lunes, 6 de junio de 2011

¡Así quiero trabajar! Inspirado por Hernán Casciari, Editor de la revista Orsai.


Ya sé que les estoy tirando mucha data, pero como dice Mario Mactas, citando un refrán popular: "Pongan el carro en movimiento, que los melones se acomodan solos.."
Y este carro vá a todo galope... 

¡Sepan comprender!

*Biografía interesante, vean:
Hernán Casciari nació en Mercedes, Buenos Aires, en marzo de 1971. Es escritor y periodista. Ha recibido el 1º Premio de Novela en la Bienal de Arte de Buenos Aires (1991), con la novela ‘Subir de espaldas la vida’, y el premio Juan Rulfo (París, 1998), con el relato ‘Ropa sucia’. Desde el año 2000 está radicado en Barcelona, desde donde ha escrito una serie de blogonovelas pioneras en la literatura por Internet.
En febrero de 2004 comienza a escribir artículos, ensayos y piezas cortas de ficción en su blog personal ‘Orsai’. Ha publicado las novelas ‘El pibe que arruinaba las fotos’ (Plaza & Janés, 2009) y ‘Más respeto que soy tu madre’ (Plaza & Janés, 2005), recopilación de la historia virtual ‘Los Bertotti’, bitácora elegida como la mejor del mundo por la cadena alemana Deutsche Welle, que será llevada al cine en 2012 y que adaptó al teatro (con gran éxito) Antonio Gasalla; y los libros de relatos, ‘España, perdiste’ (Plaza & Janés, 2007), ‘España, decí alpiste’ (Ed. Sudamericana, 2008) y El nuevo paraíso de los tontos (Plaza & Janés, 2010). Sus libros han sido traducidos a varios idiomas.
Sus cuentos e historias cortas aparecen en diversas revistas (Brando, Newsweek, First, Sport Illustration, El Malpensante o La Mujer De Mi Vida).Hasta septiembre de 2010, fue columnista semanal de opinión en los periódicos El País (España) y La Nación (Argentina), periódicos a los que renunció para embarcarse en un nuevo proyecto editorial propio.
En enero de 2011 publicó el primer número de la revista Orsai.

Fuente: http://orsai.bitacoras.com/el-autor

Lo que aquí llamamos, "un grosso", ¿no? 
Bueno, ahora vean  un fragmento de lo que siente Hernán Casciari por estos días, tomado de:
http://orsai.bitacoras.com/2011/06/adios-industria-editorial.php



Hernán Casciari | 2 de junio, 2011

"Todas las editoriales mienten —me dijo Horacio Altuna, uno de los bestsellers mundiales del comic—; las más honestas te roban el veinte por ciento, y de ahí para arriba. Te atan a cinco años de permanencia, te quitan los derechos de tu obra, nunca te ofrecen sistemas de verificación de ventas. Lo tienen todo controlado para engañarte (....) contratos esclavos, porcentajes ridículos, escandalosas mentiras a la hora de explicar el número de ventas". Es decir: lo mismo que nos pasa a todos los que alguna vez publicamos, pero multiplicado por mil, porque es Altuna. Me confió anécdotas muy desagradables sobre las mafias de la distribución, sobre los engaños sistemáticos y los chantajes a los autores, y me explicó también las diferentes técnicas de fraude que utiliza Francia, España, Estados Unidos, Latinoamérica.(...) "Y todos se llevan una tajada mucho más grande que el que escribe la novela o el que dibuja el comic" —le dije.  La intermediación es un recurso del siglo veinte que sirve para defenderte del fraude. Un representante literario, por ejemplo, se lleva el quince por ciento de tus derechos. ¿Por qué se lo lleva? Para defenderte de los engaños de las editoriales. Qué increíble: los representantes necesitan que las editoriales sean deshonestas para que su trabajo resulte necesario. ¿Sabés cómo se llama eso? Sociedad.
Conversamos mucho sobre el tema; era noviembre de 2010. Después almorzamos e hicimos sobremesa. Sobre los postres, Horacio se hartó del siglo veinte. Renunció de palabra a todas sus editoriales en el mundo y decidió publicar su obra futura con nosotros.
Cuando volví a casa esa noche, con Chiri nos pusimos a fantasear. ¿Se podría realmente fundar una editorial inocente, en donde nadie le quiera robar a nadie? ¿En donde la imprenta, los correctores y los diseñadores cobren lo que se merecen, y que el autor se lleve lo que de verdad vale su trabajo? ¿Y que, además, no caiga en las injusticias de la mala distribución global?
Esa misma noche redactamos, en una libretita, estos “Diez pactos para fundar una editorial imposible..."

Esto lo dice Hernán Casciari, hoy talentoso editor de la Revista Orsai, que apenas lleva dos ejemplares a la venta y prepara el tercero para julio, y que es un compilado de talento por donde se la mire. Me extraña que a Hernán le sorprenda esto que nos pasa a todos los profesionales, máquinas de laburar y usinas de ideas creativas en la Argentina: nos esquilman, nos explotan, nos expolian... lisa y llanamente. 

EL PEZ GORDO SE LLEVA EL TOCO, Y VOS, QUE SOS QUIEN LO ENGORDÁS, TE QUEDÁS CON LAS MIGAS, TU TALENTO, Y EL SABOR DULCE DE  LA MISIÓN CUMPLIDA SI SENTÍS, COMO SE DEBE, QUE EL TRABAJO ES MUCHO MÁS QUE EL DINERO QUE GANÁS POR REALIZARLO.
PERO NO VES GUITA...  Y NECESITÁS GUITA PARA VIVIR, E INCLUSO, PARA CRECER COMO PROFESIONAL Y PERSONA, Y ASÍ SEGUIR ENGORDANDO AL REY DE LA PECERA... Y LA ESTAFA ES INDIGNANTE, AUNQUE ESTÉ REGLAMENTADA POR CONTRATO Y POR LEYES LABORALES: como decían los Romanos, que algo de derecho entendían, "DURA LEX, SED LEX", que traducido significa: 

     "SÓLO UNA LEY JUSTA PUEDE SER LLAMADA LEY."

Esto es indignante para Hernán Casciari, "un capo", para mí, docente, para mi esposo, directivo docente, para mi hermana, médica, para mi cuñado, ingeniero, para mis viejos y suegros laburadores jubilados, para los españoles indignados... la lista es interminable. Toda gente preparada, decente, deseosa de trabajar, crecer profesional y humanamente, y ganar un sueldo (o un haber jubilatorio) DIGNO. Y otra vez aparece la indignación... 
¡Cuánto me cabe la indignación que me contagian los españoles indignados!

 Mañana, tengo que negociar un aumento de sueldo que yo misma propondré. Me llevó años lograr valorarme como EDUCADORA, porque eso soy: en mi tarjeta de presentación dice "Profesora Nacional de Inglés". Pero eso no le hace honor a la verdad. La verdad es que, desde que empecé a ejercer esta bella profesión, siempre traté de EDUCAR más allá de enseñar un idioma, de transmitir valores, cultura, experiencias vitales aptas para mis alumnos. Pero sólo en mi perfil Google me animo a decir que soy EDUCADORA, sin faltar a la verdad. 

Cuando me gradué con honores por ser el mejor promedio de mi promoción en 1991, me invitaron a asistir a dos ceremonias distintas: esas cosas argentinas... Una era "La Jura", que se llevó a cabo en el Instituto Nacional Superior del Profesorado Joaquín V. González, y otra era "El Acto de Colación", que se hizo en el Teatro Cervantes.
Las dos ceremonias fueron hechas en días de semana, laborables, y yo, para entonces, ya estaba trabajando. Igual que mi familia, que quería estar presente. Entonces, para no "jorobar" (¡qué tanto, ir a que te den un diploma que no es el título oficial que después tendrás que tramitar!), elegí ir a "La Jura", en donde el rector de esa casa de estudios de excelencia, cuyo nombre afortunadamente olvidé, nos dio un lamentable y desalentador discurso acerca del futuro que se nos abría al traspasar las puertas del instituto, al cual le estoy profundamente agradecida, es decir, a sus profesores, no así a su rector, claro.
   
Se nos dijo que si lo que buscábamos en el noble ejercicio de la docencia en la Argentina era hacer dinero, habíamos errado el rumbo. Y yo le creí.  ME LO CREÍ. Hasta que vi cuánto dinero hacen quienes me contratan para dar clases. Pero nunca fui buena para las negociaciones, como buena docente...o tal vez, como estúpida e ilusa docente.
El día anterior a "La Jura", se había llevado a cabo el acto de colación en el Cervantes, pero yo había ido a mi trabajo a dar mis clases, sin imaginar siquiera que en ese acto me iban a entregar la medalla de honor al mejor promedio de mi promoción. Pero elegí lo que consideré más práctico y viable para cumplir con mi trabajo y no "jorobar" a la familia, que ya bastante dinero había invertido en mi carrera de estudios como para perder un día de trabajo en un acto académico más... Mi ego no sufrió, porque ni siquiera se enteró hasta el día siguiente, en "La Jura", cuando el rector me dió la medalla tibiamente y a destiempo, reprochándome mi ausencia del día anterior en el Cervantes, que jamás imaginé sería notada... porque nadie me había avisado que era la mejor de mi clase, y de mi promoción, y que se me iba a distinguir con una medalla. Yo no lo sabía....
Con el paso del tiempo, agradezco este "error de cálculo" y "falta de olfato": creo que recibir una medalla en el Cervantes, y ser aplaudida por la audiencia de pares, docentes y familiares de profesores recién recibidos, hubiese hecho aún más difícil conformarme con los sueldos docentes que he recibido desde entonces, pero sobre todo, con los que recibo hace cosa de diez años, desde el colapso económico argentino que conocemos como "el corralito" o "el default".

Mañana trataré de negociar con mis armas: nobleza, honestidad, responsabilidad, entrega, talento y valía. Veremos... Pero me encantaría hacer una negociación como la que se ve en este trailer de Orsai.

¡Yo quiero trabajar con gente que haga este tipo de contratos!

                                          

A BOCA DE JARRO.

11 comentarios:

  1. Sos una divina Fer! quedate tranquila o al menos acompañada, en breve mi blog también tendrá fines de lucro! jaja! besos

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por eso: vamos todavía!!! Gracias por acompañarme hasta en esto. Vos también sos una divina.
    Besos,
    Fer.

    ResponderEliminar
  3. Interesante post. Tengo una pregunta: ¿Es necesario colocar ese tamaño de tipografía? ¿No se leen mejor las letras pequeñas?

    Saludos,

    D:S

    ResponderEliminar
  4. Es posible, lector anónimo, es un buen aporte el que hacés.
    El tema es que de tanto escribir, mi vista está comenzando a sufrir el exceso visual, y yo necesito tipografía grande hasta tanto no me haga tiempo para el oftalmólogo.
    Además, en un blog, la tipografía, el color y el tamaño tienen un significado. Y en este caso, denotan mis emociones con respecto a lo que escribo. Esa es la diferencia entre un blog y otro tipo de publicaciones. De todas maneras, tomo y agradezco el comentario y la crítica constructiva.
    Gracias.
    Fer.

    ResponderEliminar
  5. María Fernanda Paz dijo...
    Y te digo más, D:S., ahora que ya traje a los chicos del colegio, y les dí el almuerzo, y terminé con la cocina, al menos hasta las 4, cuando quieren la merienda...
    "I've got a sneaky suspicion of who you might be, you know?"
    Y si sos quien yo pienso,me entendés en inglés perfectamente. Ya conozco tu tipo de humor, pero a mí no me vás a hacer bajar la guardia. Me imagino que el tema de las editoriales te interesa, por experiencia propia, y que te gustaría ver algo escrito sobre vos en ese tamaño de tipografía, que según vos, yo "coloco". Si publicaste algo, seguramente tuviste que hacerle caso a tu editor. Yo no tengo editor, y hago lo que me más me gusta: he ahí la diferencia. Si querés, la seguimos cuando te decidas a dar tu nombre.
    Mientras tanto, te recomiendo leer otra entrada mía, que te puede resultar "interesante": "Linda letra...".
    Adioós!!!
    Fer.

    ResponderEliminar
  6. A mí siempre me llamó la atención el éxito que tiene la arrogancia sin el más mínimo respaldo empírico. Es decir, hay gente que actúa de exitosa y termina teniendo éxito. Todo viene de la "actitud" y no de la "aptitud". Por ejemplo Fer, vos deberías haber sabido (o sospechado) que eras la mejor de tu promoción ¿por qué no?, por la actitud. La medalla y los aplausos te hubieran venido bien, no tanto para alimentar el ego, sino para que tomaras una dimensión de quién eras (sos). Y ahora igual. A veces es mejor pedir perdón que pedir permiso. Si querés ganar dinero, peleá y ganalo. Quedate tranquila que podés mostrarte "grossa" porque tenés con qué. Serías la excepción que confirma la regla: alguien exitoso y con fundamento. Total los que te conocemos ya sabemos que sos de buen corazón, con plata o sin plata, y queremos verte... exitosa!

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias, AMIGA! ¡Qué generosa y noble sos! Sí, y como siempre, tus aportes me enriquecen tanto...
    Yo también creo que hay más exitosos por actitud que por aptitud, llámese "mérito". Pero habría que preguntarse:
    "¿Qué es el éxito?"
    Sería un buen tema para una próxima entrada...
    Igual te cuento que estoy conectándome mejor con quien soy, sin creérmela, pero luchándola desde mi valor y ahora mi experiencia. Y fue bueno el resultado de la batalla de ayer. Es más, creo que es muy promisorio, y que me vá a colmar de satisfacciones profesionales, más allá del dinero, que importa, no te voy a mentir, pero que vos que me conocés bien sabés que no está entre las más importantes de mis razones de ser. simplemente hace falta dinero para ser como yo entiendo el ser:alimentando, educando, aprendiendo, disfrutando, curando... Todo eso tiene un precio en este mundo.
    Te cuento más vía mail mañana. Hoy estoy fundida!!!
    Vos tuviste mucho que ver con lo que logré hacer ayer: GRACIAS!!!
    Te quiero mucho, AMIGA!
    Un beso gigante,
    Fer.

    ResponderEliminar
  8. Si le doy click al "me gusta" de las reacciones que hay al final de la entrada....implicaría
    a) que me gusta cómo se pisotea a la educación y a los educadores
    b) que me gusta que mi teacher haya sido la mejor de su promoción
    c) que me gusta el texto en gral
    d) que me gusta que este blog, tenga fines de lucro

    Qué ambiguos estos medios de comunicación modernos. Voy a darle al "me gusta" y aclaro que es por las opciones b a d, y que quede BIEN CLARITO que las implicancias en sí del texto (opción a) no me gustan nada.

    Y para cerrar mi comentario: ¡¡¡No alimenten al troll!!!

    ResponderEliminar
  9. Daniela: me parece que lo tuyo es el producto de tanto lidiar con multiple choice en la vida... No es tan complicado, y las opciones las diseñé yo...Sorry!
    No estaba pensando en mi última entrada, sino en cómo iban a reaccionar los lectores del blog a esto. ¿TE AFECTA O NO? Más allá de lo que económicamente esto signifique para mí, que no creo sea mucho. Ese es el punto, y sobre todo, interactuar,que siempre es bienvenido y agradecido. Gracias por recordarme tan dulce y fielmente como "mi teacher": eso para mí NO TIENE PRECIO!!!
    Hugs and kisses,
    Fer.

    ResponderEliminar
  10. Dani! Qué susto me diste! Menos mal que pusiste el link a Wikipedia... por un momento pensé que no eras gay friendly... qué horror!
    Bueno, ya pasó. Me alegro de cruzarte por aquí pequeña :)

    ResponderEliminar
  11. Amigas y ex-alumnas entrañables Ale y Dani: Ya las tengo recaladas, así que no empiecen con sutilezas, por favor, que me van a meter en problemas. Nada de "troll" ni "gay friendly",ni "gay-unfriendly" O.K.? El tipo se desubicó, yo me fui a buscar a los chicos a pie, pensando en quién podría ser, tuve un "insight", y me calló la ficha: puedo estar equivocada. Pero es cierto, y en eso como pandilla de brujas que somos,un verdadero aquelarre en este caso en particular, estamos de acuerdo en que el "colocar" es una directa pauta de su inclinación y deseo sexual más profundo. Ves, Ale, vos me pasás letra, y mirá...
    Punto y coma. El que "sí" se escondió, se embroma.Y si no, que dé nombre: A boca de jarro.
    Besotes a mis chiquis de mi primer GRAN curso de C.P.E.: "UNFORGETTABLE, THAT'S WHAT YOU ARE!"
    Fer.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."