedes, por eso es que nado como pez en el agua en sus espacios. Al principio les tenía un poco de temor, me puse seria, pero ya fue, como decimos acá.

      Y sí, Fontanarrosa es un grande de la cultura contemporánea y merece una entrada o un blog entero aparte, que lo tiene y lo enlacé a esta entrada. Y ese cuento que me has dejado de regalo nos ha hecho llorar de risa a mi esposo Javier y a mí, que aún ni me he duchado hoy, de tanto contestar comentarios y hacer las cosas de todos los días un tanto más apurada. Ni tiempo de visitar vuestros espacios y dejar los comentarios que tanto disfruto dejar allí. Así que nada. Una ducha y a la cama, que mañana a las 6:30 me suena el celu y a empezar de nuevo, igual que tú, que has hecho los deberes con creces y te lo agradezco hasta el infinito y más allá!!!

      "Muchios beshosh, miniña"... como me decían las viejas a quienes hasta en sueños veo estos días.

      Fer

      Eliminar
    5. MI PADRE ME HA DICHO QUE SOY UNA REVERENDA IGNORANTE Y QUE EL GALLEGO ES UNA LENGUA. Así que no se hable más: "Lo dijo Blas, punto y redondo."

      OTRO BESO!!!

      Fer

      Eliminar
  18. A ver, dime ¿cómo le entro a tu entrada? Tiene tantas cosas que comentar ¿Cómo debe entrarle a tu entrada un gallego de pura cepa, galegofalante habitual y orgulloso de su condición?
    La verdad es que me ha desconcertado un tanto el comentario de Joselu pero lo más probable es que no lo hay entendido bien. ¿Está diciendo que el gallego es un castellano mal hablado o se refiere al gallego que se habla en Argentina? No me aclaro.
    Creo que la característica primordial del acento gallego pasado al castellano es la absoluta desaparición de los tiempos verbales compuestos. En esto los gallegos somos muy utilitarios y usamos el "Pasou" del verbo "Pasar" tanto si ha pasado, hubo pasado o si simplemente pasó sin más.
    Por cierto no solo hay gallego de los medios frente a un gallego de aldea. Hay un gallego interior frente a un gallego costero e incluso un gallego urbano que usamos para tomarnos unos vinos, para seducir, para coger/follar o para animar a nuestro equipo. Sí, en Galicia también se habla gallego en las ciudades, no siempre comemos marico e incluso hay ancianas que no van vestidas de negro, palabrita del niño Jesus.(verbas do neno Xesús)
    Tremendo lío lo de la jerga juvenil. Yo como la usé hasta la hartura mejor no debería decir nada pero a mi hay expresiones que me pones de los nervios. Ese chochito (traducible como vaginita) con el que se llaman las chicas me parece una metonimia excesiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El motivo de mi coto nombre es un poco largo, espero que sepas comprenderme ya que seguro que el texto no se te escapa:

      KRAPP: "Just been listening to that stupid bastard I took myself for thirty years ago, hard to believe I was ever as bad as that. Thank God that's all done with anyway. (Pause.) The eyes she had! (Broods, realizes he is recording silence, switches off, broods. Finally.) Everything there, everything, all the--(Realizing this is not being recorded, switches on.) Everything there, everything on this old muckball, all the light and dark and famine and feasting of . . . (hesitates) . . . the ages! (In a shout.) Yes! (Pause.) Let that go! Jesus! Take his mind off his homework! Jesus (Pause. Weary.) Ah well, maybe he was right. (Broods. Realizes. Switches off. Consults envelope.) Pah! (Crumples it and throws it away. Broods. Switches on.) Nothing to say, not a squeak. What's a year now? The sour cud and the iron stool. (Pause.) Revelled in the word spool. (With relish.) Spooool! Happiest moment of the past half million. (Pause.) Seventeen copies sold, of which eleven at trade price to free circulating libraries beyond the seas. Getting known. (Pause.) One pound six and something, eight I have little doubt. (Pause.) Crawled out once or twice, before the summer was cold. Sat shivering in the park, drowned in dreams and burning to be gone. Not a soul. (Pause.) Last fancies. (Vehemently.) Keep 'em under! (Pause.) Scalded the eyes out of me reading Effir again, a page a day, with tears again. Effie . . . (Pause.) Could have been happy with her, up there on the Baltic, and the pines, and the dunes. (Pause.) Could I? (Pause.) And she? (Pause.) Pah! (Pause.) Fanny came in a couple of times. Bony old ghost of a whore. Couldn't do much, but I suppose better than a kick in the crutch. The last time wasn't so bad. How do you manage it, she said, at your age? I told her I'd been saving up for her all my life. (Pause.) Went to Vespers once, like when I as in short trousers. (Pause. Sings.))
      ( y sigue)

      Eliminar
    2. ¡Pero, che, que burra ignorante! Recién caigo...

      Krapp's Last Tape by no less than Samuel Beckett...

      Wow, man, you leave me speechless! Took my breath away! Many, many thanks!

      Just now read a character synopsis, 'cause I haven´t actually read that particual work by Beckett. One has read her lot, but there's a lot to be read yet. It reads:

      "Krapp, the solitary character. He is a sixty-nine-year-old writer living a life filled with sadness and regret. Since reaching adulthood, Krapp has recorded on tape an annual account of personal activities. On the day on which the play’s events occur, Krapp is seen listening to a recording made thirty years earlier. Even though the play has only one character, it successfully captures shifting aspects of identity and shows the younger Krapp, heard through the taped voice, filled with aspirations, becoming the cynical and bitter old man. In fact, there are few common characteristics between these two dramatized aspects of the individual. Remnants of the younger man are to be found mainly in the older Krapp’s addictions to alcohol, bananas, and sexual activity. The younger Krapp’s hope of sacrificing his life to become a successful writer has not been realized. The older Krapp’s attention is visibly occupied in trying to recapture an experience, heard from the taped voice, of lovemaking in a punt on a lake. This incident of Krapp attempting to savor his past experiences contrasts severely with his decision to remain alone to pursue his work. The play forces together a series of opposing characteristics—companionship and solitude, life and death, love and repulsion—to demonstrate the development and division of self."

      Cyclopedia of Literary Characters, Revised Third Edition.

      Te lo digo en porteño, hermano: me estremeciste. ¡Sos un capo, un genio, ídolo, troesma! Me encantaría algún día estirarme sobre suelo español para darle un fuerte abrazo, desde mi poco más de metro y medio de pequeñez, a tu metro ochenta y cinco de altura, donde sé positivamente que no cabe tu enorme alma de suicida perezoso llena de sinfonías azules para compartir. Me llena de alegría tener el privilegio de interactuar a través del charco con un hombre como vos, en serio te lo digo, no es joda.

      Millones de gracias por este inmenso descubrimiento y regalo para el alma. Ya sé cuál será mi próxima lectura, aunque ando corta de tiempo y leyendo dos novelas diferentes al unísono con mis cursos, que me tienen a mil. Mañana mismo me la encargo en la lIbrería frente al instituto pare aunque sea ir pispenado el broli en el bondi (Get the picture?).

      Un beso gigante!

      Fer

      Eliminar
    3. No pretendía decir que el "gallego" fuera castellano mal hablado, sino que en Argentina se tiene por gallegos a todos los españoles y que el idioma español o castellano es al que se llama "gallego" y no a la lengua de Galicia. Creo que es así. Según entiendo no se designa con el nombre de gallego solo a los pertenecientes o inmigrantes de Galicia sino a todo español que haya recalado allí y su lengua es en ese sentido "gallego". No sé si lo dejo claro. No hablaba de dialectos en ningún sentido. Solo me refería a ese fenómeno, que si yo fuera allí, siendo aragonés, sería siempre "gallego". Y mi español sería por su entonación "gallego". Un abrazo.

      Eliminar
    4. Es así, efectivamente, Joselu. Gracias por volver y aclarar el punto. Pensé que objetabas el uso del término "español" en lugar de "castellano" para referirnos a las diferentes variedades de la lengua hispana que se hablan en el mundo. Igualmente no creo que esté mal considerar nuestra lengua como "el castellano", ya que fue el reino de Castilla y su Reina, Isabel la Católica, quien impulsó la empresa de la colonización y consecuente hispanización de América en definitiva. Fernando de Aragón no tuvo nada que ver en esto, así que has salido perdiendo por ser aragonés... ;)

      Me sigue quedando la duda sobre la diferencia que pareces no hacer entre "dialecto" y "variedad". Entiendo que el gallego es un dialecto, pero no así el español rioplatense. De todas formas, no quiero pecar de pesada, que para eso basta con los alumnos de uno.

      A mí se me revuelven un tanto las tripas cuando se usa despectivamente "gallego" para referirse a todos los nacidos en la Península Ibérica (aquí no sé bien dónde debo usar mayúsculas, pero las uso por puro sentimiento), ya que ese mote peyorativo no condice con los españoles que he conocido a lo largo de mi vida, y tras él se esconde el preconcepto y la burda e ignorante generalización de que son todos brutos. "Gallego bruto y de mierda" es, en efecto, un insulto que le han proferido a mi abuelo materno, José, oriundo de Asturias, que completó sus estudios y se vino a la Argentina con su hermano, también escolarizado y con estudios superiores, una rareza para un asturiano de un pueblo perdido en la montaña como Cimalavilla, quien terminó vestidito de blanco en una panadería de Buenos Aires y con mucho orgullo les mandó una foto de su destino a los familiares que quedaron en la montaña y a quien nunca más volvió a ver, muy a su pesar, foto que aún conserva mi madre, su sobrina.

      Mi abuelo José, a quien sí conocí, leía La Prensa todos los días, por entonces el periódico de mayor calidad lingüística, nivel de erudición y amplitud periodística, además de despachar en su propio almacén. Estaba al tanto de todo cuanto acontecía en el mundo y en la Argentina, y era un socialista de primera línea, ferviente admirador de Alfredo Lorenzo Palacios, abogado, legislador, político y profesor argentino socialista, en cuyo despacho tenía una chapa que rezaba: "El Dr. Alfredo Lorenzo Palacios atiende gratis a los pobres". Esto me lo contó mi abuelo José cien veces, quien además, como Palacios, aborrecía a Perón y pagó caro por ello porque hablaba de él a bocajarro denunciando su matiz fascista detrás del mostrador de su almacén. Y un buen día, le cayó la yuta (la policía) para advertirle muy seriamente que debía cerrar la boca. Al día siguiente, encontró su negocio dado vuelta por una patota que censuraba a los antiperonistas de entonces. Por eso digo que la historia es cíclica, Joselu. Pero basta ya de política, aunque el tema que planteas tiene una buena dosis de eso.

      Los comentaristas españoles que tienen a bien verter sus opiniones aquí demuestran tan claro como el agua, ya que son el agua más clara en este jarro de barro, mediante sus escritos, su forma de expresarse, su respetuosidad y buenos modales, su don de buenas gentes, su formación, su conocimiento de la lengua y de la literatura española y universal, su buen sentido del humor, etc., que los españoles no son ni jamás han sido todos brutos. Y para muestra basta un botón, diría mi abuelo. Y ese botón eres tú, ¡qué joder! Y Krapp, quien tampoco te comprendió, pero me dejó hoy sin habla al revelarme los motivos de su coto y su perfecta comprensión y profunda apreciación del inglés y la obra de Samuel Beckett.

      Gracias, querido Joselu, por volver, aclarar y siempre enriquecer este humilde espacio.

      Te mando un beso, o mejor dos, uno en cada mejilla.

      Fer

      Eliminar
    5. (Primer respuesta a Krapp de nuevo porque no sé por qué coño al eliminarla no queda debajo de tu primer comentario...)

      Para tranquilizarte, te digo que no tienes que entrarle a nada, que ya le has entrado. "Logo ti digu" que yo tampoco le entendí a Joselu en principio, ahora ha aclarado. Para el postre, te diría que muero por escuchar ese gallego que hablas y el de la aldea, el costero, el de los vinos, el del fúlbo y el de las viejas que ya no visten de negro. Hasta el juvenil, aunque concuerdo con tu opinión.

      Aquí a la vagina le llamamos "concha" vulgarmente, y un insulto fuerte para una mujer al volante es: "Conchuda... andate a lavar los platos. La concha que te parió". Ese lo conozco por manejar como una mujer y por sentirlo cierto, muy a mi pesar, que lavo mejor los platos que lo que manejo en esta puta ciudad con su puto tránsito, agresivo y machista. Pero tienen razón los machos en que, en general, salvo honrosas excepciones, las minas manejamos para el horto (culo) - aclaro que aquí tuve que eliminar el comentario y volverlo a pegar porque lo había escrito sin "h" de "hignorante"-. Esa es fuerte, pero es por culpa de nuestros conchudos señores padres, que también tiene su versión maculina como ves, ya que no nos largan las llaves del coche jamás ni para estacionarlo siquiera, es decir, aparcarlo, mientras que a un hijo varón se las dan desde los 14 años si no antes..

      Ya me has contado por qué eres Krapp, me has dejado boquiabierta y quedó fuera de su lugar pero vale: Errare humanum est. Sabrás disculpar pero quedaste último, y los últimos serán los primeros...

      Dicho esto, te cuento que eliminé mi original respuesta a tu primer comentario y volví a publicarla al pedo, Krapp, porque la palabra "orto", que creí mal escrita, figura con o sin "h", ya que es un argentinismo, y como todo acá es relativo, puede ser con o sin, femenino o masculino... Ahora tenemos "soldados y soldadas" según la señora K, así que bien podemos tener orto u horto, pero bien roto, todas y todos, eso seguro.

      Me enriqueció la búsqueda porque me encontré con este simpático y muy gráfico video en youtube que desconocía, hablado en español ibérico de pura cepa pero lleno de modismos y puteadas nuestras, muy curioso: Petera del orto, y ahora de qué carajo te vas a disfrazar?. Fuerte, muy fuerte para pacatos, puristas y especialmente KaKas, aviso. Pero valió la pena enmendar a la una de la madrugada y meterme en este quilombo, después de terminar de contestarle a María y tratar de mediar entre lo que sólo parece, en mi opinión, un malentendido y no un desacuerdo.

      Besos y hasta mañana, que me voy a ir rajando a encargarme al Krapp de Beckett!

      Fer

      Eliminar
  19. ¡Por Dios! Santa elegancia. Vivan las palabras malas (si es que alguna vez la palabra tuvo tal condición) y acabemos con las burradas que quieren pasar por eufemismos de los que tan amigos son los malos periodistas y los peores políticos.

    Del Inglés mejor no opino, pues odio el Inglés, al inglés y lo inglés aunque haya capitulado y accedido a intentar aprenderlo, aunque sea tan sólo por cuestiones practicas.

    Do galego ¿que che vou decir? pois sendo miña primeira lingua, dame moito noxo ver como o escarallan aquelles que porfian seres seus defensores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Do galego ¿que chevou decir eu? Sendo a lingua dos meus devanceiros, a miña propiedade, escoitei na miña infancia. Eu amo o co español ou inglés, sen ser anflófila, ¿entendeu?

      He cometido el pecado de apelar al traductor de Google, donde el Gallego figura como LENGUA en un largo listado, y a falta de referentes y parlantes vivos, que igualmente pasan letra y me susurran su dulce melodía al oído.

      Digo igual que tú, querido Manuel: "dame moito noxo ver como o escarallan aquelles que porfian seres seus defensores." Y entiendo sin traductor eso tanto como lo comparto.

      Gracias por el bello regalo y la afirmación de lo que es valioso para mí también.


      Un beso, amigo!

      Fer

      Eliminar
    2. Hola Fer. Me ha encantado esta entrada. Te cuento que cuando llegué a Buenos Aires me causo gracia el uso tan diferente que le damos a ciertas palabras, entre esas "concha". Para nosotros, los venezolanos, no es mala palabra, al contrario es de uso cotidiano y variado. Ejemplo: la concha del plátano, mandarina, caracol, papas. A las mujeres que se llaman Concepción les decimos cariñosamente Concha o Conchita. Tengo una concha, costra o cicatriz en la piel. Esta la expresión "conchale". La usamos de diferentes formas. Ejemplo: Conchale vale, voy a llegar tarde a mi cita. La he tenido que suprimir de mi vocabulario, ya que cuando la expresaba, me miraban feo y me llegaron a decir que no la dijera, que era feisisimaaaaa. jajajajaja. Tan es así, que a un amigo venezolano de mi hijo lo castigaron en el colegio por decirla y citaron a sus padres. Cosa que es absurda, ya que deben de respetar nuestra forma de hablar. Hay mas palabras y expresiones que ya no digo porque les dan un doble sentido. Para mi las malas palabras no existen, lo que existe es la intención que se les dan. Un beso Fer.

      Eliminar
    3. Me alegra que te haya encantado, Gaby, porque a mí me divirtió como loca escribirla. Fue un sinceramiento muy necesario el decirle a todos aquí que yo hablo así en mi vida de todos los días, como tantos porteños, tú lo sabes. Mala palabra para mí es castigo si se trata de imponérselo a un niño por hablar con los modismos de su propia lengua:¿te das cuenta? Eso sí es mala palabra. Concha es un piropo comparada con semejante burrada, por no decir otra guarangada. La intención es todo en todo, sí, Gaby: tienes razón.¡Cónchale! Es muy bella nuestra lengua en todas us expresiones.

      Un beso y gracias por tus aportes y tus confidencias de madre y de porteña adoptiva.

      Gracias mil ;)!

      Fer

      Eliminar
  20. Yo creo que todos nos adaptaríamos rápidamente al acento de donde vivimos. De seguro pudiera salir hablando argentino en poco tiempo. Siempre sorprendo a la gente cuando les hablo en español o castellano ya que me comunico principlamente en inglés. Siempre lo digo, yo soy de aquí y soy de allá. Un ciudadano del mundo nada mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que es tan fácil para todos, Edu. Mirá, mis ancestros se adaptaron, algunos más y otros menos: creo que todo depende de cuánto te abras a la nueva cultura y de cómo te sientas recibido y asimilado por ella o no. Si te sentís desarraigado y con esa morriña de tu tierra y no la superás, probablemente nunca se te borre el acento ni llegues a manejar bien la lengua de tu nueva tierra: esto lo veo en los inmigrantes de ahora también.

      Hay un factor afectivo en esto de lo cultural y lo lingüístico que es fundamental: si te sentís un ciudadano del mundo, como te pasa a vos, te adaptás y aprendés casi sin esfuerzo, como le paso a mi abuelo Jesús, un habanero de Vivero en Cuba y en Nueva York. Te dejás culturizar. Si no, te cerrás en lo tuyo y en definitiva te marchitás en la pena y salís perdiendo sin quererlo. Pero es más fácil hablar de esto que lograrlo, como siempre. No se controlan a voluntad las emociones en muchos casos.

      Un abrazo y many thanks, ciudadano del mundo ;)!!!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."