jueves, 1 de marzo de 2012

"You is sweet, you is kind, you is important"

"Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, 
yo aún tengo un sueño."

Martin Luther King. 


Me gustó mucho la historia que nos cuenta "Criadas y señoras" ("The help"), basada en el bestseller de Kathryn Stockett (2009), ya que no sólo podría ocurrir en una pequeña ciudad del sur de los Estados Unidos en los años 60 (Jackson, Mississippi). Su universalidad en cuanto a ciertas verdades sobre la vida de las mujeres de distintas condiciones sociales la hace trasladable a muchos lugares del mundo de hoy, especialmente a aquellos en los que hay grandes distancias entre una clase pudiente y una clase baja trabajadora. A pesar de esta virtud del libro, muchos han odiado la película por su melodrama y otros la han utilizado para generar controversia racial una vez más, ya que consideran que se trata de un cuento más en el que los personajes negros son "salvados" por los blancos o que son empleados como vehículos para alcanzar una vida mejor.


En el contexto que delinea la ficción, las mujeres de clase alta se hacen madres para cumplir con lo que se espera de ellas socialmente por sus propias madres, esposos y círculo social, tercerizan las tareas domésticas al punto de ni siquiera levantarse de una silla para abrir la puerta si alguien llama o preparar algo de comer para el esposo que llega de trabajar. Tienen hijos, pero no ejercen como verdaderas madres. Lo declara vehementemente a su criada negra una niña rubia (y gordita, como recalca su madre) a la que cuida Aibileen Clark, entrañable personaje encarnado por Viola Davis: "Tu eres mi verdadera mamá".



¿Quién es mamá? Mamá es la persona que te conoce, que te registra, que te alimenta, te viste, te peina, te lleva a dormir y vela por vos cuando enfermás, que te hace sentir protegida y, sobre todo, quien te hace saber que "Sos dulce, sos especial, sos importante", aunque lo diga mal, aunque tenga escasa escolarización y aunque tenga la piel de otro color. Estas criadas negras ejercen el rol de madres de las hijas de sus señoras, quienes de muchas formas, son dueñas de sus vidas aunque no de sus destinos, haciéndolas trabajar seis de los siete días de la semana, usar sus propias dependencias sanitarias y dejar a sus propios hijos al cuidado de otras mujeres que toman la posta porque no queda otro remedio. Aunque ya no se las llame criadas y no sean todas negras, la vida de las empleadas domésticas muchas veces se parece bastante a lo que se muestra en esta historia, y se sienten una "posesión". Se impone el eufemismo de "The help" ("Ayuda doméstica"), que da nombre al libro y que se utiliza hasta a nuestros días, cuando en verdad son ellas el pilar y el alma del hogar. Sabemos que donde hay necesidad de apelar a eufemismos es donde se intenta confrontar con alguna verdad a la que no nos gusta mirar. Estas mujeres son las verdaderas amas de esas casas en las que las señoras siguen siendo niñas llenas de pretensiones que no terminan nunca de asumir sus roles adultos y sus vínculos en profundidad, y así transcurren sus días intentando llenar el vacío existencial de sus vidas.

Paralelamente a esta realidad, existe una hermandad de mujeres blancas y negras que no conforman la norma aunque deban pagar el precio con exclusión, violencia y desprecio. Son mujeres que se juegan por la autenticidad y la lealtad y que encuentran un sentido profundo a sus vidas, que trascienden a través de lo que legan por necesidad vital y por amor a sí mismas y a los demás. Ellas son, en definitiva, quienes abren las ventanas al pequeño gran cambio posible, de profundas reverberancias sobre sus propias vidas. Se hermanan más allá de su color o clase social, en su condición de mujeres, con todas las delicias y las amarguras que esta conlleva. Y finalmente, alguna de las que no se animó a enfrentarse con lo que se esperaba socialmente de ella admite: "El coraje a veces se salta una generación..."


En palabras de Victor Frankl "La sociedad de la opulencia sólo satisface necesidades, pero no la voluntad de sentido." El ser humano, en su condición de varón o mujer, "... es capaz de transformar en servicio cualquier situación que, humanamente considerada, no tiene ninguna salida. De ahí que en el sufrimiento se dé una posibilidad de sentido. (...) Al cumplir un sentido, el hombre se realiza a sí mismo." Y también la mujer, para quien el tironeo que conlleva la vocación de realización personal en el mundo del trabajo con el deseo de encarnar el alma de su hogar y su maternidad genera una buena dosis de frustración y dolor aún en pleno siglo XXI. Todo destino se manifiesta y cobra profundo sentido cuando se es capaz de descubrir la voluntad para escribir el libro de nuestra propia historia, que es alimentada por esas amorosas palabras que prodiga una mujer-madre:

"You is sweet, you is kind, you is important."

A boca de jarro

24 comentarios:

  1. Hola Fer, suena muy interesante la película, la ví en la cartelera de los cines...
    Lo que contás me hace acordar a que mi ex jefe de Buenos Aires y toda su familia (todos de una clase alta) tenian chicas paraguayas trabajando en sus casas, siendo las mamás de sus hijos, haciendo todo. Y realmente eran como "una posesión", también se las llevaban de vacaciones a Punta del Este, donde se iban todo el verano. Me daba mucha pena, esas mujeres no podían elegir hacer otra cosa, tener otras vacaciones, estar con sus familias? No sé qué pasaría por la mente y el corazón de esas chicas... También recuerdo anécdotas que me contaban, que los hijos les decían "Mamá" a esa chica, que aprendieron a hablar y lo hacían con el tono de Paraguay. Todo un tema.

    Trayéndolo más a mi realidad, cuando quedé embarazada no quise seguir con mi vida de siempre, porque eso significaba delegar mi maternaje a otra persona. Y yo quiero ser esa mamá que vos describís: "Mamá es la persona que te conoce, que te registra, que te alimenta, te viste, te peina, te lleva a dormir y vela por vos cuando enfermás, que te hace sentir protegida y, sobre todo, quien te hace saber que "Sos dulce, sos especial, sos importante"... Vos me leés siempre y sabés de mi conflicto con lo laboral, con el afuera, con la profesión. A mí me cuesta dejar a mi hija si no es por algo que realmente valga la pena para mí, ir a trabajar sólo por hacer algo afuera de casa, no me parece la solución a esas veces en las que me canso de tanta demanda de mi hija. Por eso le doy vueltas al asunto, mil y una vez. En fin, da para largo, por eso mi blog trata más sobre eso que sobre otra cosa, jajajaja!
    Voy a ver si puedo ver esta peli.
    Te mando un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este puro blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias,buen día, besos eternos..

    ResponderEliminar
  3. Hola Fer, muy cierto todo lo que decís, madre no es sólo la que da a luz. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Gi: Es real lo que contás y por eso me interesó la película. Yo lo he visto en clases altas de Buenos Aires también. Chicas que toman de muy jovencitas y ni siquiera forman su propia familia. Por lo tanto, los hijos de sus señoras son como los que ellas no tienen. Ejemplos entre ricas y famosas abundan.

    Y tu conflicto es compartido, no sólo por mí, creo que por millones de mujeres que a veces ni siquiera pueden optar entre ser una cosa o la otra o ambas a la vez, sintiéndose como en falta en los dos mundos. Por eso me conmovió el alegato de esta historia y la perspectiva que le dá de mi propia búsqueda de sentido, que intuyo es muy parecida a la tuya, porque, como bien decís, ya nos conocemos bastante en esta cuestión. Ojalá puedas ver esta película.

    ¡Un beso grande y gracias por tu aporte!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Don Vito y un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Vero. La biología te da la posibilidad que luego vos ejercés o delegás: es una opción. Aquí se ve clarísimo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. En relación a lo que comentas de la controversia racial te diré que este año tengo una asistente de conversación afroamericana, de Washington. Según me ha dicho la comunidad afroamericana está un poco molesta con la película y en parte la comprendo, la verdad, pro lo que voy oyendo. La película no la he visto pero pronto me pondré con el libro. Ya te diré...
    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Carmen. Así he leído yo también. Y el hecho de que la actriz Viola Davis perdiera contra Meryl Streep también los disgustó un poco.

    Yo rescato el mensaje sobre la condición de la mujer por encima de su raza y en relación al arte de maternar de diversas formas y de dar sentido a su vida más allá de los prejuicios y las expectativas sociales de cada sociedad en su tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. No he visto la película pero si que leí el libro el año pasado y me gusto...
    el tema racial es complicado...aunque yo pienso que más que el color nos separan los dineros...no es lo mismo ser un negro pobre que un negro rico...e igual pasa con los blancos... ojala el tema de clases y colores desapareciera y nos empezásemos a ver como seres humanos de igual condición...por soñar que no quede...
    un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Julia.

    Un abrazo para tí también y buen finde.

    ResponderEliminar
  11. No he visto la película, pero la tengo grabada. Es una de las candidatas a este fin de semana. Le tengo cierta prevención en la idea de que va a ser un melodrama en que las mujeres negras son muy buenas y las madres blancas unas inútiles caprichosas que delegan todo en esas amas negras. Es malo hacerse un cliché de una película antes de verla. Ello te impide quizás disfrutarla, salvo que la visión de la misma, te llegue a sorprender. Albert Nobbs me sorprendió y eso que iba reticente a verla. Me gustó mucho más que La dama de hierro. Espero que cuando la vea, llegue a intrigarme y que no sea simplemente el mensaje humano que me espero. No conozco los argumentos de la comunidad negra sobre la película, pero es cierto que no hay a veces peor discurso que los bienintencionados que esconde un paternalismo apenas disimulado. Esto es lo que me temo de esta película.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joselu: Es posible que encuentres en la pelícila todo eso que esperas. Yo he ido más allá, y me ha servido para reflexionar en cómo la mujer blanca que desea un destino lleno de sentido para sí misma es cuestionada y se siente tan presa de las normas sociales como las negras que no podían salir de sus destinos de criadas.

      Y también rescato la validez actual de ciertos estereotipos femeninos que se muestran en un lugar y un tiempo específico, y que aún producen conflicto interno en muchas mujeres como yo.

      Un beso y buen fin de semana.

      Eliminar
  12. Hola!!
    La piel de gallina se me pone, no puede ver gente así….y pensar que en la realidad siguen existiendo.
    Buen fin de semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Común.

      Un abrazo de oso para vos también.

      Eliminar
  13. No me parece mala la película pero es una de las que me gustaron menos, me pareció muy básica, y sin fundamentos más que algo gaseoso y sentimental, hay actuaciones buenas pero no me parece que fuera trascendental más jugando comercialmente con la temática. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mario. Yo no juzgo a la película como una gran obra, auqnue digo que sí me gustó. Lo mío no es pura crítica de cine, desde ya.

      Más bien profundizo sobre el mensaje que transmite acerca de la vida de mujeres distintas y sus resonancias en mí, que comparto su condición de género. Es cierto que cae en el sentimentalismo, pero creo que no se queda simplemente en eso. Rescato esas líneas del libro como algo que me sirve en lo personal para encarar la maternidad y entender su esencia.

      Besos y buen fin de semana.

      Eliminar
  14. No he visto la película ni tampoco conozco le libro, FER bonita, pero...


    Sin querer, ante los tópicos y las imágenes estereotipadas de realidades que aun siendo ciertas, contienen tantísimas excepciones que no ser mencionadas, me obliga a emprenderla siempre con mi particular cruzada, contra ellas ... verás, como sabes, yo tengo un despacho y es obvio que necesito gente para llevar la casa, lo mismo que tengo gente que trabaja conmigo en el despacho. Te puedo asegurar que en mi casa tooodo el mundo es igual, a mis hijos les controlo yo en todo lo importante, estudios, educación y todo lo que gira dentro de su cabeza, pero efectivamente hay cosas que delego, la persona que me ayuda con ellos, es tan parte de mi familia como si nos uniera una relación de parentesco y eso mismo es lo que siempre he transmitido a mis hijos.

    Jamás se puede pagar a nadie el cariño y la dedicación que tiene con tus hijos... me da igual si es planchándoles la ropa, controlándoles los deberes o enseñándoles en el cole. Mi cariño y agradecimiento por toda la gente que me ayuda en la crianza de mis hijos, sieeempre será eterno, igual que mi reconocimiento, pero el papel de madre de mis hijos, siempre, siempre será mío... ese no se lo cedo yo jajaja a naadie :-)

    Y sobre el tema del racismo aunque obviamente existe, a veces y lo olvidamos, hay tanto racismo dentro de los propios afroamericanos, como desde los blancos hacia ellos... es otro tema que por sorprendente que parezca existe, de hecho entre ellos hacen diferencias por la tonalidad más o menos oscura de la piel.

    No sé FER, será que mil veces me veo aludida directamente e incluida en clichés que me espantan tanto como a todos lo que me hace saltar y decir eso de que... generalizar no es justo... y explicarme más de lo que debiera, máxime si aquí sólo mencionas una peli. Por cierto, intentaré verla, gracias.

    En fin, perdón cielo... ya te digo que me sale esto y... lo siento, me puede:-)


    Un beso inmeeeeeenso FER, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Tu testimonio siempre es valioso. Desde ya la película hace un manejo maniqueísta del tema y no creo que en la realidad toda la gente pudiente que tenga ayuda doméstica sea tan cruel y desalmada como se la pinta aquí. De hecho hay señoras en la peli que tratan a sus criadas como a un miembro de la familia.

      Se puede y se debe pedir ayuda y contar con ella, y desde luego ejercer o no el rol que nos compete como madres es una elección personal que no va de la mano de nuestro poder adquisitivo.

      Yo simplemente siento tensión entre esos dos roles en mi vida, el de mujer profesional y madre y ama de casa, y me interesan las historias ficticias y reales, como la tuya, que me muestran distintas maneras posibles de llevar la empresa adelante.

      No es mi intención generalizar, sino simplemente reflexionar tomando este film como inspiración sobre lo que sucede a veces, y sobre todo, siempre me interesa y me enriquece reflexionar y escuchar puntos de vista acerca de lo que significa la maternidad y cómo la encaran y encarnan las mujeres del siglo XXI.

      Te agradezco el aporte y te mando un beso: muy feliz finde.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Espero que te guste.

      Buen fin de semana, Pedro.

      Eliminar
  16. Querida Fer: ví la peli y salí maravillada de ella. Es, para mí, toda una lección.
    Aparte de la peli en sí, yo, cuando me casé con 21 años recien cumplidos, lo que más deseaba en el mundo era tener mis hijos. He tenido ese instinto maternal desde que me reconozco.
    Cuando los tuve, en once meses dos, yo no estaba preparada para esa tarea, yo era una niña tonta completa. En aquella época tan distinta de esta, yo tenía dos chicas en casa, una para la casa y otra para cuidar de los niños. Reconozco que los dejé demasiado en sus manos y ahora me arrepiento de lo que me perdí. Luego tuve otros dos hijos y la cosa ya cambió. Creo que tuvo mucho que ver la época, los años 50. De todas maneras yo siempre he tenido un gran respeto por las personas que han trabajado conmigo, siempre he sabido sus vidas y sus problemas y vivencias.
    Si ahora con mi experiencia empezara a vivir, sería todo tan diferente......
    Un abrazo Lola (y me ha encantado todo lo que dices.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lola: en esto de ser madres, creo que todas aprendemos sobre la marcha, lo hacemos como mejor nos sale, y siempre nos embarga ese sentimiento de que si pudiéramos volver atrás, lo haríamos diferente.

      Sin dudas, la edad en la que nos toca ser madres, la época, el contexto social y socio-ecónomico y la propia crianza que hemos recibido nos condicionan.

      Lo que vale, creo, es el sentir, eso que tú llamas instinto maternal, ese amor visceral que se da de modo imperfecto pero con el alma.

      La peli me conmovió también y entiendo que es una peli muy femenina: es posible que para los hombres sea algo sentimental y melodramática.

      Pero nosotras, que hemos paladeado ese sabor agridulce de la maternidad real, con o sin ayuda, captamos el mensaje de que lo importa en definitiva es legarle a otros ese ansia por encontrarle sentido a nuestro paso por el mundo y hacerles sentir a quienes vienen detrás que son valiosos sólo por ser.


      Gracias por tu sincero y valioso testimonio de vida y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Llegué a este post por casualidad, siguiendo otras entradas tuyas en forma aleatoria... No lo había leido...
    Me gustó mucho la película, pero sobre todo, las palabras con las que titulaste esta entrada... me emocionan
    Y me quedo pensando en eso de las distitas formas de maternar...
    Un abrazo
    Moni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te emocionan porque aplican para vos: "You is kind, you is sweet, you is important!"

      Un abrazo grande, amorosa y maternal Moni!

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."