viernes, 14 de septiembre de 2012

¿Bloguear o no bloguear ... ?



Como el dilema shakesperiano, este es doble: se trata de ser o no ser y de estar o no estar. 

Sobre el primero no tengo dudas, aunque siempre hay momentos de cuestionamiento acerca del sentido de ser en determinados ámbitos y hasta en la vida misma, sin llegar uno a convertirse en un suicida en potencia. El adulto que no atraviesa por crisis de sentido, por momentos en los que todo se le hace cuesta arriba, fútil, rutinario, carente de relevancia en cuanto a su trascendencia, no se ha hecho grande, no ha devenido adulto. De hecho, muchos jamás lo hacen, digo, ni cuestionarse ni hacerse adultos. Y tal vez sea más conveniente en la era del placer. Aunque se paga un precio. Vivir sin cuestionamientos no es vivir, es vegetar. Como adulta, tengo esos momentos de inflexión en los que, como grafica esta autora con quien sigo aprendiendo y creciendo, Elisabeth Lukas, se me hace puro desierto y de pronto se presiente la posibilidad de una "reforestación". Por eso tengo como imagen inspiradora en el blog esta leyenda que algunos han malinterpretado pensando que se trataba de delirios de grandeza...



Trascender para mí es encontrarle un sentido a la vida que vaya más allá de mí misma: eso es ser grande y pasa cuando uno se hace grande porque crece interiormente. Para vincularlo con el dilema de Hamlet que hace cuajar este post, diríamos: "That is the question". La cuestión es que no me resulta fácil desprenderme de mí misma para crecer y trascender y sospecho que esa es la clave para encontrarle pleno sentido a mi existencia. Tengo que ir aprendiéndolo, distanciándome de mi ombligo poco a poco, haciendo ciertas renuncias en pos del bienestar de proyectos en los que soy y estoy y que además me trascienden. Hay que trabajar duro para generar un apego a una confianza que intento fortalecer en algo que va más allá de mí misma y mi efímero paso por el mundo. Y aún queda mucho camino por andar.

Últimamente me pasa que me planteo mucho más "estar o no estar" y dónde "estar o no estar”. Y uno de los lugares bajo la lupa es el blog. El dilema entonces pasa por estar o no estar más viendo la vida desde esta ventana en lugar de salir allá afuera y vivirla sin tanta reflexión. Vivir sin buscar un eco en este mundillo a veces complejo y otras inmensamente gratificante y atractivo, aunque peligrosamente adictivo. Un mundo que parece no tener límites ni fronteras, y que sin embargo no es más que una red que termina por atraparnos. Es como si se hubiese encendido una alarma de aviso: "Para no fallar en lo que es necesario en nuestras vidas debemos tener una conciencia despierta, despierta en el sentido de que lo importante no quede sumergido en nuestro comportamiento rutinario y regulado ..." Se despertó una conciencia que antes estaba subyugada por las posibilidades que envisionaba desde un jarro que se me hacía de porcelana. Ahora siento que el estar aquí implica no estar en lugares concretos y reales junto a seres para los que parece que nunca hay suficiente tiempo, aunque siempre hay tiempo para estar acá.

Varias veces escribí sobre los motivos por los que llevo un blog. Hoy mismo, al ponerme al día con algunas entradas de blogs que acompañan, mi día se colmó de sentido. Y cuando pasa como ahora, que mis dedos se deslizan por el teclado tan fluidamente y sale toda esta corriente que me inunda y se libera al quedar así plasmada en las aguas de este jarro de barro quebradizo, siento que vale la pena, me siento plena y vaciada al mismo tiempo. Es un enorme placer, difícil de describir, casi una necesidad vital que buscaría hacer de otra manera, ya que siempre he tenido diarios íntimos, cuadernos de notas, libros anotados, papelitos escritos y algunos sueños que se han aquietado. Por eso entiendo que escribir en mi caso personal es trascender, porque me hace crecer y me acompañó siempre en mi crecimiento.

No buscaría ser o estar en ningún otro lugar virtual que no fuese el blog. En Facebook no quiero estar: probé y abandoné con gozo y alivio, no sentí  que fuese ser sino más bien aparecer. En Pinterest no me veo siendo: siempre he tenido un friso y está colgando en alguna pared donde pincho mis cositas. En Twitter no llegaría ni a ser ni a estar, por la restricción en el número de caracteres... Y en Google+ estoy y no soy: ¡no lo termino de entender! La cuestión pasa por bloguear o no bloguear.  Bloguear es concretar el sueño de compartir lo que uno escribe con pasión y sin oficio, pero nos abstrae bastante de aquello para lo que hace falta una conciencia despierta.

No sé si serán los aires de primavera y los cielos límpidos y soleados, pero parece que últimamente bloguear ha perdido la adrenalina de los primeros tiempos. Se va descubriendo lo que un bloguero más experimentado me había avisado hace un tiempo, cuando esto era un jarro rebosante de ilusión y entusiasmo: 

-Muchos de los que te siguen hoy, dejarán de hacerlo y vendrán otros que finalmente también se irán.

Y así pasa. Inclusive se fue él mismo, que me lo advirtió. Aunque no del todo: eligió con qué blogs quedarse. Es que hay blogs y blogs...

Y sucede que siento que no encajo bien en ningún lado: lo mío no es artesanías ni deco, no es crianza, no es educación, no es literatura, cocina, filosofía, psicología, espiritualidad, arte, cine o música... es una mezcla ecléctica e indefinida condimentada con reflexión y opinión. Quizás esa falta de afiliación o el no encajar en una categoría más la abundancia de ideas y la diversidad que al principio me inspiraban ahora me estén fallando. Además, llega la primavera. ¿Quién quiere pensar tanto en estos tiempos? ¿Para qué? ¿No será mejor saltar por la ventana y zambullirme en esas aguas que contemplo y ya simplemente nadar con la corriente?

A boca de jarro

38 comentarios:

  1. Creo que cuando se logra una madurez -tanto en la vida como en ésto de bloguear y comunicarse con otros- uno puede compartir sin necesidad de estar "pegado" a los demás; estoy casi segura de que ésta es la única manera en que no nos perdemos a nosotros mismos.

    Lo de no encajar.. no lo creo. Hay muchos blogs similares al tuyo y que son de interés.
    En mi caso en particular decidí abandonar un blog en el que "me explayaba" o relataba cosas cotidianas porque me di cuenta de que eso no interesaba y como bien decís, con la llegada de la primavera -que en nuestro caso coincide casi con el fin de año- pareciera que la gente no quiere andar pensando mucho. No sé... pero yo hablo de mi caso particular, muchos blogs de ese estilo siguen pululando por la red.

    Yo blogueo cuando quiero, cuando tengo ganas, y cuando no siento tanta necesidad me reservo un poco en mi propia intimidad, algo que muchos confunden con aislamiento y que no es así.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema el del a-pego, Sandra. Me cuesta no apegarme a las personas que me leen y tienen a bien enriquecerme con sus comentarios. Cuando dejan de hacerlo simplemente las extraño, extraño esa posibilidad tan entrañable para mí de pensar en voz alta con otro ser remoto, de quien a veces ni siquiera el nombre real o el rostro conozco, pero que paradójicamente siento como alguien que tiene más en común conmigo que personas a quienes frecuento en ámbitos de la realidad y con quienes no logro conectar en el plano de la comunicación. También sobre esto he escrito un par de veces.

      Yo no temo perderme si me a-pego a los demás: al contrario, me hace encontrarme y me permite desarrollar una faceta comunicativa muy fuerte en mí.

      No dudo que haya muchos blogs pluritemáticos y variopintos, pero me interesa ser fiel a lo que considero mi esencia, y me pasa que últimamente me está costando un poco.

      Admiro cómo manejas el bloguear: no he podido lograr aún ese grado de libertad, o para usar tu imagen inicial, de desapego para con esta actividad.

      Te agradezco mucho el aporte por la perspectiva diferente que me brinda.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Interesante reflexión, estimada.
    Está claro que hay una necesidad de vaciarse y una costumbre de hacerlo (“diarios íntimos, cuadernos de notas, libros anotados, papelitos escritos”). Supongo que si no es en el blog podrías volver a los medios recién mencionados y el fin se cumpliría igualmente; claro que solamente sería para “consumo interno” o, en el mejor de los casos, para un grupo reducido de amigos y familiares. Yo creo que ahí está el tema, dejarías de publicar. Se terminaría el ida y vuelta, dejaría de existir la sorpresa del comentario. Algo parecido sucedería si por alguna razón los seguidores se sumergieran en una infinita pasividad. He visitado algunos blogs que no admiten comentarios y no muestran ni seguidores, ni estadísticas. Esos autores no necesitan, en apariencia, nada más que publicar. Ese no es el caso común, al menos no el nuestro. No se trata de “escribir o no escribir”, se trata de “bloggear o no bloggear”, así de claro lo planteaste.
    Como siempre hay posiciones intermedias: publicar menos, seguir menos. ¿Existe el riesgo de perder seguidores de decidir eso? No lo sé, supongo que sí.
    Se puede optar por suspender por un tiempo ¿qué problema habría? Siempre el mismo, perder seguidores. Es penoso, pero no es tan grave. Dejás el mail escrito y quien te estime te escribirá de vez en cuando.
    Estoy casi seguro que el mundo puede seguir sin nosotros, ajajajajja
    En algún momento todos dejaremos nuestro blog, así que no hay que tomar esto como una tarea de toda la vida.
    Como siempre, ninguna solución, sólo puntos de vista.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde ya, estimado James, el mundo puede y de hecho algún día seguirá sin nosotros. Creo que eso lo tengo claro. Hoy en día ya nada parece ser para toda la vida: ni los vínculos, ni el trabajo, ni el lugar de residencia, ni siquiera el sexo con el que naciste o el nombre que te dieron tus padres. Yo tenía otra expectativa con respecto a la duración y la proyección de ciertas cosas en la vida y me doy cuenta que no encaja con este paradigma en el que me encuentro. Aplica para el blog.

      Ya reduje el ritmo de entradas: en verano publiqué compulsivamente hasta tres entradas largas por semana, y ahora no me fuerzo porque me saltó la térmica. Y no descarto un descanso. De hecho me he forzado a descansar más de diversas maneras.

      Con respecto a los seguidores, en número, no me preocuparía: muchos están ahí para mostrarse, pero les importa un bledo del blog y de hecho los veo en todos los blogs que frecuento. No comprendo aunque respeto esa postura de hacerse seguidor y no aportar, simplemente figurar para mostrarse y captar seguidores para sí.

      Sí sentiría no estar por ciertas personas que me han acompañado y me han dado mucho de sí a través de sus propios blogs, de sus respuestas a mis comentarios allí y de sus comentarios aquí al pie de mis reflexiones. Soy una persona que no tiene muchos amigos en la vida real y siento que aquí he encontrado un grupo de gente que me respeta, me comprende, me contiene, a veces me hace mirar las cosas desde otro lugar, me da de sus propias experiencias, me enseña, me hace reír, pensar, emocionarme, vibrar. Esto vale mucho y absorbe mucho también.

      No hace falta encontrarle solución a algo que en verdad no es un problema, simplemente un planteamiento que me hago a mí misma. Pero es bueno ver qué opinan otros autores de blog que valoran la interacción y dan mucho de sí en cada entrega como es tu caso.

      Te agradezco profundamente y te mando un beso grande.

      P.D. De más está decirte que tu entrada de hoy fue una de las cosas que le dio sentido a mi día y que hace significativo para mí el hecho de bloguear, que entiendo como un arte.

      Eliminar
  3. estamos conectadas... Acabo de escribir algo sobre las redes sociales.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leerlo. Y te respondo cortito porque ya te dejé un largo comentario: yo leo tu blog al son de su bella canción y otros varios.

      Besos.

      Eliminar
  4. Mientras haya ganas de escribir, hay que seguir escribiendo!

    Los rótulos nunca suman, muy por el contrario, encasillan y no aportan...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madre: eso es lo que hace una verdadera madre. Brindar apoyo, contención y orientación.

      Besos!

      Eliminar
  5. Creo que te has contestado tú misma...Los blogs son como las mareas...estamos en bajamar, pero la pleamar volverá con corrientes renovadas.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, querida y cálida Alson. Es bueno sentir que esta sensación de bajamar es compartida, como quedó claro al leer tu última entrada.

      Gestos como el que tuviste hoy para conmigo son los que hacen que suba la marea y den ganas de bogar mar adentro. Te lo agradezco de corazón.

      Un beso y un abrazo grande.

      Eliminar
  6. La libertad es elegir...pero elegir es renunciar, porque temerlo todo es imposible...siempre queremos más... intenta compaginar las actividades...el blog con las relaciones ...no queremos perderte.
    bssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En porteño te diría: ¡sos un divino! (En un tono muy agudo) Y ahora te lo diré en el español que hablaban mis abuelos conmigo y que adoro y añoro y disfruto usar contigo y todos los hermanos españoles que tienen la amabilidad de cruzar el océano para comentar mis escritos. Eres verdaderamente un bloguero muy especial para mí, y es por personas como tú que intentaré seguir compaginándome y no perderme, porque si lo hago, perderé lo valioso que tú me das a través de tu propio espacio y de tus comentarios aquí, como otros a quienes también aprecio y valoro muchísimo.

      Gracias y un beso grande.

      Eliminar
  7. Hola, Fer, vine a retribuirte tu (silenciosa, por cierto) visita a mi blog.
    El tema que traes me tiene en vilo desde hace un tiempo, y no exactamente porque mi blog esté en caída, muy por el contrario, pero cuanto más 'éxito' se tiene, más problemas aparecen, tanto personales (mejorar, evolucionar, renovarse) como ajenos (críticas, quejas, envidias).
    Lo importante es que el blog sea una parte de nuestra existencia, la vida real es la que verdaderamente cuenta.
    Me quedo, con tu permiso.
    Abrazos.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Humberto y bienvenido!

      Mi visita fue silenciosa porque estaba demasiado cansada como para leer tu relato sobre Auster con detenimiento y comentarlo lúcidamente, que es lo que suelo hacer como seguidora, o debería decir "ser", para serle fiel a este escrito.

      Es muy cierto que aparecen problemas cuanto más se trasciende, digamos. No solamente parece que tenés que dar más de vos mismo sino que los que te rodean comienzan también a reprocharte todo lo que das de vos a esto porque no comprenden la relevancia que tiene en lo personal.

      Para mí el blog es una parte significativa de mi existencia que a veces siento me roba tiempo y energías para estar presente en ámbitos de la vida real que también resultan importantes y nutricios. Pero todo el conjunto hace a lo que es mi vida. Aunque tengo clara la diferencia entre realidad y virtualidad.

      Te agradezco el venir, el quedarte y el comentar.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Por mucho que lo desees tu conciencia no puede abarcarlo todo, ni estar en todas partes. No puede volar sobre tu realidad y cubrirla con un manto protector. No, debes elegir un parte de ti en prejuicio de otra, no tienes tiempo para todo. Lo malo es que muchas veces nuestro sentido de la culpabilidad actúa como un poderoso fiscal y nos dice que todo el tiempo que gastamos en nosotros mismos va en prejuicio del que deberíamos gastar en los demás o simplemente en el mundo que nos rodea. Si podemos despojarnos de todo esa maraña ruidosa del deber, la responsabilidad y la necesidad podríamos oír nuestra verdadera voz y saber en cada momento lo que queremos hacer y divertirnos con ello.
    P.D: A mí a veces me divierte más hacer comentarios en blogs ajenos que construir las entradas en los míos, eso demuestra el poderío de este curioso instrumento que tenemos entre manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Doc. Duele cuando tocas ahí, justo ahí, en la culpa...
      ¿Tú crees que podría extirparse quirúrgicamente, a pesar del miedo que me mete el quirófano? Ojalá fuera tan fácil. La culpa y la culpa femenina, materna, uf, qué tumor... Por eso digo que intento desprenderme, distanciarme, aprender, reforestarme. Porque muchas veces también me siento el ombligo de esos proyectos de los que formo parte y me trascienden, como la familia que he creado. ¡Mucho que aprender, Doc! ¿Cuál será la medicina que hay que tomar para "despojarnos de toda esa maraña ruidosa del deber" (me quedo con esta frase, si me lo permites, claro)? Recétamela en grandes dosis.
      Ese es justamente el tratamiento que necesito.

      En cuanto a oír mi verdadera voz, la escucho perfectamente, pero me dice tantas cosas al mismo tiempo que termina por ensordecerme. Es por eso que pienso que sería más fácil vivir sin tanto pensar. Pero no sería auténtica si así lo hiciera, y por ende, no sentiría que vivo y trasciendo.

      A mí también me divierte y me conmueve enormemente comentar y leer las respuestas de otr@s bloguer@s y los comentarios que aquí recibo: es lo mejor del arte de bloguear. El blog, como alguna vez escribí, es un fenómeno fenomenal.

      Gracias por la visita a domicilio: te pago con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Yooo, yooo quiero pensar!!!
    Yo quiero leer y poder reflexionar sobre lo que escribís!!
    Ayer mismo Victoria escribió algo relacionado...
    Los blogs son diferentes, la inmediatéz atrapa, pero es tan reconfortante saber que hay blogs a los que podés regresar y encontrar un remanso!!
    No te vayas...
    Te seguimos
    Besos
    Moni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Moni. No es que me quiera ir, aunque algún día sucederá, como comentó James. Todos nos iremos alguna vez. Es simplemente planterame dónde estar más conectada, medir fuerzas y aprender a vivir sabia y equilibradamente en todos los ámbitos. Supongo que llevará una vida aprender eso. Lo importante es intentarlo, ¿no?

      Beso grande!

      Eliminar
  10. Fer, me gustaría que leyeras una entradita mía de hace unos años. Se titula "Mi bosque". Este es el link: http://dunsany8.blogspot.com.es/2009/08/mi-bosque.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo gusto, Antonio. Ya mismo voy para tu bosque.

      Allí te encuentro.

      Abrazo y gracias por la invitación.

      Eliminar
  11. Todo es compatible para estar y para ser. Y para compartir.
    Yo, por ejemplo, me encuentro muy bien este jarro de porcelana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, admito que es cuestión de aprender a compatibilizar, como todo en la vida. En eso estoy trabajando.

      Me alegra mucho que te encuentres a gusto aquí, Pedro, que es para mí un lugar significativo aunque lo cuestione yo y quienes me rodean en ciertas oportunidades.

      Te agradezco y te saludo.

      Eliminar
  12. AHH FER ESO PASA EN MUCHOS ORDENES DE LA VIDA
    YO QUEME VARIOS IDARISO APUNTES ETC Y HOY ME ARREPIENTO DE HABERLO HECHO PORQUE MI MEMORIA NO PUEDE TANTO OCMO HUBIERA SIDO RELEER ESE MATERIAL INCINERADO JAJAJAJ
    ME ENCANTA TU BLOG PORQUE ME SIENTO CON LA LIBERTAD DE LEER SOLO LO QUE ME INTERESA SIN MAS PEOR A SU VEZ OJEO TODO EL RESTO Y HE APRENDIDO MUCHO Y ME GUSTA SABER QUE ESTAS Y POSTEAS SEGUIDO Y SOS LECTURA SEGURA
    Y SI A VOS TE HACE BIEN QUE MAS! A ESCRIBIR! EL CUESTIONARSE Y PENSAR MUCHO TODO ME CONTO UN PAJARITO QUE POR MAS QU ENO ESCRIBIESES ENE L BLOG ESAS LETRAS SULETAS ANDARIAN FORMANDO PALABRAS EN TU CABEZA O NOOOO?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que pasa en muchos órdenes de la vida, sino en todos.

      Gracias por tu apreciación tan positiva de mi blog y por la actitud de libertad y apertura con la que lo lees.

      Lo que te contó ese pajarito es cierto también, por eso necesito dejarlo salir, dejarlo volar en alguna parte...

      Gracias mil, Ana y un besote!

      Eliminar
  13. Te mando muchos ánimos para continuar con tu blog, Fer. Me encanta cómo escribes y lo que escribes. Tu blog es casi terapéutico, me ayuda a revisar aspectos propios que a veces no me cuestiono por esas distracciones de la vida allá afuera… Yo no creo que haya muchos blogs como el tuyo, llenando de profundidad temas aparentemente "pequeños" y cotidianos, que en realidad son cuestiones trascendentes para vivir una vida plena y con sentido. Adivino que somos muchas las personas que conectamos contigo y apreciamos enormemente tus palabras aunque nunca comentemos por aquí!

    Un abrazo y gracias por compartir!

    Clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente, Clara, tu comentario me conmueve. A veces, al mirar los números y la procedencia tan diversa de todos los visitantes que pasan por aquí al fin del día pienso que tan sólo han de venir a ver las imágenes o caer aquí en busca de algo que poco tiene que ver con el contenido que encuentran. Nunca imagino personas que me leen, valoran mi humilde aporte escrito y se van sigilosamente llevándose algo que los nutre tanto como me nutre a mí plasmarlo aquí.

      ¡Un abrazo hasta donde sea que estés y gracias a tí por hacerte visible y audible tan claramente, Clara!

      Eliminar
  14. Tu debes seguir escribiendo porque tus reflexiones llegan y calan en lo más profundo, contigo aprendemos mucho Fer...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sofya. Y yo aprendo mucho y crezco pensando en voz alta con personas como tú.

      Un beso grande!

      Eliminar
  15. Todo depende de las intenciones de cada cual a la hora de abrir el blog. Hay quien efectivamente lo tiene como un canal abierto de comunicación, de contacto y reflexión. Y esa es la parte másintersante para ellos. Hay quien vuelca experiencias personales, anécdotas, aficiones, gustos, mil cosas, con la intención también de compartir. Es el caso de quien escribe microrelatos o poemas. Creo que cada caso es particular.
    Mi caso por ejemplo es muy simple. Un grupo de amigos me animó a retomar la crítica de cine que ejercité en una revista universitaria durante mis estudios. Ásí de simple. En principio no me plantee debatir ni tomar contacto alguno en la red, ni ser protagonista de nada, ni visitar otras páginas. Simplemente pensé que colgaba las críticas y a quien le apeteciese que las leyese y que ahí finalizaba todo. Partí de un casi cero absoluto.
    Fue una sorpresa,lenta pero paulatina comprobar como alguien en la otra esquina del mundo, opinaba o comentaba alguna cosa. Al principio me limitaba a dar las gracias. Pero poco a poco la curiosidad hizo el resto. Y aquí me tienes. Ya sabes que de vez en cuando paso por aquí.
    Lo que no me gusta es convertir esto en una obligación. Es decir, comentar por que te han comentado y corresponder por no se que sentido de la cortesía mal entendida.
    Puedo pasar por aquí tres veces seguidas y luego perderme dos entradas, por ninguna razón especial. Y viceversa. Creo que eso no rompe el lazo. No rompe la idea de que esta página me enriquece y me hace reflexionar. La periodicidad, el seguimiento contínuo o la fidelidad constante no deben ser preocupantes. Esto es ante todo un ejercicio de libertad, tanto para escribir como para comentar. Sin ataduras. Un abrazo Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso lo que cuentas. Es cierto que debemos sentirnos libres y no hacer nada por cortesía o pensar que si no vienen a comentar esta o aquella entrada, me están de algún modo fallando o se trata de algo como una infidelidad o un amor no correspondido. Me han confiado historias así entre bloguer@s: "Que me sacó de su blog roll, que me pidió que ya no comentará más allí..." Un cotorrerío totalmente contraproducente. Esto tiene que ser placentero y hay que aprender a quitar el ego y las vanidades del medio.

      A mí me gusta el cine y te sigo porque sabes mucho y aprendo montones de cosas de tí. Pero me pasa que no sé tanto a veces como para aportar algo comentando, como me pasó con tu última entrada acerca de una película de la cual ni siquiera conocía su existencia y que probablemente jamás vaya a ver.

      Y sin embargo te leo, porque ya me une a tí un vínculo de apego y afecto que va más de allá de lo que escribes. Es ese el fenómeno fenomenal de los blogs que hace que se conviertan en algo tan preciado para quienes los llevamos. Esa sorpresa que te embarga cuando empiezas a notar cuántas personas llegan hasta tu espacio y su procedencia tan diversa. Personas como Clara que comenta más arriba: ¡es increíble!

      Gracias por compartir tu visión tan equilibrada y sensata de esto que, para mí, es un arte sobre el cual también me gusta reflexionar.

      Un beso, Víctor.

      Eliminar
  16. Debes hacer - no lo dudes nunca - lo que te haga más feliz. Pero por si albergas alguna duda, quiero manifestarte que tu bitácora es gratificante en todos los sentidos. Es un privilegio conocerla y visitarla.
    Un abrazo fuerte, Fer

    ResponderEliminar
  17. Se intenta, Luis Antonio, hacer todo lo que da felicidad y es tanto que a veces, sumado a lo que hay que hacer por deber ineludible e impostergable porque contribuye a los momentos de felicidad,que resulta un poco abrumador y se tienen dudas. Aunque ya conozco tu sensata opinión acerca de las renuncias a la que nos sometemos las mujeres por todos los otros roles que se imponen en nuestras vidas y ese es un gran tema para mí.

    Te agradezco muchísimo por la generosa valoración que haces de mi querido jarrito. Ante todo para mí está el contacto humano que esto genera. Es un privilegio para mí sentirme acompañada por personas como tú.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Querida Fernanda,
    tu entrada está llena de sentido y de vida. Me gusta la entarada y me identifico con ella. ¿Bloguear o no bloguear? Creo que no deberáis de dejar de hacerlo. No será pura filosofía, ni cocina, pero sí una mezcla que ayuda a identificarse y a sacarse los complejos; uno no decide si toca reflexionar o no; uno no decide cómo es: ni el que nunca reflexiona ni el que reflexiona siempre. Pienso que las decisiones no las toma uno racionalmente, sino que son parte de él mismo.
    A mí tu blog me sirve. Y creo que "ser util" para otras personas es maravilloso. No hace falta únicamente donar dinero a ONG ni colaborar en bancos de alimentos: te prometo que un blog con este espíritu tan existencias nos sirve a muchas personas.
    Estoy contigo en trascender. Pero desgraciadamente hemos sido educados en otra onda, en lo contrario diría yo! Y sé que es duro sacudirse todas esas imposiciones para llegar a la esencia. A veces uno piensa en rendirse, en mandarlo todo al carajo y sentarse en el sofá y no pensar. Pero seguidamente viene un pensamiento: es imposible no seguir este camino.
    Ánimo Fer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Diego!!!

      Es cierto que a veces nos planteamos mandar todo, pero absolutamente todo, al carajo. Patear el tablero. Hay rachas en las que parece que nada nos ha salido del todo bien, que todo pierde propósito y carece de utilidad. Te preguntas entonces: "¿Para qué?". Es una buena repuesta la que me das: porque este es mi camino, el que deja que se haga visible mi esencia, en sus fortalezas y sus debilidades. Y ser auténtica y fiel a mi esencia es una de las metas más importantes que me propuse para ser quien soy en la vida.

      No hay dudas de que la corriente nada en otra dirección, flota cómodamente según las mareas, en general. Pero por las respuestas que ha tenido este autocuestionamiento, veo que somos bastantes los que aún encontramos sentido a transitar estos caminos, que son como tú bien dices, una opción, ni la única ni la mejor, simplemente una forma de encarar la vida. Y si ayuda a otros, cosa que no se me habría ocurrido desde mi egoísmo y ese ombliguismo que intento desterrar, pues vale. Además de que se disfruta, muchas veces más que el mundo real en el que habito.

      Un abrazo, Diego y gracias de corazón!

      Eliminar
  19. Verás Fer: cuando llegó septiembre y ví que había llegado el momento de seguir con el blog, me planteé si valía la pena. Pues he decidido que sí, que quiero seguir aunque a veces las ideas me abandonen. No quiero perderos pero eso lo digo ahora.... Yo no sé cuando llegará mi hora de dejarlo pero creo que mientras os vea ahí, leyéndome, seguiré. A mi me sirve de mucho leeros, me gusta. Los abandonos duelen y a mí la falta de Joselu me hace daño. La vida es así. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  20. Querida Lola: me parece que hemos sido varios los que nos hemos planteado si valía la pena seguir y yo también lo hago primero por mí, porque echaría de menos enormemente este contacto con personas como tú que tanto bien me hace y que es de una calidad y profundidad que no se produce comúnmente en el mundo real con los seres con quienes comparto ciertos ámbitos. Si lees mi última entrada verás que esto es lo que digo, esta es la conclusión a la que llego, y esto es lo que me empuja a seguir adelante.

    Además, en esa entrada, menciono a un "alguien" que decidió desaparecer de su lugar de años, y ese alguien es Joselu: yo también lo extraño mucho, como te extrañaría y de hecho te extrañé a tí en tu verano. Pero tal vez debamos pensar que estaba saturado y que lo que necesita ahora es parar. Pero me pasa que me encariño mucho con personas que dan tanto de sí en sus blogs y en sus comentarios. La vida es así: "Todo pasa y todo queda..."

    Un beso grande y gracias por tu honestidad de siempre.

    ResponderEliminar
  21. Hola Fer:
    Al indagar sobre blogs y concepción del tiempo, di con tu blog y con esta entrada. Me agrada mucho cómo escribes, también lo que dices sobre los cuestionamientos de la vida adulta. Tengo 27 años y estoy pasando por un momento así.
    Saludos y gracias por tus palabras,
    Lorelí
    Ah, te paso mi blog... aunque voy iniciando: conversaverdeazul.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lorelí! Sos bienvenida, tanto al jarro como al interesante mundo de los blogs. Te agradezco enormemente los conceptos y con gusto voy a visitar tu espacio. Sos muy joven, pero la adultez y los cuestionamientos que esta trae suelen comenzar a tu edad. No te preocupes: no hay nada malo en indagar y autocuestionarse si eso nos permite crecer cuando se deja de crecer de tamaño y se empieza a crecer en otros aspectos mucho más vitales y trascendentes.

      Un beso y gracias!

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."